Monday, June 25, 2012

La felicidad

Es difícil de definir pues cuando la tenemos no tenemos conciencia de que la tenemos, de que la estamos viviendo, de que forma parte de nosotros.

Sí sabemos que la felicidad es una meta cambiante y elusiva. Lo que nos hizo feliz en el pasado difícilmente nos haría feliz ahora y lo que nos hace feliz hoy es casi seguro que no nos hará felices en el futuro.

Como dijimos al principio, es también algo difícil de reconocer. Luego que ha pasado es cuando podemos dar fe y testimonio de que hemos sido felices. En el momento en que está ocurriendo no nos damos cuenta suficiente de que la hemos estado viviendo.

Tampoco es muy duradera. Una vez alcanzado eso que creemos nos va a hacer muy felices, descubrimos que ese efecto sólo dura un período de tiempo muy corto. Luego que pasa ese período, ese espejismo, no nos sentimos para nada satisfechos y es cuando tratamos de empezar todo de nuevo.

Y a pesar de ello no nos resistimos a su embrujo y seguimos andando como locos tratando de cortejarla y seducirla.

3 comments:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

Opino por tanto, y sintonizando con lo que explicas, que la felicidad es un camino y se hace camino al andar... :-), en ella también caben los momentos tristes, de sinsentido, de malestar, toooodo.

En el curso de ACT en el que recientemente he participado(Terapia de Aceptación y compromiso) se habló bastante de esto.

Hoy en día parece que la felicidad (o el contento que es más mundano y del día a día) es antónima de pasarlo mal, del malestar; el mensaje implícito que hay en los medios y en mucho de lo que se llama "psicología" y recetas psicológicas (también en las recetas "espirituales") es un huir, controlar, negar, enfrentarse al, dejar de tener ... malestar (llámese miedo, ansiedad, tristeza, desesperanza, enfermedad, muerte, dolor, sufrimiento...). Y es una trampa. Cuanto más energías ponemos en rechazar todo esto y más....más perdemos de vista el camino elegido, nuestros valores, nuestros sueños y LAS DECISIONES Y ACCIONES QUE TOMAMOS CADA DÍA hacia el camino que queremos seguir.
Se trata más bien de hacer más espacio, contactar y seguir.

En vez de ¿qué tal te sientes? igual la pregunta del millón, si sólo hubiera una, sería ¿qué haces/ cómo te va? (¿cuáles son tus proyectos?, qué haces con tu vida hoy, cada día?)

Ciertos aborígenes aún son más sencillos y se informan y se preguntan tal que:

Estoy aquí y estoy vivo! ¿y tú?
(o alguito semejante ;-) )

BesosoContentoso! ¿hay un poquito de chocolate mister tabernero?

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

*Inciso:No creas, hasta mi querido E. Punset cae en esta moda por momentos ("hay que dejar de tener miedo" ¿ein? pero cómo? traaampaa!xD )

Una referencia de ACT: Carmen Luciano Soriano y K. Wilson. Va a ser un boom (y ya se sabe lo que pasa con las modas, que se adulterará y se quedará en la superficie sin pillar la esencia), ya está ocurriendo con una herramienta de la misma, la llamada "mindfullness" mal empleada -descontextualizada-. Si se utiliza para controlar, reducir, enfrentar algún tipo de "malestar": TRAMPA. Si sirve para conectar con el presente sin más ni menos, chapó.

Daniel said...

Pero en Facebook yo veo tanta gente feliz!!!???