Monday, April 30, 2012

Pensando en voz alta


Por momentos y no sólo por momentos sino hasta por días, meses y la vida entera, las personas somos necias. También somos vanidosos y narcisistas hasta más no poder. Y nos encanta criticar a los demás y muchas veces vemos el pecado o mejor dicho, vemos la paja en el ojo ajeno pero no hacemos lo mismo en los ojos propios.

En otras palabras, creo que aunque no lo admitamos, todos somos pecadores de una manera o de otra, lo que nos quita el derecho y la moral de andar juzgando a los otros sin reflexionar que nosotros mismos adolecemos de las mismas cosas que criticamos.

Para caer en materia voy a mencionar uno de esos pecadillos nuestros: el criticar la excesiva ostentación que hacen los demás de los bienes que poseen del tipo que sean, materiales, espirituales o carnales. Sin embargo nosotros también sin proponérnoslo o no, hacemos mucha ostentación de las cosas que sabemos, conocemos, disfrutamos. ¿Qué nos hace pensar que los demás no sufren por eso que hacemos de manera tan sutil y no tanto?

De igual manera, nos horrorizamos de ver la cantidad de errores gramaticales que la gente comete y que sólo nosotros sabemos que los cometen pues no creo que si ellos lo supieran, los cometerían y salimos con tonterías y cartelitos tratando de enseñar gramática remedial a un pueblo que no tiene remedio...

Si pensáramos bien, si razonáramos bien no sería difícil llegar a la conclusión de que la única manera de aprender gramática es leyendo libros y para mucha gente es muy tarde ya y si no lo es entonces con nuestra actitud pues los espantamos.... Me da la impresión que esa forma nuestra es otra forma de ostentación (de nuestros conocimientos y nuestra superioridad) y la misma es tan condenable como la material, la religiosa y la carnal (qué bueno o qué buena estoy, soy) que exhiben otros (no olvidemos que se trata de resaltar lo que se cree son nuestros puntos fuertes, ¿no?), y si no es condenable entonces ninguna forma de ostentación tampoco lo es ...

Monday, April 16, 2012

Fui a ver a Darrelle London

Darrelle London es una joven cantautora canadiense que por casualidad he llegado a conocer a través de twitter. Canta lindísimo y la fuimos a ver cuando nos enteramos, también por twitter, que se presentaba este Domingo pasado en Rockwood Music Hall.

Ese sitio, he averiguado, que se especializa en llevar gente nueva y parece como si se tratara de una hilera de artistas de música desfilando con el grandioso propósito de darse a conocer y desplegar sus dotes y sus canciones a todo lo largo de la noche.

El objetivo de todos ellos es exhibirse al selecto público que se da cita allí. De sitios como ese es que salen las Lady Gaga's del futuro y es reconfortante descubrirlos y descubrirlas antes de que sean super famosos.

Es un espacio sumamente pequeño y los artistas sólo disponen de una hora para presentarse. Resulta sumamente divertido porque los shows son gratis y casi al final de la presentación la bartender al estilo de como se hace en las parroquias, solicita, extendiendo una vasija, si queremos contribuir (con dinero) con el grupo o el cantante de turno... También los artistas, los músicos venden sus CD's y es agradable verlos como se manejan con el dinero y esas cosas que no son tan artísticas pero que forman parte también del mundo de ellos... Si no se preocuparan por vender y cobrar por lo que hacen, pues de qué vivirían.

He aquí una foto que me tiré con Darrelle:



Pero les tengo una sorpresa. Aunque buscando un lugar donde parquear nos perdimos parte de la actuación de D.L. y en la prisa de llegar y establecernos parece que se perdió un poco el hilo y no se me ocurrió grabar ninguna de sus canciones. No me pasó así con el siguiente grupo que se presentó a continuación de ella y de esos tipos si tengo dos videos que pude hacer con mi teléfono...

Veamos:


El nombre del grupo o no sé si del cantante principal es "Jann Klose" y la siguiente actuación fue electrizante. Pero no se lleven de mí, juzguen ustedes mejor por sí mismos...un ambiente buenísimo. Y por hoy ya está bueno, ¿no les parece?