Monday, February 9, 2009

OCPD

Siguiendo con el confesionario que acaban de abrir las chicas en posts anteriores, debo decir que he estado revisando cierta literatura referente a los desórdenes obsesivo-compulsivos (OCD por sus siglas en inglés). Me interesa sobretodo mejorar algunos malos hábitos de lectura que poseo, cierto ritual que cae dentro de esa categoría. Lo adquirí en la universidad o quizás desde antes pero se debe haber agravado en esos tiempos. Un exceso de confianza unido a otros elementos, me hizo creer que podía esperar el último o los últimos días del examen para preparar una asignatura. Estudiar un 25 o 50 por ciento del material y aún así pasar la materia con buena nota era la norma. El por ciento restante se lo dejaba a la suerte, al tipo de examen administrado y algo que hubiera cogido en las clases (que no es mi especialidad). El punto era estar seguro de que en ese 25 o 50 por ciento de lo estudiado no hubiera fallas y que era algo con lo que yo podía contar como dinero en el bolsillo. El resultado fue que realmente yo conseguía eso pero a costa de tener que repetir y repetir y repetir las cosas que yo leía muchas veces. Y lo curioso del caso es que ya no estoy en la universidad y todavía tengo la compulsión de querer repetir las cosas mucho más allá de lo necesario y me pasa exclusivamente cuando se trata de libros. No me pasa con las revistas, ni el internet, periódicos, blogs, etc. Sólo con libros. Vaya! El saber que esto es irracional y que no estoy estudiando para una examen no es suficiente para eliminar el ritual.

Los expertos para tratar trastornos de OCD, ansiedad y fobias son los conductistas sobretodo si la terapia se combina con una de tipo cognitivo. Pues bien en una revisión online que me encontré sobre la condición y su prima hermana OCPD (desorden de la personalidad obsesivo compulsiva) hay una página de preguntas y respuestas y una pregunta con su respuesta en particular me han llamado la atención.

Esta es la transcripción:

¿Cuál es la diferencia entre el desorden obsesivo-compulsivo (OCD) y el desorden de la personalidad obsesiva (OCPD)?
Respuesta: yo he sentido con frecuencia que las similitudes entre estos dos desórdenes (¿trastornos?) presentan más complicaciones que las que explican. Mientras que el trastorno obsesivo-compulsivo es un trastorno de ansiedad en el que la persona se alarma con amenazas irracionales, el trastorno de la personalidad obsesiva-compulsiva (OCPD) es de naturaleza filosófica o de la personalidad. Las personas con personalidad obsesiva-compulsiva están en desventaja en muchas esferas de la vida no relacionadas con la ritualización. Características de personalidad típicas en personas con OCP envuelven cantidades tremendas de ira. Esta gente se involucra en procesos de pensamiento muy rígidos y moralísticos. Lo que más me gusta decirle a personas con OCP es que se creen dueños de la verdad y tienen una tremenda intolerancia cuando la realidad de otra persona entra en conflicto con la de ellos. Personas con OCP tienden a tener relaciones disfuncionales en las cuales ellas repetidamente alienan a los que intentan acercárseles. Ellas tienden a tener un grado alto de dificultad con figuras de autoridad o como una de ellas tienden a ser intimidantes y provocar miedo en sus subordinados. Muy a menudo personas con OCP pueden ser muy exitosas en formas moderadas y mínimas de la condición. Debido a su adherencia estricta a estándares y directrices muy rígidos, el mundo de los negocios tiende a recompensar la vigilancia y aparentemente su devoción exclusiva al trabajo. A un nivel más serio de implicación con este tipo de personalidad, las personas se ven obstaculizadas por el perfeccionismo hasta tal punto que tomar decisiones aparentemente no vitales son casi imposibles debido a la necesidad desesperada de estar seguras de que están en lo correcto. Las personas con OCP tienden a tener aspectos rituales como aquéllas con OCD (trastorno obsesivo-compulsivo), por ejemplo, una necesidad de organización, una ineptitud para deshacerse de cosas más allá de su utilidad por miedo de que la cosa tenga un valor o sea un pecado de despilfarro desembarazarse de ella. El tratamiento para los que sufren OCP tiende a involucrar mucho más la colaboración del terapista recreando las filosofías y sistemas de creencias más básicos del paciente acerca de lo que es la verdad, lo correcto y estar en lo cierto.

Luego de haber leído esta pregunta con su respuesta me he quedado pensando en cuántos de nosotros tenemos uno que otro rasgo de personalidad obsesivo-compulsiva. Por lo pronto, he comenzado a enfrentar los que creo puedo tener y estoy abierto a una que otra sugerencia...

11 comments:

Umma1 said...

La educación nos induce a tener ciertos comportamientos obsesivos.
Desde que somos chiquitos se nos imponen hábitos que debemos reiterar, controles sobre las tareas que realizamos, etc.

Así que creo que hay mucho comportamiento obsesivo, que no se correresponde a una neurosis obsesiva, que comvive con personlidades totalmente opuestas.

Yo recuerdo que en la escuela, cuando yo era chica, allá en el jurásico, nos hacíanstudiar largs textos de memoria, reglas ortográficas, que había que repetir como una jaculatoria.
Así que no me extraña, que cuando ya se es un universitario, no queden resabios.

Un beso

Sheila said...

No todas las personas tenemos rasgos de personalidad obsesiva, pero definitivamente, mucha gente los tiene. Tener rasgos no es lo mismo que tener una personalidad obsesiva. Para ello, según el DSM-IV, deben cumplirse en una persona 4 ó más de los items que el manual tiene especificados para definir este trastorno.

La personalidad de las personas se conforma de la suma de rasgos de los múltiples tipos de personalidades que existen, predominando unos que son los que van a definir nuestro tipo de personalidad, y siendo unos rasgos más favorables que otros para la inteacción social.

La clave para determinar el grado de importancia de un trastorno o rasgo de personalidad determinado es preguntarnos esto:

¿Me provoca un malestar clínicamente significativo?
¿Interfiere con mi interacción con los que me rodean?
¿Interfiere con una adecuada realización de mi trabajo?

Si las respuestas son NO, entonces es probable que no haya nada de qué alarmarse.

Abrazos. ; )

Sonia T. said...

Mi querido Fer, no te obsesiones con la idea. Recuerda que todos somos únicos por nuestras imperfecciones :P. Así es que sigue haciendo lo que haces, si no interfiere con tu vida diaria y la de los que te rodean. Hoy que dios guarda, me devolví de la puerta a ver si había apagado la estufa en la que había hecho mi te verde. No es algo que hago todos los días solo cuando ando de prisas y por ello no me percato de apague la estufa.

Abrazos!

Lur, Carol, Carolur, Carolinda, Bruji, loba, cola de ciervo ;), y se inventan más... said...

...bueno ese hábito puede que haga que te aprendas muy bien lo que está en los libros ;P

Anuncio publicitario en reverso de papel: Tendrá que juntar "más cromos" para conseguir la "colección" que lleva el título de O-C. Siga jugando. ;)

Daniel said...

Heey!! Yo cuento letras. De todo: frases, nombres, anuncios, etc. En grupos de 4. Lo hago automatico y creo que mas rapido que nadie. Por supuesto que solo mentalmente y lo hago desde hace muchisimo tiempo.

No puedo evitarlo. Fernando: 8 letras; Carol: 5; "loba" es mejor porque tiene justo 4; toto, culo, teta, tienen 4 cada una.

A veces esa vaina me molesta porque yo asocio la perfeccion de una frase o un nombre con los multiplos de 4 que eso tenga. Por ej. "Coca Cola" es mejor que "Pepsi" (como nombre) porque son 8 letras, 2 grupos de 4. Es incomoda esa mierda.

Sera ese el "cromo" de la OCC? (obsesivo, compulsivo, cuenta-letras).

Ay!! si uno se confiesa...

Patricia Báez Martínez said...

Cabalismo sexual. Teta, toto, culo: dos hombres, dos mujeres. Imagino no te gustan las palabras: sal, ven, ir. Tienen tres letras. En numerología juego con lo impar, pero esencialmente prefiero los números par, especialmente el dos (2).

Disculpa, Fernando, que utilice tu blog para hablar con otra persona. No estaba en mis planes postear.

Patricia Báez Martínez said...

Confieso que soy obsesiva con el orden al leer, no puedo escuchar ruido ni que haya nada que me distraiga. Me molesta tener cabello en la frente o en la cara, que haya un vaso enfrente, libros, cd´s, etc. Me molesta ver objetos en mi radio de visión mientras leo. Ya estoy avanzando, puedo leer con el pelo suelto.

Fernando said...

Por lo visto voy a tener que absolver(me?) a todo el mundo de los pecados aunque alguien ha declarado no haberlos confesado todos.
¿Debería esa persona decirlo todo para ser merecedora de la absolución?
¿Alguien quiere opinar al respecto?
En cuanto a Patricia debo decirte que en esta esquina yo sólo soy el anfitrión. Igual como en cualquier esquina -ver la descripción del lugar (sólo que esta es virtual), se vale de todo dentro de límites justos y razonables (expresión robada de la literatura de las compañías de seguros).
Las preguntas cruzadas y sus respuestas son aquí alentadas y perfectamente aceptables y valederas.

Patricia Báez Martínez said...

Confesarlo todo para obtener la absolución equivale a "todo o nada", que es una visión e interpretación radical y absolutista de los casos y cosas. ¿absolución no vendrá de absoluto?

Como alguien me dijo un día, "para recibir amor hay que dar amor" (algo así); si crees que esa persona debe seguir confensando pecados u obsesiones/compulsiones, es preciso que se los "perdones", tal vez así se motive, y además: no existe un contrato católico-romano por en medio.

Las reglas no se establecieron antes de iniciar el juego de pelota, así que se establecen en su curso, porque lo que no se puede es detenerlo a falta de ellas.

Fernando said...

Me referia a Daniel que dijo "ay!! si uno se confiesa", (aunque no lo mencione por el nombre)...
Lo siento Patricia si lo tomaste para ti!

Patricia Báez Martínez said...

No tienes que excusarte no lo tomé por mi, pero de cualquier forma respondí. No nos debemos nada.