Tuesday, July 13, 2010

Oh Nature!

Una amiga mía dice que los hombres son (¿somos!?) unos perros. Ella lo descubrió a partir del momento que todos le miraban el escote de la blusa del uniforme del trabajo aprovechando que se abría con facilidad y dejaba entrever de manera un poco generosa la parte de arriba de su hermoso tórax.

Debe haber sido una pesadilla ese descubrimiento pues ella no sabía, ella no estaba preparada para sacar provecho del poder que eso le confería. Mucho peor porque reaccionaba muy negativamente al mismo y se resentía de que todo el mundo pudiera estar más pendiente de algunas partes de su cuerpo que otros lugares que como dentro de su cabeza ella consideraba residía más su valía. Lo que la turbaba también fue descubrir su propia dualidad: ella no era sólo ella sino y con mucho énfasis, la parte más visible de su anatomía.

Y la decepción debe haber sido grande porque era difícil resistirse a no mirarla donde ella no quería que la mirasen. Vaya malestar que se creó, pues entonces, con el objeto de protegerse, trató de ocultarse y hasta de encogerse con tal de no darle nada de gusto a un ferviente público de admiradores que invariablemente tenía que pasar primero por donde ella estaba, pues era cuasi la recepcionista del piso en el que trabajaba. ¡Vaya que sí duele mirar a alguien pasar por ese tipo de sufrimientos y ver el temor reflejado en sus ojos como los de una presa perseguida por lobos! Pero no es menos triste y no deja de ser una tarea complicada y difícil esa de compadecerse de la presa cuando dentro lo que corre es sangre felina y también se está hambriento como toda la manada y con deseos de comer del delicioso manjar apetitoso que presenta el cuerpo de la víctima asustada.

Lo mismo le pasó a una prima preciosa que cuando el tiempo le llegó comenzó a desarrollar un cuerpo muy bonito que incluía de todo con mucha gracia y elegancia pero que a ella le sentaba muy mal porque de un momento a otro todos comenzaron a mirarla y no precisamente al rostro que se iluminaba lleno de sonrojo. Lo que más le molestaba eran esas miradas de lujuria, esas que la hacían sentirse desnuda y en las que los perpetradores no hacían ningún esfuerzo por al menos amortiguar el deseo de tocar que ella sin mucho esfuerzo podía adivinar. 
¡Oh mal de males! ¡Qué culpa tenían esos mortales de haberlos hecho tan débiles, de no poder ignorar la pobre niña que florecía al sol y se abría a la vida con todos sus maravillas! 

Y la otra cara de la debilidad: ¿porqué tenían ellas que reaccionar así?; ¿porqué tenían que ser tan debiles e incapaces de soportar la legión de aduladores que como abejas en busca de alimento sólo estaban atraídos por la miel escondida en esos pétalos que cual rosas en la mañana se abrían al aire y al viento inundando de olores tentadores el mundo?

¡Qué otra cosa se puede hacer sino dejar que la naturaleza siga y labre su propio camino!..

9 comments:

Sonia said...

Hola Fer, has escrito un post digno de un buen macho latino.... La noción de la mujer como mero objeto aún prevalece en el siglo XXI.

Fernando said...

Es exactamente ese el contexto en el que ha sido pensado... Pero va más allá (si lo lees detenidamente)..

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

¿porqué tenían que ser tan debiles e incapaces de soportar la legión de aduladores que como abejas en busca de alimento sólo estaban atraídos por la miel escondida en esos pétalos que cual rosas en la mañana se abrían al aire y al viento inundando de olores tentadores el mundo?

Hipótesis no excluyentes:

Quizá porque
1. Llevamos la información inscrita en nuestros genes de tantas y tantas mujeres violadas, matadas, mutiladas, usadas, mal-tratadas, engañadas... cuando ese mecanismo de deseo se puso tantas veces en marcha en el pasado.

2. Si seguimos la teoría de que tenemos tres instintos básicos (Enfoque de la personalidad del Eneagrama):

El de Conservación
El de Relaciones Sociales
El de de Relación sexual/procreación

En la mujer suele activarse antes el de Conservación por lo citado en la hipótesis 1 y porque durante miles de años, al quedarse embarazada fue la encargada de cuidar 9 meses -como si fuera ella misma- a un ser indefenso que crece en sus entrañas.

3. Porque implica ser parte implicada de un proceso muy potente y excluyente si se pone en marcha por ambas partes (la excitación sensual/sexual) en contextos en los que otros factores han de ser controlados: desempeño eficiente del trabajo, seguir normas sociales de dónde, cómo y cuánto y quienes, etc.

Si una chica se ve expuesta a ello contínuamente tiene que ser agotador. Lo mismo supongo que si un hombre inundado de testosterona tiene que reprimirse, tiene que ser también...
agotador (dicen muchos :-)) ).


Este párrafo, lo he empezado a entender de bien mayor con amigos y autores con wilber que tratan de contar la vivencia desde la parte masculina: qué puede ser remótamente vivirlo desde dentro (oh Natura! como dices tú). Te felicito por tu expresividad:

"Pero no es menos triste y no deja de ser una tarea complicada y difícil esa de compadecerse de la presa cuando dentro lo que corre es sangre felina y también se está hambriento como toda la manada y con deseos de comer del delicioso manjar apetitoso que presenta el cuerpo de la víctima asustada."

Iba a escribir un beeso, pero me quedo en un saludiiito, por aquello de no despertar "a la fiera" jijijiji. Es broooma al hilo! ;-)

Fernando said...

Excelente Carolina lo que explicas. Te debo estar agradecido por la profundidad con la que atacas y aclaras los temas.
El otro día Daniel me contó algo que me engrifó hasta los pelos y me puso de muy mal humor. Una sobrina que tenemos de 12 o 13 años alguien le estuvo ofreciendo dinero y hasta la amenazó para que no hablara... Por suerte ella habló y por ahora nada ha pasado (que sepamos nosotros).
Lamentablemente dónde ella vive no es lugar muy apropiado para una señorita vivir protegida y desarrollarse. Un sitio como ese lo llaman en Santo Domingo un barrio marginado (una selva urbana es un término que mejor lo describe).
Daniel me calmó y me dijo: ¿te acuerdas del cuento de Juan Rulfo y las vacas?
Si no lo has leído te lo busco y te lo transcribo...

La fiera dentro de mí se activa desde dentro: primero la cabeza y luego...,los pies. ja ja ja!

Mil besos para compensar este, los pasados que han faltado y los del cumpleaños... :)

Fernando said...

Lo de la expresividad, Carolina, es permitido y se justifica en los tiempos en los que están de moda los hombres lobo, los vampiros y las series esas: la trilogía y "True Blood"..

Maribel said...

Efectivamente, unos “perros” pero falta decir que seguramente los perros a los que se refiere tu amiga piensan que ella es un “desperdicio” por no dejarse comer al ser su cuerpo tan delicioso y apetitoso manjar.

Yo me solidarizo con la opinión de tu amiga.

Fernando said...

La verdad que pienso que para Maribel eso no es ningún problema. Tengo entendido por algunas fotos que he visto que te llevas muy bien con ellos.. ¿Me equivoco de que te llevas bien con los perros?

Maribel said...

Me llevo muy mal con ese tipo de perro, alguien que puede llegar a pensar que yo soy un "desperdicio" por no apetecerme disfrutar del festín que supondría para él y que yo no compartiria porque para mí ese perro concreto/s no me apetece ni por delicioso ni por apetitoso.

Claro que te equivocas Fernando, yo detesto al "perro" baboso y excitado, con el que no existe un mínimo de complicidad para coincidir y comernos un pastel de nata y fresa, o de fresa y nata.

Fernando, tú has visto una foto de mi mascota que es un perro=animalito.
Tú no me has visto a mí en ninguna foto con algún "perro" para decir que yo me llevo bien con ellos.

Lur, Carol, Bruhi,Carolinda, Ayawé the wolf, cola de ciervo, y se inventan más... said...

Uff lo de tu sobrina, menos mal que sea lo que sea lo ha contado y sus mayores están sobre aviso, hay mucho bicho suelto.

Creo que no conozco el cuento de las vacas de Juan Rulfo.

Los besos me los guardo en el refrigerador jeje