Wednesday, May 11, 2011

El mismo río

He visto la película 'Pride and Prejudice' dos veces, entre el Domingo y el Lunes recién pasado, lo que es todo un acontecimiento pues no acostumbro mirar 2 veces una misma película (por esa idea tonta de que podría ser una pérdida de tiempo ver algo más de una vez cuando deberíamos aprovecharlo tratando de conseguir otra cosa que supere la anterior). La realidad es que no siempre o casi nunca se tiene tanta suerte de encontrar en un mismo día algo que sobrepase la impresión que películas como esa dejan en mortales como yo.

Ese film es excelente desde el principio hasta el fin. Y por la escena final surge este post ya que casualmente comentaba con una amiga (cómplice) lo aburrido y hasta molesto que llega a ser, escuchar a alguien repetir la misma expresión (aunque sea de cariño) una y otra vez. En esa última escena los protagonistas ensayan los términos apropiados con el que se dirigirán el uno al otro dependiendo de cual sea el tipo de circunstancias en la que se encuentren..

A ella no le gusta "My Dear" porque le recuerda que así es como su padre acostumbra dirigirse a su madre cuando ella lo asedia con sus incesantes quejas o su cambiante estado de humor (interesante cómo sabiendo el significado real de las palabras preferimos en cambio el uso de otras por la contaminación que provoca escucharlas previamente en ciertos contextos).. y entonces pienso en esta amiga que cuando está en buenas conmigo me dice "mi amor" por aquí, 'mi amor por allá' y no se cansa de hacer lo mismo hasta que mi nombre no se vuelve a escuchar jamás.

No dejo de reconocer sus buenas intenciones pero me cuesta muchísimo trabajo oírla cuando se pone así de melosa y lo que quisiera realmente es escaparme, quisiera estar en otra parte para estar a salvo de tanta "dulzura" repetida.

Y no es que no me gusten un poco las majaderías, al contrario, pero las disfruto cuando tienen buen gusto, no sobreabundan, no se convierten en un cliché, etc., etc., que ahí es que está la belleza, en la creatividad, en no ser repetitivos (se imaginan un beso, el mismo beso siempre, ufff), en no ser el mismo río que pasa todo el tiempo por el mismo lugar.

2 comments:

Daniel said...

Hey!! Hace solo unos diez dias veia una pelicula sobre Jane Austen, la escritora de "Pride and Prejudice".

No se, hay cosas que, repetidas, a la manera como nos gusta, siempre dejan una gran satisfaccion. Por mas facil, pongo el ejemplo de ciertas comidas, o el cafe, o cierta forma de mirar que tienen algunas personas. Sere simplista?

Fernando said...

Jane Austen es fenomenal e igual las películas que se han hecho basadas en sus títulos (recuerdas Sense & Sensibility)...

Sobre la repetitividad, todo depende. Me haces reflexionar al respecto y quizá tenga que ser más selectivo. Casi coincido en todos los ejemplos que pones. Mi obsesión si es que puede considerarse una es más acentuada cuando se trata de palabras. Soy más sensible a ellas que quizás a otras cosas...