Saturday, January 29, 2011

A man, a little bit of perfume and a shovel

Después que caen 10 o 12 pulgadas de nieve (que sumadas con las anteriores suman ya varios pies: un pie = 12 pulgadas) no queda más remedio que coger una pala y despejar la entrada de la casa y las aceras adyacentes de la calle. No porque uno sea muy buen ciudadano sino porque la ciudad le puede poner una multa a mi hermana que es la dueña de la propiedad y quién me renta el apartamento donde vivo (y porque ella no está aquí como yo sufriendo estas miserables nevadas pues vive en Orlando disfrutando de un buen clima y de las maravillas de Disney World).

                                                                        Enero 27, 2011
El caso es que si vamos a realizar estas tareas de poner la nieve a un lado es muy conveniente que nos pongamos un buen perfume porque nunca se sabe lo que nos puede llegar a ocurrir. Un ataque al corazón es una posibilidad y ya sea que nos muramos o no, al menos quienes carguen con uno no se llevan una mala impresión. Yo lo hice no por esto último sino porque tenía que ir a laborar..., la compañía para la que trabajo ya está cansada de tantas malas jugadas de la naturaleza y decidió no darnos el día libre y aunque tarde pues tuvimos que reportarnos a las labores del día.

La vecina de al lado quién también estaba limpiando el frente de su casa desde que me vio entabló una conversación animada conmigo, luego trajo sal y la roció no sólo en su lado de la acera sino que se pasó al mío, cruzó el enrejado del frente y la esparció en todo el camino de entrada hacia las puertas de acceso a los apartamentos. ¡Cuánta amabilidad! Están viendo: no todo está perdido en este mundo.

Sin sospechar en lo más mínimo las razones que motivaban tal despliegue de buena voluntad y como quién no quiere la cosa ella habló de los deseos que tenía de tomarse unas copas de vino en un lugar cercano al "Presbyterian Hospital" por la 168 St. de Manhattan. Según ella un lugar muy bueno, bla, bla, bla. Yo le seguía la corriente y cuando terminé de palear la nieve en mi acera me pasé al lado suyo a ayudarla con un hielo que se había pegado y se resistía a ser removido de la superficie.

En medio de la charla se me zafó el que yo me iba a trabajar y cuando supo que yo vendía para Red Bull dijo que debía irme muy bien con mis clientes porque con ese olor, el perfume que llevaba puesto, nadie se me iba a resistir, que por eso a ella le habían dado deseos de tomarse un vino a las 10 de la mañana (en América excepto los irlandeses y los turistas, la gente no toma alcohol tan temprano), que desde que yo salí de la casa ella percibió el aroma de esa fragancia y que eso le había hecho cambiar el humor para mejor, le había arreglado el día....


Wednesday, January 26, 2011

Los nuevos amigos

El auge del internet y de las comunicaciones digitales ha cambiado de manera revolucionaria la manera como las personas nos relacionamos entre sí; la manera como nos llegamos a conocer; y el significado que le atribuímos a las palabras que antes servían para definir el tipo de relación que teníamos con ellas.

En especial me llama a la atención el significado que le damos a la palabra amigo o amiga desde el advenimiento y posterior ubicuidad de las redes sociales, sobretodo de Facebook que ha desplazado a todo el mundo y es casi un monopolio no sólo de las redes sociales sino de todo el internet.

Pues, y esto es un paréntesis, se dice que el Facebook ya no es sólo una página, un lugar en la red o una frivolidad más para satisfacer el morbo de la gente que le gustan los chismes y ver fotos de sus amigos en poses subidas de tono; se ha convertido en una necesidad  o lo que en Inglés se llama un "utility", algo que realmente sirve para algo y que cumple una función importante en las comunicaciones en general de hoy en día.

¿Qué compañía, personaje importante o institución cultural  que se respete se atreve a no tener una presencia en FB?

Pero no me olvido del porqué inicié esta entrada. Era y todavía es para hablar de la palabra amigo y su significado de acuerdo con los nuevos estándares virtuales. En síntesis lo que quiero decir es que no debemos confundirnos. Es la misma palabra pero no quiere decir lo mismo. Un amigo en Facebook o en Twitter no es igual que un-a amigo-a como los que uno acostumbraba llamar de manera exclusiva hace tan sólo 4 o 5 años, del tipo con los(as) que se va al cine, al estadio, a tomar café o un trago y con quién se comparte todo, absolutamente todo, hasta la respiración y no lo digo metafóricamente.

Entre unos y otros hay más de 90 grados de separación y siempre se corre el riesgo de que se incremente hasta en 180 grados. Un fenómeno curioso es la compatibilidad y el nivel de correspondencia que no siempre se logra entre los amigos luego de la conversión de un sistema a otro... ¡Qué decepción! Ese amigo-a con quién te reías muchísimo en la calle o en el bar resulta que no sabe escribir y comete muchísimas faltas de ortografía y es algo que no perdonas. O ése o ésa que resulta interesante cuando escribe pero que resulta aburrido o insoportable cuando logras encontrarte con él (o ella) en persona. ¿Cómo se podrían conciliar ambos mundos?

En el mundo virtual, en el mundo online les va mejor, llevan ventaja esos que han tenido una educación formal, los que han ido a la escuela, a la universidad y pueden mostrar títulos, los que conocen o están familiarizados con el arte de escribir, sí, esas plataformas le caen como anillo al dedo a esa gente pues es allí donde encuentran la oportunidad perfecta para mostrar orgullosamente y de manera sutil los méritos alcanzados sin que se pueda percibir que lo hacen para vanagloriarse. No les va tan bien a los que han descuidado esas áreas pero aún así todo el mundo encuentra el modo de salvar la cara..., por lo menos así creen.

Ya saben: escribir emails, envíar SMS o sus equivalentes en las redes sociales como Facebook o tweeter es más difícil para aquellas personas cuya educación ha sido precaria o muy escasa. Las plataformas sociales tienen el inconveniente de que exponen a las personas irremediablemente mostrando sus debilidades y haciéndolas quedar mal en cuanto al uso de los recursos en estas nuevas áreas. Yo me declaro culpable de en un principio juzgar muy mal a algunas personas sin haberme detenido a pensar que el hecho de no saber comportarse en el terreno digital no significa que en las relaciones diarias, en el trato personal, no puedan ser magníficas personas.

Lo inverso también ocurre y muy a menudo. El éxito que podemos tener al desenvolvernos en la red no siempre significa que se puede extrapolar a los encuentros cara a cara, donde otras reglas entran en vigor...

De hecho podría pensarse que la o las personas que estuvieron detrás de la creación de algo como Facebook son las personas más sociables del mundo. Ocurre que es lo contrario. Su incapacidad para relacionarse y crearse formas efectivas de intercambio con las personas a su alrededor fue lo que los llevó a idearse este sistema relacional que no ha hecho más que perfeccionarse con el paso del tiempo.

Y pensándolo bien, ¿no les parece extraño que personas que no tenían ni todavía tienen habilidades para interactuar efectivamente (por timidez o por lo que sea) con sus semejantes hayan creado todo un sistema de comunicación que es ideal para el manejo de sus ansiedades porque no necesita que las personas estén una al lado de la otra para comunicarse y que dicho sistema haya sido adoptado por tanta gente que no tiene problemas del mismo tipo que sus creadores?

Por mi parte creo que con todo lo bueno que puedan tener las nuevas tecnologías, un 'amigo' de Facebook está todavía a muchos pasos o muchos niveles de separación de lo que es un verdadero 'amigo' o 'amiga' como yo los conozco y los he conocido desde hace mucho tiempo.

Sunday, January 23, 2011

Otras conversaciones

Pensando yo que los blogs, los diarios, a pesar de ser medios de expresión de la vida (la mía, por lo menos) de la manera como la vemos, en realidad sólo reflejan una ínfima parte de lo que somos, sentimos y pensamos. La mayoría de las ideas, pensamientos y/o diálogos que se suscitan en nosotros mismos se quedan sin expresar o muy bien se pierden en el camino.

Por una razón u otra no encuentran el vehículo, la motivación o la ocasión apropiados para insertarse ahí dónde teníamos habilitado el espacio para manifestarlos. No por ello dejan de tener significación vital en nuestro paso por la vida.

Por eso creo que debemos subrayar que así como es importante la comunicación hacia el exterior también lo debe ser nuestra comunicación con el interior, esas conversaciones internas que sostenemos dentro de nosotros y que la mayor parte del tiempo no salen a la luz y que son el producto, están instigadas por los estímulos que nos llegan tanto desde fuera como los que se generan desde dentro, en el interior de nuestros propios organismos.

Y debo confesar que personalmente, sin esas conversaciones o diálogos intenos, mi vida sería un caos... Es la única manera que tengo para encontrarle sentido a todas esas cosas de las que la gente se queja todo el tiempo y que yo estimo probablemente carecerían de sentido para mí también sino fuera porque utilizo 'my brain power' para rellenar los huecos dejados por todas las incongruencias que a simple vista nos parecen como tales y que pululan por todas partes en este mundo.

Pero no todo lo que parece incongruente necesariamente lo es. Y no todas las personas son como yo. No me extraña el que encuentren raro que uno se quede por ratos ensimismado en sus pensamientos como si el mundo, la gente a nuestro alrededor no existieran. Con razón pues alguna que otra dice que soy distraído o que le busco la quinta pata al gato o que me gusta llevar la contraria, estar en desacuerdo (la gente maneja muy mal las disidencias)...Y es porque no saben en realidad lo que está pasando en mi cabeza..., las maravillosas cosas que a diario encuentran una solución o le dan un sentido a la existencia.

Lamentablemente no todos vemos el pensar de manera profunda con buenos ojos y aunque no creo que nadie esté interesado, tampoco creo que sea posible transferirse de una a otra persona. Las personas en su mayoría buscamos y demandamos un orden externo en el mundo. Si existe o no o bien este no se ajusta a como creemos debería ser entonces tratamos de transformarlo a nuestro modo con tal de conseguir a como dé lugar el ansiado equilibrio interno.

Por el contrario yo soy del tipo de los que necesita comprender cómo funciona el mundo dentro de mi cabeza antes de decidir si vale la pena o no hacer la transformación posterior que concuerde con la percepción de cómo deberían ser las cosas: ¿en cuántas ocasiones es más bien uno quién tiene que hacer los ajustes por dentro en vez de demandar que se hagan en nuestro derredor? El pensar, una y otra vez de manera ininterrumpida, pues ocurre de manera automática. No sé cómo se viviría sin hacerlo... Me asombro cuando me dicen que no es así para mucha gente. ¡Será de ahí que viene el ensimismamiento!

Tuesday, January 18, 2011

Feria del Libro Hispano-Latina de New York

Hace sólo poco más de un mes se celebró en la Renaissance Charter School de Queens la cuarta edición de la Feria del libro Hispano-Latina de New York. Gran parte del crédito por la organización de esta Feria como también por las anteriores hay que dárselo al Señor Juan Tineo quién desde sus inicios se ha esforzado por darle lucidez y brillantez a este evento. Hasta el momento -que yo sepa- es la única que se celebra en todo el Estado y sus alrededores promoviendo libros y escritores de habla castellana.


Hay que destacar que usualmente esta feria se celebra al final del verano o el tercer fin de semana del mes de Septiembre para ser más precisos, pero por motivos logísticos la misma no pudo realizarse  en esas fechas y en cambio se llevó a cabo el fin de semana del 10 al 12 del mes de Diciembre del 2010. Esta no era la mejor época para una celebración de ese tipo debido a la cercanía de las festividades navideñas o el frío invernal haciendo su aparición por adelantado, sin embargo era importante no perder la continuidad del evento y desde ese punto de vista había que aprovechar la coyuntura o esperar al verano siguiente.

Sin habérmelo propuesto me vi involucrado muy de cerca con la edición de esta última. Le hice la sugerencia a Juan para que invitase a Patricia de Souza, cosa que el accedió gustoso y ella haciendo mucho esfuerzo de su parte pudo finalmente asistir, participar y a la vez presentar su última novela "Tristán".

Ella, Patricia, hizo ese largo viaje a New York desde Lima con una escala en Miami y teniendo para ello que separarse de sus padres a quiénes había ido a visitar porque confrontaban problemas de salud. En la actualidad esos problemas no han desaparecido del todo y todavía persisten alterando de una manera u otra la estabilidad afectiva de todas las personas cercanas a ellos. Vale mencionar que hasta la misma Patricia no estaba del todo bien físicamente hablando. Una tos persistente la aquejaba y esta no hizo más que agravarse al encontrarse con el intenso frío que hizo aquí en esos días.

¿Qué la motivaba a venir? Me sorprendió la razón principal por la que ella consideró necesario asistir a esta actividad a pesar de las obstáculos en su contra. Hasta oírla ni yo mismo me había cuestionado la importancia que revisten eventos de esa naturaleza. No era tanto la presentación de su libro como sí lo era la participación pura y simple; el apoyo con su presencia al idioma castellano en Estados Unidos. Y debo admitir que su razón es muy enaltecedora, eso era y es más que suficiente para que también yo estuviera ahí pues en realidad en Estados Unidos el Español es el segundo idioma y como tal no se le da, no le atribuimos el valor que debería tener.

¿Cuántos millones somos? Baste decir que somos muchísimos. Pero hace falta más gente que como Patricia de Souza y Juan Tineo tengan más convicción de la necesidad de apoyar e impulsar actividades como la feria para promover el idioma Español en este país de tal manera que pueda producir, existir y desarrollarse de manera alternativa e independiente junto al Inglés que es el idioma y casi el único vehículo de expresión oficial dentro de esta cultura.

Cómo decía, la verdad es que no había pensado en eso y de repente veo cómo ha sido muy importante mantener este blog en español igual como existen muchos otros dentro de este ciudad y este inmenso territorio. Sin habérnoslo propuesto realmente con esos fines -porque ha ocurrido de manera más bien fortuita, hemos pues contribuido al propósito de expandir y defender nuestro derecho de coexistencia y de supervivencia como idioma y cultura a la vez en USA. Ahora veo mucho más claro la necesidad de impulsar más ferias como las de Juan, que se hable y escriba más en Castellano con toda la altura y el reconocimiento posibles y sin que ello sea motivo para avergonzarnos ni sentirnos inferiores ante el poder avasallante de la otra lengua.

Dentro de la feria nos llamó mucho la atención el trabajo de dos jóvenes que hicieron una presentación excelente. Ellos combinaron la música, la poesía y el poder de la imagen en videos de manera fenomenal... Les dejo con uno de los que más me llamó la atención...

Thursday, January 13, 2011

Coherencia

De lo que se trata más bien es de evitar la incoherencia. De cómo ser y estar más alineados con nuestros principios dentro y fuera del campo de acción, en todas partes; de no ser una cosa en la vida privada y otra en la vida pública, de ser la misma persona en todos los escenarios y circunstancias.

Difícil, ¿verdad?

For example, if we're nice in public, why not to be nice in private too? Or just it should be better not to be nice at all: to be no nice in all places, in all environments, under all circumstances.

Lo que se quiere generalmente es que haya correspondencia y transferencia. O lo que podría llamarse confiabilidad en los medidores de cualquier categoría que despierte nuestra atención.

Porque lo que ocurre es que al paso que vamos tendremos que tomar todo con un granito de sal. Lo que se ve es una cosa y la realidad cuando nos acercamos -cuando las cosas cobran realmente importancia capital-, es otra.

Observar todo eso me lleva a tomar medidas. Una de esas tiene que ver con predicar con el ejemplo y hacer todo lo contrario de lo que percibo es incoherente. Intentaré no repetir lo que veo está mal, lo que parece no corresponderse con lo que se dice o predica.

Ayer tuve una prueba. Vivo en el apartamento más bajo de una casa que tiene tres. Mi sobrina de 9 años que vive en el segundo venía de la calle y tocó en el mío para ir de prisa al baño. Yo le recriminé que  no tenía porqué preguntarme, simplemente podía pasar sin tener que pedir permiso (en el cícurlo familiar nuestras relaciones son muy estrechas, por otra parte no es extraña en la casa pues hasta hace 2 años ella junto a su mamá y hermano mayor vivían en el apartamento conmigo).

Por encontrarme la pregunta fuera de lugar yo estuve olvidando que lo más importante era responderle y hacer las cosas lo más llevaderas posible. Esas son el tipo de pruebas de las que hablo... Obviamente es difícil tratar de que todo el mundo (y ella en particular) pueda entender nuestra lógica. Es difícil entender porqué ella y todo el mundo no toman en cuenta todas las variables previas y que supuestamente deberían estar presentes al momento de hacer algunas preguntas o ejecutar algunas acciones.

Una de mis resoluciones de este 2011 es tratar de pasar por alto muchas de esas cosas, ignorar muchas de esas incongruencias y simplemente responder la pregunta de manera llana y de la mejor manera posible como en el caso expuesto:

- Sí, claro que puedes pasar! Me vi decir luego de una pequeña pausa....

Sunday, January 9, 2011

Amaya Marichal

¡La vida no es justa!

La vida ha sido tan injusta con Amaya Marichal.

Con tanto amor por la vida, con tanto que tiene para dar a todo el mundo, con una brillante carrera por delante y un recién nacido de apenas un mes y por segunda vez ella tiene que enfrentarse al cáncer que asedia su frágil cuerpo, un mal que a pesar de lo terrible que es, no la rinde, no la hace postrarse ni darse por vencida. Por el contrario ella siempre encuentra fuerzas para luchar y batallar, no se deja amilanar por las obstáculos que tiene que vencer para sobrevivir.

Y su mente, oh! su mente! Cuán admirable es esta joven quién en medio de todo su dolor no pierde la jovialidad ni el sentido del humor para mantenernos enterados de lo que tiene que hacer para mantener la cordura, no perder la compostura y en cambio se aferra a la vida con valor, de manera honorable y con todo el arsenal y la fortaleza de espíritu con los que se ha pertrechado.

No la conozco personalmente y ni que hiciera falta. Sólo he leído su blog y recién me hice un seguidor de su cuenta en Twitter.

Sólo tenemos una amiga en común y a pesar de eso es como si su lucha fuera la mía, la de un familiar, la de un ser querido y entrañable con quién se ha desarrollado un intenso cariño y afecto.

Y creo que ella ahora me necesita. Creo que ella necesita de la ayuda de todos..., palabras de aliento, palabras de apoyo, dinero, de todo.

Y agradezco de todo corazón a Luna Quisán quién me ha agregado a su lista de personas en Facebook haciéndonos saber de la situación por la que atraviesa Ms Marichal.

Guía sentimental

Sentir forma parte de la naturaleza humana. O al menos es una parte importante de lo que consideramos es inherente a un ser humano. Sentidos, sensación, sentimientos, etc., son algunas de las palabras que me vienen a la memoria y que son miembros del mismo grupo al que pertenece sentir.

De todo esto me interesa prestarle atención a eso que llamamos sentimientos. Es difícil describirlos pero es fácil asumir que todo el mundo sabe de qué se trata pues es casi imposible imaginarse a alguien que no los haya experimentado alguna vez o que haya reaccionado de algún modo u otro a la sensación o conjunto de sensaciones que invade(n) nuestro cuerpo y nuestra mente en su presencia.

Lo que sentimos en algunas circunstancias es agradable, bueno, glorioso. En otras es todo lo contrario: es horrible, incómodo, molesto, doloroso y puede ser hasta indescriptible pues puede ser una combinación de sensaciones entremezcladas. Dejemos de lado aquéllos en los que nos sentimos bien pues nadie se queja de eso, y concentrémonos en esos últimos que nos provocan todas esas sensaciones desagradables.

Lo más importante de notar es que nosotros no controlamos los sentimientos o las emociones que se suscitan en su presencia. Ellos y ellas nos descubren por sorpresa, nos dicen quiénes somos y de la manera cómo sin saberlo estamos hechos o nos vamos construyendo. Una cosa de notar sin embargo es que aunque no los controlamos sí podemos modular el tipo de respuesta que le damos a ellos. En otras palabras, si bien ni yo ni nadie es responsable directo de lo que siente en un momento dado, nuestra reacción particular al sentimiento puede hacer toda la diferencia en minimizar los efectos dañinos que podríamos causar bajo su influencia.

Hacer eso no es lo más común, sin embargo. Las personas generalmente acusamos a quiénes están más cerca de nosotros de ser las responsables de provocar tal o cual malestar, tal o cual sensación, molestia, estado de ánimo, como si ellas supieran de antemano lo que estaban provocando, o peor, como si ellas estuvieran dentro nuestro para saber qué cosas debían decirse o no, hacerse o no.

Usual es también el cómo organizamos la vida alrededor de uno o varios sentimientos; la manera cómo organizamos nuestras acciones alrededor de algo que no queremos sentir por lo incómodo que es y lo arrastramos toda la vida, haciendo cosas para opacarlo, minimizar sus efectos, descartarlo y al final nunca contrastamos el sentimiento en sí o el conjunto de ellos y por no experimentarlo(s) en su plenitud o huir de él (o de ellos) nos quedamos haciendo lo que podría llamarse aprendizaje por evitación que no es otra cosa que todo lo que hacemos para evitar confrontar eso que creemos nos produciría dolor, inconformidad, displacer o qué se yo.

Dicen por ahí que no es lo mismo oír hablar del diablo que ver el diablo llegar. Lo contrario también es cierto. Vivir con la amenaza del peligro y nunca enfrentarlo puede ser más peligroso que el peligro mismo. Ya lo dijo Franklin Delano Roosevelt el presidente #32 de los Estados Unidos en su primer discurso inaugural (fue reelegido dos veces): the only thing we have to fear is fear itself (a lo única cosa que debemos tenerle miedo es al miedo mismo).

La envidia, el rencor, el miedo, el orgullo, veamos, ¿qué es ese sentimiento que podemos llamar orgullo, o envidia u odio? Atrevernos a experimentar la sensación pura de cada uno de estos estados emocionales es el punto en cuestión y hacerlo no es el fin del mundo. A final de cuentas nos pasamos la vida hablando de cosas que no conocemos bien pues nos negamos a sentirlas en toda su fuerza...  Por experiencia propia muchas de esas sensaciones desaparecen cuando decidimos desenmascararlas, quitarles su misterio, nos decidimos a sentirlas plenamente y con plena consciencia de ellas, sin oponerles ninguna resistencia pero sin dejarnos llevar por el impulso para actuar, ese impulso que muchas veces nos destruye o destruye las cosas a nuestro alrededor...

Ya está comprobado: el diablo no siempre es tan fiero como lo pintan...., cuando se evita un sentimiento que tiene el poder de provocarnos malestar, dolor e inconformidad no hacemos otra cosa más que perpetuar el poder devastador que ejerce sobre nosotros y con ello posponer la resolución que nos liberaría de manera adecuada, eficaz y de una vez para siempre.

Saturday, January 1, 2011

Dos expresiones populares

No sé porqué me ha dado por acordarme de dos expresiones que en un tiempo eran muy populares en la República Dominicana. Eran muy interesantes antes y lo son aún más ahora en la era digital, la era del internet, de las redes sociales, de los blogs, de la comunicación y el comercio electrónicos, cuando más que nunca los intercambios entre las personas se realizan a través de la expresión escrita, de manera mucho más indirecta que cuando dos personas sostienen una simple conversación por teléfono o participan de una reunión personal. 

El que me lleguen a la mente esas frases debe responder quizás a alguna situación en la que mi cerebro ha estado trabajando o tal vez eventos recientes han servido como factores desencadenantes para que me vinieran así de repente.

Esas expresiones son: "punta-e-lapi no mata a nadie" (la punta del lápiz no mata a nadie) y "hoja-e-papel coge-'to" (la hoja de papel coge todo).

¿Qué significan? Bueno, creo que la primera servía y sirve para referirse a la facilidad con la que las personas aceptamos el coger cosas 'fiadas', aceptamos adquirir cosas a crédito. Hay que recordar que antes de existir los sistemas de anotación modernos todas las transacciones eran procesadas de manera manual, de manera escrita, a puro golpe de lápiz o bolígrafo y asentadas en cuadernos o libros hechos para tales fines. Y todo lo que cogíamos prestado o comprábamos sin dinero iba a parar a ese libro o cuaderno  a manera de un número escrito con tinta o carbón.

Con el tiempo la punta del lápiz no ha dejado de existir completamente sino que ha evolucionado. La manera como se ofrece el crédito se ha metamorfoseado y tiene ahora otras variantes, más llamativas y atractivas pero igual tratan de persuadirnos a gastar y consumir mucho más de lo que tenemos (y hasta lo que no tenemos). Ahora está el plástico, las tarjetas de crédito, el dinero virtual y su contrapartida las deudas virtuales. Es verdad que no matan esas deudas pero igual pueden ponernos en apuros y aprietos.

La segunda expresión es un poco más sofisticada y se refiere al poder engañoso que posee lo que escribimos, la cosa escrita, la escritura. Podemos poner, asentar en un papel (o la pantalla de una PC) cosas sin en realidad sentirlas o expresar realidades muy ajenas a las que son las nuestras como cuando nos proyectamos describiendo nuestra realidad como quisiésemos que fuera no como en realidad es. Igual de acertado podría decirse que podemos disfrazar los hechos, embellecerlos y acomodarlos a nuestro modo, para que así parezcan tener mejor sentido o puedan encajar mejor de acuerdo a alguna lógica o algún estado de cosas.

Ciertamente que tiene su mérito tener todo el tiempo del mundo para expresar las cosas de la mejor manera posible pero al mismo tiempo le quita la espontaneidad del momento, la emoción que transmite estar en presencia de algo, en el mismo instante en que ese algo está ocurriendo y la sensación está a flor de piel, el intercambio es oral, intuitivo, casi sin pensar lo que se dice ni cómo se dice y se mueve vertiginosamente en todas direcciones.

    Mirar la foto de una reunión familiar no nos produce el mismo efecto como participar, estar dentro de dicha reunión.

Tener eso en cuenta, pues, nos ayuda a estar alerta y nunca olvidar que por más Facebooks, mensajes de textos o emails que haya en la vida, nada sustituye el intercambio directo con las personas, el diálogo frente a frente, las discusiones amigables o las rutinas propias de verse las caras, oírse las distintas inflexiones de voz, el roce que se da entre los individuos cuando están juntos o la agradable sorpresa que da el oler una nueva fragancia en esa(s) otra(s) persona(s) con la que compartimos.

Es como una advertencia de que todas las nuevas tecnologías no deberían ser otra cosa más que una aproximación a la realidad o por lo menos, es a lo que deberían dirigirnos, pero no son ella. A lo sumo serían como su reflejo pero por más esfuerzos que hagamos no podemos sustituir la una por la otra. 

No hay nada que sustituya a la cosa como la cosa en sí: la cosa misma. Ninguna representación alcanzará nunca el efecto o tendrá el poder que produce la actuación original... Hablar de un beso no es lo mismo que dar o recibir uno...