Friday, February 10, 2012

Me despido de la carne, la leche y los huevos

Señoras y señores, tengo que informarles de una importante decisión que he tomado. Desde hace unas cuantas semanas he dejado de comer carne, leche, huevos, ..., bueno, no del todo, pero en la medida de lo posible trato de no hacerlo. Todavía no me decido tajantemente a abandonar el pescado y los mariscos pero es lo que podría venir por añadidura pues, en teoría, nada proveniente de algo que tenga ojos debería comerse.

Y no tiene nada que ver con superstición. Tampoco me he convertido a ninguna secta o religión o algo parecido. Por el contrario, ha sido evidencia científica presentada por expertos en la materia lo que me ha llevado a tomar esa importante decisión.

Todo el mundo ha oído hablar de las ventajas que significa alimentarse con una dieta basada en vegetales y plantas exclusivamente. Sin embargo hasta que he visto el documental Forks over Knives (Tenedores en vez de Cuchillos) no me había convencido de manera tan contundente. Así son de ilustrativos e impresionantes los datos presentados por los investigadores.

El trabajo de divulgación presentado ahí de la horrenda realidad de lo que es nuestra alimentación y el papel que juega la política tras bastidores para influir en lo que comemos, ha sido lo que le ha puesto la tapa al pomo para que finalmente me decidera abandonar las fuentes de proteína animal. Esta nueva información viene a culminar y satisfacer de algún modo todas mis preocupaciones de los últimos años en materia de alimento y nutrición.

A cada quién le tocará juzgar por sí mismo y considero que es mi deber aportar, contribuir y hacer correr la voz pues los intereses que se mueven en contra son grandes y poderosos. Lo que está en juego es nuestra calidad de vida y en último término la vida de un incontable número de personas.

Y seamos honestos, pienso también en mi futuro y ese futuro no comienza mañana: el futuro es ahora, el futuro es hoy. Si las cosas salen bien y no muero antes a consecuencia de un accidente, (uno nunca sabe) debo tratar de vivir 25 o 30 años más sin dolores ni achaques. Y para conseguir eso debo tomar algunas decisiones desde ya.., no cuando estos problemas comiencen a aparecer.

11 comments:

Odd Bu, un look intelectualmente gafotas y su alter ego said...

Pues yo creo que también deberías dejar de comer pescado y marisco por esa regla de tres. E insectos si es que te gustan. Aunque, sinceramente, considero una gilipollez el ser "vegetariano" porque la mayoría lo son de pacotilla.

Fernando said...

Sí, en esa dirección me dirijo. Voy a ver como reacciona mi cuerpo a todo eso. En último término yo escucho lo que él me dice. No es lo que mi cerebro piense o crea, si es racional o no, es cuestión de la respuesta que me da. Traté de ignorar por mucho tiempo el dolor de cabeza que las cervezas me daban y la sensación de llenura en el estómago hasta que descubrí que no era sólo yo. Mucha gente sentía lo mismo. Hay muchas cosas que son veneno para nosotros y aún así continuamos ingiriéndolas porque todo parece tan traído de los pelos... Hasta ahora para mí todo va bien aunque a veces me da un hambre criminal. Ya veremos! Las respuestas de mi cuerpo darán la última palabra. I'm going to be carefully listening! :D

Daniel said...

Una anécdota sobre el "vegetarianismo de pacotilla" : Una noche nos encontramos en El Malecón a un amigo médico que constantemente nos aleccionaba sobre la conveniencia de ser vegetariano, tirándose un tremendo plato de frituras, chimis, etc. Cuando nos vió el tipo se adelantó a cualquier crítica y nos dijo: "es que el cuerpo hay que castigarlo de vez en cuando". ja ja ja.

Me gusta la carne y no me siento culpable por ello, pero sé que hay razones para, al menos, reducir su consumo.

Estaré pendiente de tus resultados.

Grace said...

El ser humano es un animal omnívoro, otra cosa distinta es que, sin un control de las cantidades de cada tipo de alimento el cuerpo de descontrola y también es otra cosa que la comida que se compra hoy en día (tanto de origen animal como vegetal) es pura basura... acaso somos tan ingenuos de pensar que los vegetales transgénicos, los pesticidas que se les echan etc. son inocuos? Todo aquél que no cultive/críe lo que come, está comiendo basura y es por lo tanto susceptible de sufrir una enfermedad

Por otra parte, los vegetarianos difícilmente pueden mantener una buena alimentación, sin ninguna carencia, si no se hinchan a pastillas, y la verdad es que yo prefiero comer variado en vez de llenar mi cuerpo de pastillas

Fernando said...

Me gusta la cerveza pero no me gusta el dolor de cabeza del día siguiente. Es una cuestión de gusto Vs recompensa. La señal que me envía mi cuerpo es inequívoca. Para resolver el conflicto, o modifico mis gustos o acepto mis dolores de cabeza como muy bien ganados y merecidos. Más de una vez los he aceptado. Lo mismo pienso de la carne. No soy fanático, ni tampoco activista. Sé que la comeré un día más que otro igual que como hago con el pan y las pastas, pero ahora sé a qué me atengo. También sé que todos los organismos no son iguales: al igual que las alergias que son muy particulares, hay muchos organismos que son inmunes a alimentos que para otros no lo son...

Fernando said...

Puntos válidos y aceptados a nivel general y por igual también refutables a nivel individual. Quién puede ser omnívoro y comer de todo y le gusta hacerlo sin sufrir las consecuencias no tiene ninguna razón valedera para tener que cambiar. No podemos decir lo mismo de alguien que comienza a reaccionar o ser intolerante a ciertos alimentos o empieza a desarrollar problemas que pueden prevenirse haciendo ciertos ajustes en lo que come. En último término es el cuerpo quien habla y no oírlo, no escuchar lo que nos está diciendo puede ser una forma inconsciente de suicidio... La comida al mismo tiempo que nos alimenta, si deja de cumplir con ese objetivo, entonces nos envenena.

Grace said...

Yo escucho a mi cuerpo, y te voy a decir qué me dijo cuándo dejé de comer carné allá por la adolescencia (donde está totalmente justificado el hacer todo tipo de tonterías), me dijo tal que así: no seas tonta niña, que no me da la gana de sufrir de ANEMIA, y caerme del mareo cada vez que me levanto de la cama, el sofá etc.

Molina said...

Todos tenemos diferentes opciones a la hora de decidir como queremos vivir. Una opción para disminuir la ingesta de basura de la comida de hoy es comprar alimentos organicos, sin embargo, ello implica preparar el bolsillo considerablemente y aun así no es garantía. Otros podrían elegir comer libremente sin restricciones y otros basar su alimentación en todo tipo de proteínas. Aun así, hay que destacar que en los tiempos de nuestros ancestros, la tasa de mortalidad era mucho mas alta ya que no se conocían muchas enfermedades de las que ya hoy se tratan. Al final, creo que la calidad de vida humana se puede mejorar con la siguiente formula: CV = E + L, donde CV = Calidad de Vida, E = equilibrio y L = lógica.

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...
This comment has been removed by the author.
Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

(Perdón por los mensajes antes borrados, contenía error en el link que quería poner por acá, y alguna cosilla más)

Te felicito Fernando!... por intentar poner en práctica hábitos que estimas más saludables.

Confieso que yo antes tenía opiniones parecidas a las de Bu y Grace, pero desde que tengo amigos veganos mi percepción del asunto ha cambiado. Les veo llevar una vida y alimentación de lo más sana sin tener que "atiborrarse" de pastillas.

Ahora creo que es cuestión de ir haciendo el cambio poco a poco sin radicalismos, ampliar los conocimientos de los alimentos que nos permiten conseguir los nutrientes diarios que necesitamos ¡y muchas recetas! que pueden ayudar a mantener una dieta equilibrada. Creo que por desconocimiento se nos hace dificil imaginar poder comer de manera variada siendo vegano y... ¡el cambio de hábitos! (para mí lo más dificil/resistente y por lo que AÚN NO HE DADO EL SALTO a una dieta vegana, máxime cuando a mi parejo se le hace por el momento insoporteibol).

También está el tema ético; al dejar de consumir productos de la industria cárnica también estamos dejando de fomentar unas prácticas muy-muy cruentas sobre los animales; unas condiciones de vida que nada tienen que ver con como vivían las gallinas, cerdos, etc. que otras generaciones criaban en casa. Como botón de muestra en el link que pego a continuación hay muchos artículos y documentos gráficos que atestiguan la realidad actual de la explotación animal y las condiciones tan aberrantes en las que son criados y matados: http://www.liberaong.org/animales_para_comida.php

Y como regalico para contribuir a tu causa, Fernando, te tengo que pasar una receta de paté de pimiento con base de almendras, que se hace en 10-15 minutos muy fácilmente, está riquísimo para untar y puedes congelarlo en pequeños tarritos para ir sacando y que te cunda muuucho!.¡ Ñam!. Como estará de rico que el restaurante vegetariano que hay por acá, nos lo ha "adoptado" jjejejeje.

un besazo!

Fernando said...

No es nada querida Carol, eso de los mensajes borrados. Se soluciona bastante fácil y no me molesta para nada. Por lo demás te agradezco tu intervención. Muy oportuna y ciertamente con mucho conocimiento de base y de causa. Eso del maltrato de los animales es totalmente cierto, y me he enterado leyendo el libro con el mismo título del documental. Es escalofriante la manera de crianza moderna para satisfacer el consumo de carne de la población. Y sobretodo el impacto medioambiental, el cual se menosprecia, no se le da la debida importancia generado por este sistema de crianza de animales para producir leche, carne y huevos. Y no hablamos de las hormonas o lo que comen estos animales que al final es lo que nosotros comemos.

Es mucho lo que hay que decir, ya te contestaré por email.
Mientras tanto, otro beso gigante desde la gran Manzana.