Monday, November 19, 2012

Soy libre, no tengo TV por Cable

Finalmente, después de meses y meses de pensarlo y re-pensarlo, tomé la decisión de suspender el servicio de TV por cable en mi casa. Hoy hace ya cuatro días que estoy sin ese servicio. Todavía no he tenido tiempo de sopesar lo tanto que me ha hecho falta o no. Por lo pronto es como quitarme un peso de encima.

Porque la verdad es que no veo casi televisión. A pesar de eso, tomar la decisión no fue nada fácil. Uno se acostumbra a saber que está ahí, que la tiene en caso de necesidad aunque ella pase más tiempo apagada que prendida.

A veces se paga más por la disponibilidad del servicio que por el uso que se le da. Para en el caso de que de repente a uno le entre el deseo de ver algo, la enciende, más por el hábito y  la costumbre que por el mismo deseo de obtener información y entretenimiento.

¿Acaso la TV sirve para algo más?

Hasta ahora he podido satisfacer esas necesidades de otras maneras. Y parece que ha sido así desde hace bastante tiempo. Ya era tiempo, entonces, de que me hubiera dado cuenta o de que hubiera hecho algo al respecto. Era como botar dinero a la basura y el dinero no se debe botar a la basura, así por así.

Ni aunque fuéramos ricos y no lo somos sino todo lo contrario: somos muy pobres!

No comments: