Wednesday, July 30, 2014

Transformación

Ha sido todo un proceso, largo, lento y tortuoso en el que me he embarcado los últimos años. Al final, creo que he logrado el necesitado reencuentro conmigo mismo.

Ha ocurrido una verdadera transformación en mi manera de pensar y actuar que se parece mucho ahora a la de esa persona que era cuando terminé la escuela secundaria y me fui a estudiar a la universidad.

Igual como en aquel entonces he vuelto a identificarme con los problemas sociales, he vuelto a ver las injusticias del mundo, el sufrimiento de los oprimidos e igual como en aquellos tiempos he sentido la imperiosa necesidad de volver a apoyar activamente todas las causas justas y las luchas que restauren los derechos de los agraviados.

Al hacer todo esto he recuperado un sentido de dirección, un propósito en la vida que la llena de valor y significado.

Creo haber superado de esta manera un estilo de vida muy superficial que poco a poco se impuso luego de terminar la universidad y alcanzó la cúspide en los primeros años de mi vida en Nueva York y que estuvo caracterizado y orientado hacia la satisfacción de los sentidos y los placeres más inmediatos.

Mas, ese tipo de vida que a los ojos de terceros es atrayente, también produce fatiga, cansa y deja vacíos difíciles de llenar, aún se intente compensar con entretenimientos o uno se deje seducir del placer que produce el vino u otras actividades más mundanas.

No es fortuito el cambio. Para quién ha conocido la satisfacción que produce hacer cosas en beneficio de la colectividad y tiene una idea de lo que es justo y lo que no lo es, más temprano que tarde descubre que en ninguna otra parte se sentirá más a gusto que haciendo cosas como estas y una vez descubierto esto ya no hay forma de mirar hacia atrás.

2 comments:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

¡Felicidades por el reencuentro!.
Por este txokito también se ha notado tu evolución.

Un beso!!

Fernando said...

¡Qué bueno verte por aquí Carolina! Los comentarios se han vuelto tan escasos últimamente y los lectores tan esporádicos que uno se sorprende cuando le dejan un mensaje.

Escribir ahora es más para el propio consumo y se ha convertido en un asunto de orgullo y reto personal.

Gracias por acordarte.

Otro beso! Muahhhh...