Tuesday, February 5, 2008

Oh Emotions!

Y hablando de emociones, no es que ellas sean malas en si mismas. De hecho hay emociones muy buenas y hay sensaciones de bienestar que son incomparables. Pero hasta estar muy feliz a veces resulta sospechoso. Hay algo de tonto y de ingenuo en parecer demasiado feliz. Se necesita cierta mesura, cierto control en la expresión de las emociones. Y con razón. La localización física de las emociones corresponde a una de las partes mas primitivas del cerebro. Y sin un adecuado control a través de las partes superiores mejor conocidas con el nombre de 'la corteza', no nos diferenciaríamos mucho en nuestras respuestas a las de otros mamíferos, reptiles y animales inferiores. Ello no quiere decir que podemos suprimir las emociones y los sentimientos. Lo que sí quiere decir es que podemos educarlos de tal manera de que no nos controlen.
En mi infancia rodeada de bosques, grandes patios y colinas era la tarea de los más mayores asustarnos con historias de fantasmas, muertos y apariciones. Todas las noches desde que obscurecía hasta que llegaba la hora de acostarse todo se conjugaba para crear un ambiente de terror: escasa luz, ruídos tenebrosos, objetos que se movían, manchas blancas, de todo. Pero todo duró hasta un día en el que decidí confrontar mis miedos y mis temores. Y ese día y los que le sucedieron, en medio de las tinieblas y sintiendo las más horribles sensaciones decidí comprobar por mí mismo si todas y cada una de esas señales tenían una base real. Me decía, que aunque me muriera de la experiencia el sólo hecho de saber con certeza que había vida después de la muerte y que los muertos realmente existían y salían, valía la pena averiguarlo. El hecho de poder contarlo significa que aprendí a ver todo aquello como un producto de mi mente que distorsionaba la realidad y me enseñó tambien a pensar antes de actuar.
Un entrenamiento posterior me ha enseñado tambien a no descalificar las emociones y los sentimientos, ni a verlos como algo que no podemos sentir, mas, sin embargo a desconfiar en sus distintas manifestaciones, aun sean los más puros y nobles y a no actuar en base a ellos a primera impresión, a primera reacción pues mi parte primitiva del cerebro es engañosa y ciega y no siempre me aconseja en la mejor de las direcciones.

5 comments:

Jolie: Desde la Barandilla said...

por eso te pensaste lo de mudarte a mexico... seguro tu intuición te dicto que era pesima inversion.... :(

bua

Fernando said...

Waoo!, Mexico se encuentra todavia al nivel del sistema limbico. Al nivel de la amigdala para ser mas precisos. Todavia no ha subido a la 'corteza'. Deberia subirlo?

Jolie: Desde la Barandilla said...

no deberìas preguntartelo, si se duda... nunca creo que deberìa estar en la corteza.

Fernando said...

Error, no me lo estoy preguntando a mi. Estoy tratando de encontrar validacion externa. No tiene sentido experimentar algunas cosas de manera solitaria...

Sonia T. said...

Hombre al fin. ¡Qué te digo! Parece que estás tratando de convencerte a ti mismo que sentir "cierta" emoción sería perjudicial, ¿que te traes entre manos amigo Fer? Yo no suelo ser tan lógica como tú a la hora de sentir o no sentir una emoción; pero estoy de acuerdo en que no es bueno actuar por impulso; es mejor dejar fluir la emoción, e ir pensando cómo actuar poquito a poco, para saber si la emoción amerita la decisión, ¿me entiendes? Hay emociones que bien valen la pena. Una emoción restringida es una bomba de tiempo.