Tuesday, April 27, 2010

Tentación

Pensando yo que sería tan tentador tratar de encontrar siempre gente que te entienda y que a su vez tu puedas entender o en el peor de los casos que aún no existiendo tal comprensión ambas partes hicieran el máximo esfuerzo por entenderse.

Sería genial tratar de conseguir eso con todas las personas que nos rodean: amigos/as, personas involucradas emocionalmente con nosotros, familiares, etc.

En el otro extremo la dificultad existiría cuando las personas no se entienden, no te entienden a ti, ni tu las entiendes a ellas, ni ellas entre sí y tu tratas y ellos tratan y ni haciendo el máximo esfuerzo se logra el objetivo de comprensión deseado que hiciera la existencia llevadera.

La vida sería una maravilla si se pudiera lograr siempre lo primero y por todos los medios se pudiera evitar lo segundo.

Nada nos aseguraría sin embargo que no estaríamos creando otro problema todavía mayor. Quién sabe si entoces nuestra lucha estaría dirigida a desesperadamente tratar de encontrar maneras de cómo evitar el aburrimiento.

4 comments:

Argénida Romero said...

¿La contradicción que nos hace humanos o la humanidad que nos hace contradictorios?

Sonia T. said...

Yo no creo que el entenderte con alguien lleve al aburrimiento. Es una unión en paz, que por lo general mira en la misma dirección, que encuentra afinidades en casi todo, que no pierde tiempo discutiendo, los desacuerdos son conversaciones para llegar a un mayor entendimiento. No se producene esas irritantes conversaciones en las que lo que menos ocurre es comunicación. Estar con ellos nunca es aburrido, porque hasta las cosas nimias cobran importancia y despiertan interés al compartilas con ellos.

El creer que en el desacuerdo está lo interesante, es una idea que mí no me apetece. Prefiero navegar por las aguas calmas de almas y mentes similares, que son capaces de saber lo que el otro está pensando, que son capaces de terminar las oraciones de cada cual... tal es la amistad y el amor que yo busco... y sí es difícil pero no imposible, cuando se ha probado ya no hay marcha atrás.

En el mundo externo a nuestras relaciones debemos poder vivir y trabajar con personas que piensan distinto, viven vidas distintas. Eso es otra cosa. A mí no me apetece tener relaciones intimas con estas personas, lo único que me interesa es tener una convivencia civilizada con ellos, ser productivos y al final del día regresar a la paz de los amigos, de los míos, de esos en cuya compañia me siento a gusto, en paz y siendo yo misma. Al día siguiente vuelvo a ellos a trabajar, o estudiar o simplemente hacer sociedad -por es lo que hay que hacer- pero convivir con ellos en el plano personal sería una pesadilla y el desperdicio de una vida que pudo haber sido plena en compañia de la gente con quien quiero y siento la necesitar de estar: con esos que me entiendo y que tengo afinidades :).

Saludos, Fer!

Fernando said...

Argénida, si tenemos educaciones diferentes, culturas diferentes y venimos de estratos sociales diferentes todo ello quiere decir que llevamos un mar de contradicciones en nosotros mismos. Eso sin contar las diferencias que nos proporciona nuestra propia realidad genética y fisiológica que nos hace únicos y especiales a nosotros mismos y los demás.

Es un logro grandioso el que a pesar de todas esas dificultades existan mecanismos a través de los cuales las personas pueden manejar sus contradicciones y aunque no sea posible sentir lo que otras personas sientan y en la misma magnitud, si sea posible ver las cosas de la manera como otras las pueden ver.

A manera de ejemplo diría que quizás yo no pueda experimentar dolor por lo que otra persona experimenta dolor y viceversa pero el que eso sea así no le quita validez a uno ni al otro. Con el simple hecho de haber experimentado "algún dolor" una vez en la vida es más que suficiente para saber lo que otro pudiera estar sintiendo. La fuente, el origen o lo que lo produce puede ser irrelevante.
El reconocimiento de eso es lo importante y es la base de una buena manera para lidiar con las contradicciones...

Fernando said...

Me encanta cuando Sonia opina y comenta. Ella lo hace con tanta pasión y entusiasmo... y sin comedimientos de ningún tipo ella agarra el "jacho" por el lado que está más "prendío".

Y estamos de acuerdo con ella; yo tampoco creo que entenderse con alguien tenga que llevar necesariamente al aburrimiento. Ese párrafo fue creado más bien como una bola de humo con el propósito de contrabalancear las opciones expresadas en los párrafos anteriores.

No obstante la realidad nunca está ausente de sorpresas y por eso la pregunta de una amiga no nos deja maravillados luego de ver una película cuando ella se cuestiona el porqué en la vida real las cosas no podían ser de la misma manera que como en un guión cinematográfico...

Una sola cosa puedo agregar a lo dicho por Sonia. La palabra "desacuerdo" que ella utiliza quizás no sería la más apropiada a usar. Preferiría utilizar en su lugar "diferencia".

Igual que como me dijo una amiga cuando le señalaba todas las diferencias que había entre ambos, ella sencillamente me respondió diciéndome que eso significaba que teníamos que aprender mucho de ambas partes.