Saturday, May 15, 2010

Defragmentar dijo ella

Leí en el blog Pedacito de Luna que a su autora le encanta defragmentar aromas, los aromas de la gente. Para ella eso se ha convertido en una afición. A mí en cambio lo que me encanta es defragmentar las expresiones de la gente. Me interesa sobretodo defragmentar los verdaderos significados detrás de sus gestos independientemente de las palabras que podrían usarse para disfrazar los sentimientos o las emociones que los producen y que se cuelan de manera subrepticia sin el consentimiento de sus dueños. Porque lo que la gente dice, lo que decimos no siempre es de fiar. Y no es de fiar porque se hable mentiras sino porque no siempre se dice la verdad. Es difícil hablar cuando se está en medio de una emoción intensa sin importar cuál sea la naturaleza de ella. Las reglas sociales nos imponen que debemos guardar las apariencias y por eso no siempre decimos lo que verdaderamente pensamos y sentimos sobre las cosas, aún en aquellos casos en que parezca inocuo el decirlas.

Ya lo dijo Sheila como comentario en la entrega titulada Icebergs refiriéndose a lo que no se ve en una situación determinada y de la que no podemos hablar porque "debemos acallar, porque 'no es prudente' expresarlas, o puede ser inconsciente, sin percatarnos qué nos motiva a actuar, sentir o decir ciertas cosas". Ella muy acertadamente agrega que "la cultura nos ha construído de un modo tal que es más lo que no expresamos con palabras que lo que decimos con ellas".

Debo decir que yo desconfío de ellas y tomo lo que se dice siempre con un grano de sal. Es paradójico sin embargo el que sean precisamente palabras las que usemos para decir que desconfiamos de las palabras, de las que se dicen oralmente y de las que se utilizan de manera escrita. Y no es que haya que desconfiar del todo pero ellas no deben tener valor en sí mismas hasta tanto no podamos contrastarlas con los hechos, pues los hechos y sólo ellos deberían ser los últimos jueces en determinar el valor de verdad de lo que se dice o lo que nos dicen.

Pero más que todo hay que desconfiar de lo que se escribe, del lenguaje escrito en contraposición del lenguaje oral que con el avance tecnológico de los últimos años ha perdido terreno como medio de intercambio cotidiano y le ha cedido el paso a los correos electrónicos y/o de mensajería de textos. En manos hábiles se puede decir lo que no se siente y hacerlo pasar como si realmente se sintiera. Es mucho más fácil escribir un "te amo" a una persona a través de un mensaje escrito que decirlo como parte de un intercambio verbal. Nos podemos robar cosas que encontramos por ahí y hacerlas pasar como que son nuestras apoyándonos en la ignorancia de nuestra audiencia. En una conversación en vivo las personas no ensayan las respuestas y lo que se dice bueno o malo casi siempre es producto de una reacción auténtica de lo que se siente en el momento.

Porque de manera personal nosotros no seamos capaces de hacer o decir ciertas cosas no significa que otros no sean o no son capaces de hacer otras cosas totalmente diferentes. Las palabras dependiendo de quién las diga y al igual que teorías pueden ser engañosas, vacías y desprovistas de todo significado hasta tanto los hechos las confirmen o las desmientan.

Me parece que yo no las necesito tanto y que de vez en cuando puedo prescindir de ellas. Dos experiencias recientes me confirmaron mi susceptibilidad o debilidad personal para apoyarme más en las sutiles expresiones, gestos y posturas de los demás que en lo que pudiera oírse o averiguarse apoyándose en expresiones verbales. Una fue al asistir a un show de un comediante. A la vez que lo miraba a él y escuchaba lo que decía no dejaba de prestar atención a todas las personas que estaban en mi campo visual y por lo que ellas reflejaban podía imaginarme sus estados internos y hasta cómo estaba la relación con las personas que les acompañaban. La otra fue al servir de guía a una joven para subir al edificio Empire State. Para mí su cara de alegría y felicidad lo decía todo. No tenía que preguntar. Era como un libro abierto. Las palabras sobraban y no era necesario que dijera nada de como se sentía pues en su expresión todo estaba dicho ya.

2 comments:

Raymunde said...

Supongo que las palabras necesitan de la ayuda de los gestos, de lo que es no-palabra, para realizarse plenamente. Por no olvidar que al ser nosotros quienes las usamos, es decir, unos seres imperfectos, las palabras reflejarán nuestra imperfección en mayor o menor medida.
Pero nos son imprescindibles, para bien o para mal.

Fernando said...

Si aceptamos que ellas, las palabras, existen independientemente de que las emitamos o no, estoy muy de acuerdo.
Se me hace difícil comprender muchas cosas, por no decir todo, si no puedo encontrar como nombrarlas utilizando el lenguaje y éste no necesita de una vocalización para ser y existir.

Otra cosa es ya a nivel de intercambio que como bien señalas en otra parte, las palabras podrían servir también entre otras cosas, para disimular estados de ánimo (hermoso).