Saturday, January 29, 2011

A man, a little bit of perfume and a shovel

Después que caen 10 o 12 pulgadas de nieve (que sumadas con las anteriores suman ya varios pies: un pie = 12 pulgadas) no queda más remedio que coger una pala y despejar la entrada de la casa y las aceras adyacentes de la calle. No porque uno sea muy buen ciudadano sino porque la ciudad le puede poner una multa a mi hermana que es la dueña de la propiedad y quién me renta el apartamento donde vivo (y porque ella no está aquí como yo sufriendo estas miserables nevadas pues vive en Orlando disfrutando de un buen clima y de las maravillas de Disney World).

                                                                        Enero 27, 2011
El caso es que si vamos a realizar estas tareas de poner la nieve a un lado es muy conveniente que nos pongamos un buen perfume porque nunca se sabe lo que nos puede llegar a ocurrir. Un ataque al corazón es una posibilidad y ya sea que nos muramos o no, al menos quienes carguen con uno no se llevan una mala impresión. Yo lo hice no por esto último sino porque tenía que ir a laborar..., la compañía para la que trabajo ya está cansada de tantas malas jugadas de la naturaleza y decidió no darnos el día libre y aunque tarde pues tuvimos que reportarnos a las labores del día.

La vecina de al lado quién también estaba limpiando el frente de su casa desde que me vio entabló una conversación animada conmigo, luego trajo sal y la roció no sólo en su lado de la acera sino que se pasó al mío, cruzó el enrejado del frente y la esparció en todo el camino de entrada hacia las puertas de acceso a los apartamentos. ¡Cuánta amabilidad! Están viendo: no todo está perdido en este mundo.

Sin sospechar en lo más mínimo las razones que motivaban tal despliegue de buena voluntad y como quién no quiere la cosa ella habló de los deseos que tenía de tomarse unas copas de vino en un lugar cercano al "Presbyterian Hospital" por la 168 St. de Manhattan. Según ella un lugar muy bueno, bla, bla, bla. Yo le seguía la corriente y cuando terminé de palear la nieve en mi acera me pasé al lado suyo a ayudarla con un hielo que se había pegado y se resistía a ser removido de la superficie.

En medio de la charla se me zafó el que yo me iba a trabajar y cuando supo que yo vendía para Red Bull dijo que debía irme muy bien con mis clientes porque con ese olor, el perfume que llevaba puesto, nadie se me iba a resistir, que por eso a ella le habían dado deseos de tomarse un vino a las 10 de la mañana (en América excepto los irlandeses y los turistas, la gente no toma alcohol tan temprano), que desde que yo salí de la casa ella percibió el aroma de esa fragancia y que eso le había hecho cambiar el humor para mejor, le había arreglado el día....


4 comments:

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

Andaaa, qué peligroso que es Fernando, no por estar armando de pala sino por su fragancia jajajjajaj (¿no será Armaniii? es que no sé que tiene esa casa pero huelen muy bien, claro que también depende de la química del perfume con el cuerpo, pero son un buen puntazo!).

Quién te iba a tí a decir eh?.... buena anécdota! y qué coquetuela la veciiiinaaaa. No es que te conozca en profundidad, pero supongo que también se te pintó una sonrisa en la cara con lo que te dijo .... o no? o tampoco? o también? ;-) supongo que algo te halagaría. (Vamos que eres un tipo abierto, y si no se convierte en una situación embarazosa por más variables, igual te resultó hasta simpático el comentario) ^_^

Cachiiisss, desde aquí no me llega la nariz paca captar la fragancia...pero puedo imaginármelo :-)))

Un beso friolero (nevó ayer)

Fernando said...

Oh no! No soy ningún peligroso, muy altruísta diría yo y muy considerado (risas). En cuanto a la fragancia no es una sola: es una combinación (por ahora) de Ferrari (black), cK (one) y Azzaro (me las pongo todas o al menos un par, nunca una sola). Pero te cogí las señas. Me costará probar Armani (ya te aviso).

Y la verdad es que la vecina me sorprendió y sí que a cualquiera pues se le pinta una sonrisa de oreja a oreja pero qué lástima que no es mi tipo y encima está casada y con 3 niños..porque yo sé como sacrificarme a veces...

E-besos!

Lur, Carol, Carolinda, Ayawé the wolf, y se inventan más... said...

Aquí los vecinos justo justo te dan los buenos días! y si eso... qué gente más seca por dios -salvo raras y agradables excepciones-.
¿Qué perfume me recomieendas? :-)))

Fernando said...

Carolina, ¿sabías que tu eres la vecina de tus vecinos? A veces las personas nos acomodamos a un juego defensivo que de la única manera como se rompe es cuando tu decides averiguar cuáles son las reglas que están gobernando los intercambios y entonces aplicas los correctivos de lugar... Hacer eso exige de nosotros pues tener un poco de valentía pues a veces es intimidante... Pero en la mayoría de los casos son actitudes defensivas que bien tratadas pues responden a tratamientos leves de cortesía, actitudes amigables (los humanos son como los perros y los gatos también).

En cuanto a perfumes no sé el porqué, pero cada vez que pregunto nunca me quieren decir (es como si tuvieran miedo que yo preguntara porque quisiera sugerírselo a otras personas: tu género a veces es muy desconfiado y no le gusta compartir, nada).