Sunday, July 31, 2011

Resistencia al cambio

A pesar de todas las dificultades, todos los retos, las desigualdades y los problemas que encontramos en el mundo de hoy, comparado con los otros, el de otras épocas, éste, el que nos ha tocado vivir es el mejor de todos los mundos.

No sé porqué tanta gente se siente tan amenazada, pierde la perspectiva y así lo grita a los cuatro vientos. ¿Será que no le gustan los cambios o les marea la rapidez con que se mueven las cosas?

Aunque siempre hay espacio para mejorar, hoy día vivimos en la mejor de las épocas. A pesar de sus detractores, algunos muy ilustrados por cierto, ellos parecen reeditar la perenne controversia de aquellos que se resisten al cambio y se aferran a sus tiempos de juventud en el que creyeron que fueron felices. No puedo evitar pensar que no es más que otra versión de la nostálgica frase aquella repetida hasta el cansancio de que 'todo tiempo pasado fue mejor' ("la música de ahora no sirve, la de antes, esa sí era música"; "ya no hay letras en las canciones" y así sucesivamente). Bah!

Para no ir más lejos lean el artículo que motiva este post aquí.

Lo cierto es que no hay nada que temer... Con la tecnología es natural que el cerebro cambie. So what? De hecho hasta pensar produce cambios en el mismo. Lo mismo ocurre con la terapia y esa es la idea, producir cambios, hacer nuevas conexiones, crear nuevos circuitos, dónde sean más necesarios dependiendo de las necesidades. Ya no es necesario tener una gran memoria llena con mucho contenido sino el poder recordar dónde se encuentra eso que puede tener relevancia para una actividad o tarea determinada. Por lo menos eso leí yo en esta entrada de Mind Hacks.

Pienso que en algunos casos lo que mucha gente siente es un poco de celos. Si, celos del hecho de que la información ya no es un monopolio de unos pocos y de que como nunca antes es ahora accesible a todo aquél que quiera acceder a ella. Es más difícil el mantener la exclusividad, ser una élite, ser el único portador de la verdad y ahora más que nunca es necesario compartirla. No todo el mundo está preparado para ese tipo de cambios.

Friday, July 29, 2011

El valor de las personas

En estos últimos días he estado un tanto ensimismado, muy ocupado en descubrir y extraer esos secretos de la realidad que estando a simple vista nos eluden porque nuestra atención está fragmentada o dirigida hacia otras direcciones. He estado observando y analizando, reexaminando los hechos con nuevos ojos para llegar a la conclusión de qué es lo que es importante en la vida.

De esas observaciones fue fácil el darnos cuenta que las personas y no las cosas son lo más importante. Sin embargo es aquí donde se presenta el primer conflicto. Tenemos la capacidad de convertir todo en cosas. Hasta los seres humanos podemos transformarlos en objetos y hay que hacer entonces grandes esfuerzos para no cosificarlos, sobretodo en verano cuando la poca ropa hace casi imposible el que nos fijemos en otras cualidades que no sean los elementos visibles y aparentes que saltan a la vista sin que hagamos un mínimo de esfuerzo.

¿Se dan cuenta? Es una tarea muy difícil en verdad. Categorizamos a los demás no por sus cualidades intrínsecas y abstractas sino por el contrario, por lo que vemos; convertimos a las personas en cosas y ellas a su vez hacen lo mismo con nosotros basados en detalles superfluos como la altura, el color, el peso, el sexo, la edad, la simetría de los cuerpos y cosas así.

En segundo lugar, fruto de mis investigaciones he podido comprobar que el verdadero valor de las personas está directamente relacionado con la calidad de la interacción que mantienen con el entorno, la manera como se comunican con éste y las emociones y sentimientos que suscitan en sus interlocutores independientemente de otros méritos que las personas en cuestión podamos exhibir y reclamar como pruebas de valía.

La gramática y la ortografía no sirven de nada si la persona no sabe comportarse. Lo mismo los PHDs, los doctorados o haber escrito muchos libros no nos libran de ser considerados como patanes, si no mejoramos, si no logramos mejorar la existencia de las otras personas que existen a nuestro alrededor. Si por el contrario, pues, los demás se sienten miserables y ciudadanos de segunda categoría en nuestra presencia entonces nuestro valor como individuos, nuestro valor como seres humanos se deteriora en la misma proporción y no somos mejores sino peores personas..., aunque creo que todo el mundo ya sabe eso, ¿lo sabemos?

Sunday, July 10, 2011

El "marco" lo es todo

"Framing" es una palabra que no tiene un equivalente o una traducción fácil, simple y económica del inglés al español. Es la impresión que me da a mí. Siento que no transmite el mismo significado cuando lo llevo de un idioma al otro. Podemos intentar traducirla diciendo que es algo como 'encuadrar', 'encuadramiento' o talvez como "enmarcar" "poner un marco a", etc..

Saber 'enmarcar' las cosas es una de las características relevantes de la inteligencia emocional. Esa habilidad de poder reformular hasta las peores situaciones con el objetivo de verlas bajo una nueva perspectiva, observarlas bajo una nueva luz. Pues bien, ese rasgo del control personal es crucial para poder avanzar en la vida. Ya lo dice Penelope Trunk en un reciente post: succesful people reframe bad situations (la gente exitosa le pone otro marco -reenmarca- las situaciones difíciles). Dicho sea de paso ella es muy buena para analizar cosas, aunque a veces dudo que lo sea tanto para aplicar el fruto de esos análisis hacia sí misma (lo cual desde un punto de vista lógico no le quita ningún mérito).

El otro día me vi en la obligación de tener que hacer uso de la estrategia. No me quedaba de otra a menos que pretendiera buscar trabajo en otra compañía o les señalara a los jefes míos en sus propias caras (no una buena estrategia) las incongruencias de las cosas que me estaban pidiendo que hiciera. Pero no, de repente la claridad vino a mi mente y pude darme cuenta a tiempo de que estaba reaccionando emocionalmente a una situación que desde mi punto de vista estaba fuera de toda lógica... Sin embargo en la vida todo es parte de un juego. No importa lo que yo crea sino lo que ellos crean y ese era el papel que yo debía jugar... En vez de reaccionar a los eventos yo debía adelantarme a ellos.

De estar por debajo me puse por encima... Hacerlos creer, seguirles la corriente, hacer lo que ellos pedían era/es en el fondo lo más recomendable aún cuando a final de cuentas yo tenía (otra idea, pensaba y pienso otra cosa) y todavía tengo la razón. ¿Qué tanto me cuesta darles la satisfacción de hacerles creer que estoy de acuerdo en sus planteamientos? Luego de analizarlo y repensarlo varias veces, pues llegué a la conclusión de que "no mucho" y eso ya fue suficiente. Eso me bastó para continuar hacia adelante y dejar de darle importancia a lo que sólo es un juego, otro, uno más, de los muchos que jugamos...

Wednesday, July 6, 2011

Introspección

Hacer introspección, eso es lo que hay que hacer para entenderse. Y es mejor tratar de no construir nada hasta que no hayamos hecho algo así por el estilo. No entiendo porqué no la practicamos más a menudo. Generalmente las personas buscamos la solución de los problemas afuera o creemos que son los demás que deben solucionar sus conflictos, sus contradicciones; ellos, siempre ellos, pero nunca nosotros.

Pero qué tal si es de la otra manera, o sea que somos nosotros los que tenemos que cambiar..., somos nosotros los que debemos revisar la legitimidad de esas emociones y de esos sentimientos que nos embargan y nos sobrecogen. ¿Y porqué culpabilizar a los demás de provocar cosas que son sólo nuestras?

Me sorprendo cada día más cuando oígo gente que todavía no ha superado esa etapa infantil de creer que todos estamos conectados y que lo que sentimos es el resultado directo de un esfuerzo deliberado del otro y de los otros para que así sea.

Sunday, July 3, 2011

Picture imperfect

Wednesday, June 29, 2011.

Hoy hacía mucho calor. Suficiente como para extrañar un poco el invierno o el aire acondicionado de los negocios que visitaba. Es que mi vehículo no tiene refrigeración desde el año pasado. Fui para que le cambiaran la bomba de agua y cuando lo entré al taller el aire funcionaba. Una semana más tarde cuando lo encendí ya no enfriaba sino que tiraba aire caliente. No puedo afirmar de manera rotunda que los mecánicos lo dañaron pero estoy casi seguro que fueron ellos quiénes lo hicieron -aunque se denegaron- pues nada relevante pasó mientras tanto como para que yo pudiera atribuirlo a otra causa. No sólo ocurre con los mecánicos y todas esas personas que reparan cosas y te arreglan algo. Ellos resuelven un problema pero corres siempre el riesgo de que te dañen o te creen otro. Los médicos y los dentistas (que no son médicos, según lo dicho en Seinfeld) también son así.

No tener aire acondicionado en un carro en NY no es un inconveniente tan grave como podría parecer. El calor sólo dura tres meses y el recuerdo del invierno sirve de contrapeso para apreciar un poco el intenso calentón que nos invade por algunos días. Tener un vehículo sí que a veces es una incomodidad mayor en esta ciudad porque es frecuente el que escaseen los espacios libres para estacionar, no tienes un lugar dónde dejarlo y no puedes aunque quisieras, ponértelo en la cabeza. Si no fuera porque lo necesito para trabajar ya hace rato que me hubiera desecho de él. Los fines de semana no lo uso y si salgo en las noches trato de no llevármelo a menos que sea absolutamente necesario pues nunca se sabe si le da deseos a uno de tomarse un trago y no vaya la policía a sorprenderte o que tengas un accidente con algo de alcohol en el sistema, pues te daña tu suerte y tu vida peor que si hubieras roto una docena de espejos: adiós trabajos decentes, adiós seguros y no se diga tu reputación una vez tengas un DWI o DUI en tu récord.

Me alejo del tema y lo que quiero decir con la observación inicial es que necesitamos los contrastes, necesitamos que las cosas no salgan como uno quiere que salgan para poder apreciar cuándo así ocurren. ¿Qué valor podrían tener los eventos, los hechos, cuando todo nos sale como queremos, todo sale como a pedir de boca? Creo que los opuestos deben existir para darle sentido a nuestras elecciones, para justificar las decisiones que tomamos en una dirección o en otra y para poder apreciar las diferencias.

Nadie debería pasar hambre o sed pero es innegable que el agua y el alimento tienen un sabor muy diferente cuando estamos sedientos o nos morimos por un plato de comida. Todo el mundo quisiera que las cosas encajaran de la misma manera como encajan las piezas de un rompecabezas, pero si así fuera no habría lugar para el esfuerzo, para la lucha en conseguir que las cosas sean mejores, no habría lugar para la búsqueda de mejores alternativas a las que tenemos, no habría lugar para el cambio.

Y en cambio se me ocurre que quizás es perfecto el que haya cosas imperfectas, que no todo sea como se quiere, que a cada rato uno se encuentre con cosas absurdas y que haya entonces lugar para la existencia de extravagancias, de los sin sentidos, las faltas ortográficas y todas esas cosas que nos sobresaltan y asaltan nuestros sentidos dentro y fuera de nosotros mismos. No es un trabalenguas, ni es un contrasentido el que quizás sea correcto, que la imagen que vemos del mundo sea imperfecta..., así debe ser, es la perfección el que veamos las cosas de manera incompleta, inacabada para que nos pongamos a trabajar en la dirección que nos parezca más apropiada.