Monday, September 26, 2011

Con ese abrazo

Con un abrazo de buenas noches nos despedimos anoche por teléfono luego de finalizar la conversación que puso punto final al recuento habitual de las actividades del día. No es que crea mucho en eso de los abrazos por teléfono ni tampoco en esos que llaman virtuales pero no tenía una mejor alternativa. Cuando fue necesario y pudo haber tenido un efecto real y significativo no pude dárselo, me quedé congelado, sentado a su lado sin saber qué decir ni hacer.

Ella no sabe que al enviarle ese abrazo de despedida, esa fue mi manera de tratar de resarcir el sentimiento de culpa que sentía y no me abandonaba desde la tarde del día anterior, cuando me quedé con los brazos cruzados, inmóvil, sin saber dónde poner los pies o dónde estaba mi cabeza, nada, mientras con sus manos ella trataba en vano de ocultar los sollozos que a borbotones se escapaban de sus ojos y su garganta.

Hay algo en el llanto de una mujer que conmueve y vuelve vulnerable al más osado y valiente de todos los hombres. Yo no soy la excepción y por eso no me quedó más remedio que esperar a que se calmara. Por suerte no le había hecho nada, no me sentía directamente responsable de su estallido repentino pero aún así sentía la necesidad de que debía hacer algo y sin embargo en ese momento no pude.

Me quedé estancado, paralizado por ese desenlace inesperado que siguió a un intercambio de frases aparentemente sin mayor sentido. Fueron unos cuantos minutos los que transcurrieron pero por la tensión reinante sí que parecieron horas.

¿Qué fue lo que me detuvo? Ni yo mismo lo sé. Creo que en el fondo fue ese temor que siempre acecha dentro de nosotros mismos a que la expresión de apoyo y solidaridad pueda no ser apreciada como tal y en cambio sea rechazada o interpretada de manera totalmente inapropiada.. Pero esa es una suposicíon. No lo sé a ciencia cierta y probablemente nunca lo sepa. Parece un esfuerzo en vano, inútil, ese que hacemos por tratar de ponerle palabras a las cosas que ocurren en nuestro interior... Aún así vale la pena tratar de intentarlo cada vez que podamos.

Creo que algo se aclara hurgando en todo ese mar de confusión en el que se convierten los recuerdos cuando tratamos de interpretarlos. De seguro algunas pistas aparecerán y no nos importará mucho el que las mismas sean falsas o no, (con tal de que sean pistas) o bien nos lleven hacia destinos remotos e insospechados . Algo aprenderemos durante el recorrido...

Sunday, September 25, 2011

En dos segundos

Caminamos por las aceras de las calles apretujadas de gente de todas las formas, colores y tamaños imaginables y sin proponérnoslo los ojos no son órganos que nos sirven únicamente para ver. Se convierten en radares y escáners; o talvez son filtros de cristal acuoso por los que atraviesan y se escurren las personas. No sé hacia dónde van pero ellas desaparecen por las hendiduras y los entrelazados de lo que parece ser una red invisible de luces y sombras que se mueven de manera constante y continua en todas direcciones

De vez en cuando, sin embargo, nuestra red parece atrapar una forma, una silueta y por unos pocos segundos y talvez hasta más, parece retenerla en los hilos de un embeleso, de una mirada que se prolonga más allá de lo usual aprovechando el mismo tipo de impunidad que da el observar a través de unos cristales ahumados.

Son cabellos rizados movidos por el viento, piernas torneadas por un magnífico escultor o delicadas figuras que desafían las leyes físicas del equilibrio, no sé, no podría enumerarlas todas pero sí sé que es algo que ocurre de manera automática, sin pensarlo, sin importar qué tan distraído podamos estar por otras cosas.

Sólo bastan unos pocos segundos. En esa brevedad de tiempo suponemos que también nosotros nos deslizamos a través de otras redes, otros cedazos se encargarían de darnos el espacio necesario para diluirnos y escaparnos para siempre, aunque no siempre.

Si tenemos suerte -y quién no la tiene por lo menos una vez en su vida-, podemos pensar que alguna que otra mirada nos deberá retener algún instante más de la cuenta, aunque sea uno muy breve. Y nos consuela mucho el imaginar que por haber estado detenidos ahí en ese lugar inescrutable, casi irreal e indescriptible, podamos producir el mismo placer fugaz que sentimos cuando algo se queda en las mallas transparentes de esa red vista desde este lado del cristal.

Saturday, September 24, 2011

Pobres de espíritu

Hablábamos de la riqueza el otro día, esa cuyo propósito sirve hacia los fines de la elevación del ego más que a los objetivos primarios de satisfacer necesidades elementales y concretas.

¿Y qué hay que decir acerca de la pobreza? Esa que marca y deja sus huellas por siempre, la que nos persigue toda la vida, mucho más allá de cuando ya no ejerce su influencia nefasta y directa sobre nosotros.

Sí, es triste constatar que ser pobres es una condición que muchas veces no nos abandona nunca aunque hayamos dejado de serlo, aunque por el contrario ya tengamos dinero. No hay cosa peor, más petulante y pretenciosa que esos ricos que antes fueron pobres. La condición de haber vivido de manera miserable deja una huella indeleble o al menos casi imposible de borrar que se manifiesta por las ínfulas de poder, la vanidad exagerada y la ostentación superflua de los bienes materiales acumulados.

Es como si algunas personas nos hubiéramos detenido en el tiempo y hoy al igual que ayer estuviéramos viviendo para responder al dolor que no tener cosas representaba para nosotros. Pero más doloroso aún es creer que los demás comparten nuestro dolor, se identifican con nuestra situación.

Hacer el ridículo, eso es lo que hacemos, pues ni cuenta nos damos que los demás no están interesados en nuestro nuevo estatus, ni en enterarse de los artículos de marca que hemos adquirido, ni cuánto hemos pagado por ellos y si nos hacen algún reconocimiento es sólo para hacernos creer, seguirnos la corriente y así poder continuar con este juego que nos vuelve tontos, ciegos y sordos.

Sunday, September 18, 2011

Escepticismo

En ocasiones me entran muchas dudas del mensaje real que está detrás de lo que las personas expresamos. ¿Queremos decir lo que realmente decimos o las palabras tienen poco que ver con lo que realmente sentimos, con el significado que está implícito en ellas?

Es un verdadero dilema, pues si no estamos seguros del mensaje real que está oculto, ¿cómo podemos responder de manera apropiada al mismo?

¿Y quién alguna vez en su vida no ha sido culpable de haber cometido el pecado de decir una cosa cuando en realidad siente otra totalmente distinta? Y si juzgamos por nuestra condición, ¿cuántas veces hemos sido víctimas de lo mismo? De que nos expresen algo sólo para hacernos sentir bien pero de hecho quién nos dice eso piensa y siente de manera completamente diferente.

Con razón somos tan escépticos!

Saturday, September 17, 2011

Sácame de tu listado

Quiero compartirles la experiencia que tuve en días pasados con una persona que apareció de improviso enviándome emails a mi cuenta de Gmail. A diferencia de otros, que los filtros de 'spam' detectan fácilmente, este se coló de manera directa a mi buzón...

Antes, ya me había enviado otro (no recuerdo si fue más de uno) pero lo dejé pasar. En el último que recibí, mi nivel de tolerancia para tonterías parece que andaba muy bajo y para evitar que siguiera mandándome cosas o exáltandome con la alerta del teléfono haciéndome creer que era algo bueno, decidí pedirle que parara de seguir haciendo eso.

Antes, por si las moscas hice un poco de investigación en FB. Los resultados dieron negativos lamentablemente. Voy a omitir el nombre de la persona y parte del correo que revosó mi paciencia por ser irrelevante a los propósitos de esta entrega. Juzguen por ustedes mismos-as.

Spammer:
La universidad iberoamericana UNIBE realizará la conferencia
“REGIMEN ECONÓMICO CONSTITUCIONAL EN REPÚBLICA DOMINICANA”

Dictada por el destacado abogado Eduardo Jorge Pratz, autor del manual “Derecho Constitucional”, volúmenes I y II.
En el Marco del inicio del diplomado en Derecho de la Competencia, Competencia Desleal y Dumping.


Esperamos contar con el apoyo de sus medios.


Fernando:
¿Quién eres tu? Porqué me mandas spam? No te conozco y ni siquiera vivo en la República Dominicana..Por favor sácame de tu lista ..


Spammer: 
(manda otro email dando instrucciones -otra cuenta de email- dónde quiere recibir las respuestas a su mensaje de Spam). 
Por favor escribirme mejor a: ......


Fernando: (dirigido esta vez a la cuenta que con preferencia quiere que le respondan)
Te decía en otro email que por favor pararas de mandarme Spam. No te conozco, creo que tu tampoco a mí, asi que no le veo ningún sentido a que me escribas sin yo haberlo solicitado y mucho menos de cosas que no me interesan. Gracias!


Spammer:
Lamento mucho que le lleguen estos correos que son de interés para medios de comunicación y personas vinculadas a los mismos. Lamento los inconvenientes, procederé a buscarlo e eliminarlo de mi lista.

Sea feliz, bendiciones.



Fernando:
No sé si seré feliz o no cuando deje de escribirme pero de dos cosas estoy seguro. Primero, que no necesito de sus bendiciones (ahora todo el mundo se cree un enviado del Señor y con derecho a andar bendiciendo a diestra y siniestra) y segundo que me voy a sentir muuuuucho mejor!


Spammer:
jajjajaja. Listo. Deje de responder mis mensajes entonces, Dios.

Un beso para ud.

Monday, September 5, 2011

I want money


Warren Buffett es uno de los hombres más ricos del mundo. Si no lo es en estos momentos es porque hace unos años donó la mitad de su fortuna a la fundación que dirige Bill Gates y su esposa Melinda.

Hago la observación porque la vida de Buffett ha sido escudriñada completamente desde todos los ángulos y casi en todos sus más mínimos e íntimos detalles. Deben haber muy pocos de esos ángulos que no hayan sido tomados en consideración.. De todos esos uno que destaca es el de su frugalidad, la simpleza de sus hábitos de vida.

Este hombre que es y ha sido una máquina de hacer dinero, sin embargo, es muy parco para gastarlo. Él no es un gran consumidor, no lleva, ni nunca ha llevado un estilo de vida lujoso, ostentoso ni extravagante.

Y entonces yo me hago la pregunta: ¿cuál es el punto? ¿para qué tener tanto dinero? ¿cuál es el propósito de acumular tanta fortuna? ¿Para qué sirve tener tanta riqueza si en el propósito de conseguirla se va toda la vida y al final no se disfruta como debería disfrutarse? Porque me da trabajo creer que producir dinero por el gusto, por el simple hecho de producirlo pueda convertirse en un placer en sí mismo comparable a aquellos que el cuerpo y los sentidos llegan a proporcionarnos.

A veces las cosas no son tan simples como parecen. Los motivos humanos no siempre les son claros ni a sus propios protagonistas... El dinero significa poder..y este es embriagante. Está también la lucha de los egos, de quién es quién...

Pero al final y con un poco de suerte, cuando nos llega la hora o cuando analizamos el sentido de la existencia, nos damos cuenta de que nada es nada en la vida y que mucho de esto por lo que hemos luchado incansablemente es pura vanidad y entonces, entonces....