Thursday, December 31, 2015

Tuve una especie de epifanía, algo así como una iluminación. Fue como si de repente pudiera constatar y entender lo diferente que es el mundo y cómo no nos damos cuenta  'realmente' de lo que percibimos y las representaciones que hacemos de ese mundo. La gran diferencia entre la realidad y cómo creemos que es y cómo intentamos entenderla e interpretarla.

Sucedió de la manera más extraña. A consecuencia de una incompetencia lingüística. El que alguien no supiera o pudiera pronunciar bien una palabra. Y que ese alguien no fuera consciente de qué tan lejos estaba de lo que se estimaría era correcto o aceptable. Y de repente me vino a la mente la idea de que esa falta de consciencia era extrapolable a otras situaciones. Otros eventos.

Pensé que el mundo y las cosas simplemente son y nosotros llegamos a percibir o asir una parte única o un reflejo de ese mundo y de esas cosas.

Fue una palabra mal pronunciada en Inglés y a mí me pareció de lo más extraño la manera como fue vocalizada. Era evidente la influencia que ejercían los otros idiomas en esa forma de pronunciación. Para haberlo podido hacer bien hubiera tenido que olvidarse de su pasado, de lo ya aprendido y abrirse a la nueva manera, la manera como lo hacían los otros. Y eso exigía prestar un poco más de atención. O preguntar o investigar: empezar de nuevo. Talvez eso era algo muy difícil de pedir o esperar en esa persona o quizás cualquier otra.

Esa observación trivial me llevó a generalizar a otras situaciones. Otros eventos.

¿Qué tal si yo o todos, hacemos igual como esta persona y vemos sólo una parte de la realidad y la manera de ver esta realidad estaría siempre influenciada por todo nuestro aprendizaje anterior?

Y qué tal si para poder ver el mundo tal cual es sea necesario juntar todas las maneras particulares como cada quién lo mira y lo interpreta de tal manera que podamos tener una visión completa de lo que es...

La moraleja que saco es que el mundo, lo externo o interno de él siempre están y estarán ahí. La verdad o la realidad de las cosas están a nuestro alrededor, a nuestra vista mostrándose siempre pero probablemente carecemos de todas las herramientas necesarias para poder evaluarlas e interpretarlas correctamente... Unos tendrán más habilidades que otros en algunas cosas y viceversa. Se necesita una visión colectiva y un verdadero intercambio para poder tener una visión más completa de las cosas.


Las diferencias

Aparentemente todos los seres humanos somos iguales en nuestra capacidad de aprender. Mas, por distintas razones que escapan al control individual e incluirían el lugar dónde nacemos, la educación que recibimos, la religión que nos inculcan los mayores y/o la clase social a la que pertenecemos entre otras múltiples causas más, nos vamos poco a poco separando los unos de los otros; aprendemos en el curso de la vida a ver el mundo en términos muy diferentes que al final de cuentas terminamos no siendo tan iguales entre sí, sino todo lo contrario, nos convertimos en seres muy disímiles en nuestra manera de pensar y abordar la realidad que nos circunda. 

Sunday, November 29, 2015

Hipocresía

La lógica es exhaustiva. Debe aplicarse a todos los miembros pertenecientes a una clase sin excepción o no aplicarse a ninguno. No se le puede aplicar a un grupo que es parte de la clase  y a otro no.

Me ha tocado encontrarme con algunas feministas que públicamente denostan de la objetivación que se hace del cuerpo femenino y sin embargo en cualquier momento se les zafa hacer lo mismo con el cuerpo masculino.

Soy de los que cree y aclaro que me considero feminista, que las personas todas sin importar el género o más bien sin excepción somos sujetos y objetos a la vez. Objetivar (ver y que nos vean como objetos) no siempre se hace con mala intención. Todo el mundo lo hace querámoslo o no, seamos conscientes o no.

Ahora bien pretender que eso es un anatema y públicamente criticarlo sin hacer ningún tipo de clarificación o presentar atenuantes y luego hacer lo mismo para con algún miembro del sexo contrario en un grupo en el que no se sospecha que alguien puediera descubrir la incoherencia, eso está muy cuestionable.

Peor aún, justificarlo debido que los hombres lo han hecho todo el tiempo que por eso les da derecho a esa persona a hacerlo por una vez es un descaro y una hipocresía.

Si algo está mal, está mal siempre y no debería haber excepciones...

En mi caso, no me molesta o por lo menos lo acepto. Entiendo que soy sujeto y objeto al mismo tiempo. Todo el tiempo estamos haciendo juicios sobre las personas basadas en su apariencia física, incluyendo su edad, color de piel, etc. Nuestras preferencias están ahí y no hay nada que podamos hacer en términos de la atracción que esas personas ejerzan hacia nosotras.

Soy culpable de hacerlo. No es lo único ni lo más importante que cuenta para mí pero lo hago. Y sé que lo hacen conmigo. Creo que no es justo pero es la realidad. Hay que dejar a los instintos jugar su papel también.

Lo que cuestiono es la doble moral. Cuando nos conviene tenemos un discurso y cuando no, enarbolamos otro.

Saturday, October 31, 2015

Para que no te quejes: un recuento

Por si no nos ha quedado claro que el futuro es hoy voy a recontar la conversación que tuve recientemente con una amiga.

Ella me mandó una foto por WhatsApp de cuando ella era 10 o 15 años más joven. Al pie le puso el primer verso del famoso poema de Rubén Dario y que comienza con "Juventud divino tesoro".

Le riposté diciendo que qué va, qué uno no sabe lo que tiene. Ella me contesta que así es "yo no sabía que yo era una Estrella".

Me le reí: Jajajá!

Ella agrega que: sin cirugías ni cosas caras.

Le contesto que "cuando vienes a saberlo es tarde relativamente".

Yes, replica: Ahora me veo y digo coñoooo!

"Pero eso te dice algo: Una lección! Hoy estás mejor de lo que estarás en 10 o 15 años. Piénsalo".

- Yes, así es! Así que a disfrutar este pedazo de carne que nos dieron.

- Exacto. Aprovéchalo ahora para que no te quejes luego.

-Yes.


Y ahi acabó la conversación.

Wednesday, September 30, 2015

El Futuro es Hoy

Creo en eso, que el futuro es hoy aunque reconozco que este encabezado puede ser engañoso. No significa que vivo sólo el momento o vivo cada día como si fuera el último. Ya saben que no creo en nada de eso. Es una locura.

Para mi poder vivir el momento significa formar parte de una estructura, tener un sentido, una dirección o una finalidad que me permita cierta estabilidad o al menos la visión de poder insertarme en un esquema duradero, en una situación de largo plazo, etc.

Lo que quiero significar con eso de que el futuro es hoy, es que hoy por hoy, en este instante yo soy el resultado de lo que he planeado o he dejado de planear 3 meses atrás, un año atrás o 5 años atrás y más si se quiere.

Y la moraleja de todo esto se traduce en que mi vida futura está relacionada de manera directa y propociornal a lo que haga o deje de hacer hoy.

Poder ver la vida a la manera de una continuidad es lo que le da sentido y valor a los hechos y las acciones presentes y ello nos da la clave para si queremos, poder alterar nuestro futuro.

Monday, August 31, 2015

No puedo vivir cada día como si fuera el último

No estoy de acuerdo con la idea esa de que hay que vivir cada día como si fuera el último. Sí así fuera, si pensara que hoy sería mi último día, me paralizaría. No creo que disfrutaría mucho o nada ni que haría algo en especial. No me valdría de mucho tratar de hacer algo placentero porque la expectativa de saber que sería lo último que voy a hacer en la vida lo arruinaría, no me permitiría gozarlo. No es una elección, es un sentimiento.

Son características muy humanas. Disfrutamos las cosas no sólo en el momento presente cuando estamos haciendo algo que nos agrada, sino también mucho antes de que se haga o ocurra aquello que nos es grato. Es decir, cuando anticipamos su realización y además mucho tiempo después al recordar que la estuvimos haciendo.

De igual manera lo contrario también ocurre. El recuerdo de un evento desagradable nos desestabiliza nuestro presente y la posibilidad de su ocurrencia futura nos impide por igual aprovechar al máximo lo que estemos haciendo en un momento dado.

En este sentido, qué podría ser más desestabilizante que la imagen de nuestro propio final a la vuelta de la esquina. Y no quiere decir que seamos ingenuos y que no creamos que la posibilidad siempre existe y que cada vez es mayor en la medida en la que pasa el tiempo. Claro que sí, pero qué ganamos martirizándonos y recordando ese evento fatal todos los días. Un día al año estaría bien o con cierta frecuencia dependiendo de lo que ocurra a nuestro alrededor pero de manera contínua me parece enfermizo.

La idea también me parece muy reductiva, tiene un componente hedonista de incentivar el gozo al máximo (como si el propio cuerpo no nos impusiera ya los límites) y es muy limitante en cuanto a las acciones y decisiones que como individuos debemos emprender si queremos alcanzar grandes cosas.

Mucha gente, incluso personas muy educadas, utilizan un razonamiento falaz para adoptar en teoría este tipo de filosofía de vida. El más común es el tipo anecdótico donde utilizando una muestra sesgada de nuestra vida diaria y debido al impacto que provoca en nosotros la muerte de algunas personas por ser muy queridas o relacionadas, les damos un peso y un valor irreal que está muy por encima del que en realidad tienen.

Una persona conocida por ejemplo, que desaparece de forma inesperada y/o a una edad muy temprana nos podría conmover mucho y podría llevarnos a hacer reconsideraciones importantes en nuestra vida. Sin embargo, esa sola desaparición aunque representa mucho para nosotros, no es significativa desde un punto de vista estadístico, ni siquiera en nuestro pequeño universo de todas las personas que conocemos. De hecho, casos como esos son de alguna manera estadísticamente esperados como muy bien lo sabe la industria aseguradora.

Entiendo que la idea de ser conscientes de nuestra propia finitud nos puede ayudar a no posponer y a de inmediato poner manos a la obra a proyectos importantes de nuestras vidas, pero la misma idea no debe reducirse tanto hasta el punto de convertirse en una obsesión que nos persiga todo el tiempo y que en vez de ayudarnos, nos impida realizar las tareas más simples de nuestra existencia.

Además, todos sabemos que a pesar de lo lindo que pueda parecer la frase de que "debemos vivir al máximo" y "vivir cada día como si fuera el último de nuestra vida", la idea es impracticable. Al día siguiente hay que lavar los platos, recoger la basura y hacer frente a la resaca. A menos que nosotros mismos con nuestra conducta desordenada y siguiendo al pie de la letra las instrucciones subyacentes a la filosofía entredicha, hagamos realidad el dicho y provoquemos por adelantado el final de nuestros días.

Friday, July 31, 2015

C'est la vie!

¿Qué decir? ¿De qué hablar?

Pues que si no fuera porque miro de manera expresa el calendario no sabría decir si hoy es Viernes o Lunes o Domingo y en realidad no importa demasiado.

Sé, eso sí, que hoy es el último día del mes y que debo escribir por lo menos una entrega en Julio.

Sé también que para mí todos los días han vuelto a ser iguales en cuanto a hacer las cosas que quiero hacer y cuando quiero hacerlas.

Sé además qué he recuperado esa sensación de control del tiempo y casi no siento ya que sea éste quien me controle a mí.

Pero sé que falta todavía bastante camino por recorrer y que debo controlar más variables para volver a sentir esa sensación de libertad que es a la vez insuperable e indescriptible y que me ha eludido los últimos años.

Debo decir que mis horizontes se han expandido los últimos meses y ahora más que nunca sé el lugar donde me encuentro y tengo aún más claro hacia dónde debo dirigirme.

¿Hacía qué nuevos rumbos me llevarán los nuevos vientos?

Ni yo mismo lo sé ..., ¿para qué adelantarse?

Sé que he dicho mucho y al final, en concreto, tampoco he dicho nada.

Así es la vida!


Tuesday, June 30, 2015

El sueño americano

La gente que viene a Estados Unidos dizque a buscar una mejor vida se puede llevar una sorpresa tremenda. El sueño americano con mucha frecuencia no pasa de ser eso: un sueño.

América o Estados Unidos de América, atrae por sus luces, su ostentación, su riqueza y creemos que podemos conseguir un poco de eso, que algo se nos va a pegar y no nos damos cuenta que podemos quedarnos sin nada, con las manos vacías.

Y todo ello porque no sabemos cómo funcionan las cosas en este país. Podríamos ser presa del sistema que actúa inmisericordemente para que no sepamos nada, para que no nos eduquemos y entendamos las fuerzas ocultas que gobiernan la sociedad.

Lo entiendo. Es toda una maquinaria que está presente todo el tiempo, las 24 horas al día, los 365 días del año para entretenernos y alienarnos con una cultura que fomenta valores materialistas y vacíos, que nos incitan a comprar cosas que no necesitamos y dónde sobresale el culto a los deportes profesionales (que no practicamos) y a las celebridades.

Qué otra cosa puedo decir de un sistema que funciona y se alimenta de encarcelar a las personas, en especial si pertenecen a las minorías, dónde lo importante no es prevenir el crimen sino encontrar la manera cómo culpabilizar a las personas, porque hay que producir presidiarios a como dé lugar, a manera de una factoría de presos, porque eso deja beneficios. Hay corporaciones que manejan y se lucran con las prisiones. Existe todo un engranaje montado a ese respecto que se beneficia desde arrestar a personas por ofensas mínimas y los encarcela hasta de por vida.

¿¡Qué decir de un sistema que condena a los pobres, los estigmatiza, les niega las oportunidades y los endeuda de por vida si quieren estudiar e ir a la universidad!? ¿O que seduce a los jóvenes, les lava el cerebro y los enrola en el ejército vendiéndole ideas de patriotismo, coraje y valor dentro de una envoltura de oportunidades que las precariedades económicas vuelven irresistibles?

Resulta tan chocante descubrir que en Estados Unidos la guerra es un negocio, una industria que hay que promover y justificar a toda costa valiéndose de todos los medios necesarios, incluídas la mentira y la explotación de nuestros miedos e instintos más primitivos e irracionales.

De igual manera descubrir el capitalismo desnudo donde todo es un negocio: todo se compra y se vende, el bienestar, la salud, el amor.

Es en estas condiciones del saber que entonces me da mucha pena ver gente a la que uno supone mejor informada, que se deja engatusar, que lo deja todo por venir a este país a comenzar una nueva vida, sin estar preparada, sin medir las consecuencias, sencillamente porque se dejan enceguecer por las luces, las fantasías y las quimeras de lo que es en realidad la pesadilla americana.

Sunday, May 31, 2015

Un día como hoy

Un día como hoy apareció como de la nada este blog. ¿Acaso tengo complejo de creador? ¡Jajajá! Pues es lo único en que me podría parecer al "hacedor". Dejando de lado el sarcasmo y la ironía, fue un 31 de Mayo pero del 2007, que me inicié en la actividad bloguística. Hace hoy exactamente 8 años de eso.

No vamos a celebrar pues no soy bueno para hacer celebraciones pero sí voy a aprovechar la ocasión para reflexionar un poco de lo que han significado estos años.

En primer lugar he aprendido muchísimo.  Obviamente uno aprende de todas maneras porque el tiempo no pasa en vano -dicen que hasta de lo malo se aprende, y es difícil de saber cuánto lo hubiera hecho si no hubiera tenido el blog. No obstante, probablemente no hubiera aprendido a escribir como lo hago ahora.

A escribir, como cualquier otra actividad, se aprende practicando, en este caso a escribir se aprende escribiendo. No basta con tener experiencia de lectura, no basta con saber leer, haber leído mucho. De hecho se lee diferente una vez uno se decide a escribir algo tan modesto como un blog. Ya no se lee de la misma manera y uno va incorporando cosas producto de esa lectura diferente, adopta nuevos estilos, aprende a expresar mejor las ideas. Creo que he aprendido todo eso aquí.

En segundo lugar, el blog surgió de una necesidad de comunicación. Fue y es una respuesta a un vacío existencial. Responde al deseo de interactuar con personas con las que pudiéramos identificarnos, gente con intereses más o menos afines, abiertas a un intercambio de ideas y pensamientos que fuera más allá de los simples intercambios que nos deparaban las relaciones de trabajo y/o las trivialidades cotidianas.

Para comunicarse, acercarnos a la gente que nos interesaba hubo necesidad de crear un espacio como este, utilizando nuestro tiempo libre y una plataforma que nos pareció la más útil y popular. Fue así como se inició nuestra presencia activa en la red y así nació Fernando's Corner, La Esquina de Fernando o El Café de Fernando, un café virtual que ha tenido con seguridad mejores tiempos que los actuales pero que a pesar de todo conservamos con mucho cariño y hasta la fecha desde que comenzamos no hemos pasado un sólo mes sin dejar de actualizarlo.

Es agradable poder decir que muchas de las relaciones adquiridas a través del blog han trascendido los límites impuestos por este mundo virtual y se mantienen hoy día, superando en mucho nuestras expectativas iniciales.

El café ha sido un testigo silente y no tan silente de toda la transición o transformación que hemos experimentado en todos estos años. Talvez ese sea uno de los mejores logros. Un blog se convierte en una especie de diario en el que uno se refleja de manera directa e indirecta. Es un medidor de nuestros estados de ánimo en un momento dado y sorprende la cantidad de cosas en las que uno se involucra, piensa, dedica tiempo, se deja absorver, cosas que de repente uno ya no recuerda o simplemente ha olvidado ya. Es un buena herramienta para evaluar el tipo de vida que hemos llevado o estamos viviendo en la actualidad.

Es interesante descubrir cuánto uno cambia, cuánto evoluciona nuestro pensamiento a través del tiempo desde aquella época a esta parte, y de la misma manera cuánto han cambiado las cosas, la manera vertiginosa cómo ha cambiado el mundo a partir del momento en que creamos este espacio.

El Café de Fernando es un testigo también de la evolución nuestra, del cambio permanente que se opera en todos, es un testigo de la gente que evoluciona junto a nosotros y de la gente que deja de evolucionar o cambia y se mueve en direcciones diferentes.

Como dijimos, hoy día no podemos decir que El café de Fernando esté en sus mejores momentos. Como toda la actividad en el mundo de los blogs, sabemos que aquellos tiempos ya pasaron. Sin embargo por el momento no creemos que este blog esté en vías de extinción. ¡Queda blog para rato! Es cierto que tendremos que reinventarlo y para ello tendremos quizás que reinventarnos nosotros mismos pero mientras tanto vamos por ocho años más.

Nota: Acabo de descubrir que fue 2 días antes, el 29 de Mayo del 2007 cuando se inició este blog y no el 31 de Mayo como dice esta entrega arriba en el primer párrafo.

Thursday, April 30, 2015

Pudor

No sé porqué razón me molesta tanto la gente que trata de llamar la atención en demasía hacia sí misma. Y que por consiguiente se considera es especial.

No creo que esa gente tenga una gran autoestima. Si la tuvieran no necesitarían andar cacareando o resaltando cada cosa que hacen que al final le resta méritos a lo que hacen.

Talvez sí hay una razón por la que eso me molesta y tiene que ver con el hecho de que yo me crié no necesitando hacer cosas extras o tonterías para llamar a la atención.

No sé, pero tengo cierto pudor para dizque en una carta de agradecimientos, agradecerme a mí mismo por el trabajo realizado. Este es un caso real en el que la hija de una amiga mía escribió algo semejante y viniendo de una adolescente a mí no me impresionó sobremanera. Sí lo hizo el que la madre estuviera totalmente de acuerdo y que agregara que eso era algo que ella siempre había pensado cuando realizaba algún trabajo en particular.

Igual esta tarde, otra amiga que me cuenta que se va a comprar un reloj porque aunque ella tiene varios relojes, ella necesitaba otro que fuera más o menos modesto, ni muy barato ni muy lujoso y porque como ella era padre y madre, etc., ella se lo merecía y bla, bla, bla...

Cuando soy testigo o estoy en presencia de situaciones de esta índole, no sé qué decir. La mayor parte de las veces me quedo callado, no digo nada a pesar de que muchas veces se espera algún tipo de respuesta o algún reconocimiento de mi parte.

Lamentablemente a mí no me sale nada. Soy del tipo de gente que se deja impresionar más por aquellas personas que no buscan impresionar.

Naturalmente, el mundo no gira alrededor mío, más bien es lo contrario....

Sunday, March 22, 2015

Saturación

Hoy siento que las redes sociales me saturan. En especial Facebook. Más que una fuente de entretenimiento e intercambio de información relevante, FB se ha convertido para mí en una fuente de frustración y desencanto.

Siento que los supuestos amigos que pululan dentro de la red no me aportan nada, que me hacen perder el tiempo. Descubro que hay pocos intereses en común o peor, que la gente está llena de prejuicios, creencias y actitudes ante la vida que no son progresistas, más bien son muy conservadoras y retrógradas.

Abunda el racismo, el autoritarismo y se fomenta la división en vez de la integración. Falta mesura: religiosidad desmedida en un extremo y del otro aparece un ateísmo beligerante. Con decir que hasta los ateos parecen religiosos ahora. ¡Quién nos salva!

Existen sus excepciones, claro está y por ellas no nos salimos y nos mantenemos ahí.

La suscripción a importantes periódicos, revistas y organizaciones culturales alternativas e independientes amortigua un poco el efecto nefasto que provoca la ignorancia y la estupidez colectiva que se difunde en las redes, pero ello no es suficiente.

No hay simetría en cuanto al efecto que provocan las experiencias negativas. Estas tienen más peso y perduran más que las experiencias positivas aún cuando exista equilibrio en cuando a la cantidad que recibimos de un lado o del otro.

Hacer la diferencia y contrarestar estas influencias perniciosas es un camino cuesta arriba.

Sé que es mi deber aportar mi granito de arena para mejorar el estado de cosas y alterar la balanza en favor del avance social, pero hoy es uno de esos días que no me siento con deseos de hacer nada de eso y por el contrario, desahogarme en este blog es el camino que considero más apropiado y saludable para expresar mi malestar.

Saturday, February 28, 2015

Asimetrías

Tu no sabes lo que tienes hasta que ..., no, no, por ahí no es que va la cosa; o sí, tal vez sí hay una estrecha relación entre lo que voy a decir y la frase que no terminé de completar.

Apreciamos más las cosas cuando no las tenemos, cuando por una circunstancia o la otra ya no están a nuestra disposición (de manera temporal o permanente). Un conocimiento que forma parte ya de nuestro acervo cultural.

Me tocó experimentarlo de mala manera la semana que acaba de pasar. Se dañó el sistema de calefacción en la casa dónde vivo. Adiós agua caliente, adiós agua en general. Ni siquiera agua para fregar los platos por no decir otra cosa.

La casa se volvió inhóspita. Se convirtió en una gran nevera. Sufrí de estrés, me dolió la cabeza debido a la gran tensión que provoca el frío y si no hubiera sido por una gran samaritana que me acogió en su casa (¡gracias mujer!), quién sabe lo que hubiera sido de mí todos estos días (aquí estoy exagerando un poco).

Todo esto ocurrió precisamente en la semana que se rompieron récords de temperatura en NY.

Afortunadamente recién se acabó de resolver el problema de la calefacción (queda uno que otro detallito). Hubo que comprar equipos nuevos para reemplazar los viejos y empatar tuberías que se explotaron como consecuencia del agua que se congeló y las reventó.

Luego de pasada la Odisea estoy aquí reflexionando sobre lo ocurrido. No tengo frío, la casa está con una temperatura "habitable", hay agua fría y caliente en todas partes y me puedo bañar. En otras palabras, las cosas ya volvieron a la normalidad.

Mas, si no hubiera sido por la experiencia traumática por la que hemos pasado (no sólo yo sino todos los que vivimos en esta casa de 3 departamentos), no siento como si fuera la gran cosa. No hay exaltación, estado de felicidad, alegría. Volví al estado anterior al percance. Parece que lo normal es así. Sólo tiene valor cuando se conoce lo anormal, cuando nos salimos fuera de su territorio.

Parece que para poder apreciar las cosas en su justa magnitud es necesario experimentar la pérdida ya sea de manera directa o vicaria (indirectamente a través de terceros). De lo contrario no sabemos cuál es el costo real de las cosas y el valor que las mismas poseen se nos revela únicamente cuando dejamos de tenerlas.

Se me ocurren otras ideas relacionadas con lo mismo y que podrían extrapolarse a otros escenarios pero las dejaré como material para otra entrega.

Saturday, January 31, 2015

Orlando

Me leí a Orlando "recientemente" (si se le puede llamar reciente a algo que ocurrió hace alrededor de 5 meses). Es un libro de Virginia Woolf, por si acaso hubiese otro con el mismo nombre...

Tiene la particularidad la edición que leí que fue una traducción de Jorge Luis Borges, hecha allá por 1946 y me produjo por esta razón una doble satisfacción. Era como estar en contacto a través de un sólo libro con dos personajes universales de las letras, muy admirados y queridos dentro y fuera del mundo literario (Editorial Sudamericana, 3a Edición. Enero 1995).

Daniel se lo leyó y en una visita que hizo a NY hace 3 ó 4 años me lo dejó porque a él le había gustado mucho. Yo prometí leerlo pero no fue hasta que salió a relucir a mediados del año pasado en uno de esos retos de FB que comencé a hacerlo.

Lo que más me llamó la atención de Orlando es lo fácil de leer que es. Nada complicado y talvez ese sea uno de sus mayores méritos. El libro sorprende porque parece más bien una broma, una especie de cuento de las mil y una noches que es narrado en un estilo ameno y coloquial accesible a todo el mundo.

La autora no parece escribir una historia en serio, no obstante, aprovecha el espacio que se le brinda para hacer críticas contundentes de la sociedad en que vive y otras anteriores, hace juicios profundos sobre el significado y diferencias de los sexos, se adentra dentro del marco o camisa de fuerza que impone el género y se burla de manera abierta de los intelectuales (los genios) y el gran ego que los caracteriza.

Esta parte fue una de las que más me gustó por el parecido con el culto a las celebridades y nuestro desmedido afán por endiosarlas. La narradora los desmitifica cuando dice que "los hombres de genio, cuando están apagados son como los demás" o "no diferían tanto de nosotros como podríamos pensar"; a ellos "No les desagradaban los títulos. El elogio los encantaba"; "Los chismes no dejaban de entretenerlos. No carecían de envidia", etc., (pag. 149).

"... el genio, divino como es y adorable, suele alojarse en las envolturas más sórdidas, y a veces, ¡ay de mí!, devora las otras facultades, de suerte que donde la Mente es mayor, el Corazón, los Sentidos, la Grandeza de Alma, la Caridad, la Tolerancia, la Buena Voluntad, y el resto casi no pueden respirar. De ahí la alta opinión que tienen de sí mismos los poetas; de ahí la tan baja que tienen de otros; de ahí las enemistades, injurias, envidias y epigramas que los atarean continuamente; de ahí la rapidez con que los reparten, de ahí su rapacidad para exigir simpatía; todo esto, lo diremos en voz baja, para que los intelectuales no se enteren, ...." (pag. 153).

Interesa destacar también la narrativa del sexo no como algo fijo sino que fluye de un lado a otro. Veamos: "Por diversos que sean los sexos, se confunden. No hay ser humano que no oscile de un sexo a otro, y a menudo sólo los trajes siguen siendo varones o mujeres, mientras que el sexo oculto es lo contrario del que está a la vista" (pag. 136).

En un apartado anterior, el narrador o narradora señala: "son los trajes los que nos usan, y no nosotros los que usamos los trajes: podemos imponerles la forma de nuestro brazo o de nuestro pecho, pero ellos forman a su antojo nuestros corazones, nuestras lenguas, nuestros cerebros" (pag. 135).

No se le escapa tampoco el rol que se espera desempeñe una mujer, el cual queda enmarcado y lo denuncia de la siguiente manera: "Y al escribir la vida de una mujer, podemos, ya se sabe, sustituir la exigencia de la acción por la del amor. El amor, lo ha dicho el poeta, es toda la vida de una mujer" ... "(y con tal que piense en un hombre, a nadie le parece mal que una mujer piense)" (pag. 193).

Y es genial esta referencia a la locura: "Porque dice el filósofo que asegura que la separación entre la melancolía y la dicha no es más ancha que el filo de un cuchillo, y procede a opinar que una es hermana gemela de la otra; y concluye de ahí que todos los extremos del sentimiento son afines de la locura..."  y más adelante, para que no nos hagamos muchas ilusiones "que todo acaba en la muerte" (pag 34).

Para los que llevan anotaciones, la última frase ya la sabíamos!!!