Tuesday, December 31, 2013

No más resoluciones ... y feliz 2014!

La mejor manera de celebrar un fin de año y el comienzo de otro no es haciendo nuevas resoluciones que como ya sabemos por experiencias pasadas, no vamos a cumplir. Si de resoluciones se trata, sería mucho mejor comenzar en cualquier momento, día, mes, etc., con lo que hemos identificado entorpece nuestro funcionar en la vida y ponerle manos a la obra ya, de inmediato.

Porqué esperar si se sabe de antemano lo que se tiene que hacer.

En mi caso y utilizando un ejemplo (porque a través de ejemplos nos entendemos mejor), no tengo que esperar el inicio del 2014 para saber que debo planchar más camisas (aprendí a hacerlo igual o mejor que las lavanderías) y para hacerlo debo encontrar el tiempo y como este es un recurso finito, no renovable, debo sacarlo de alguna parte. Hay que restarlo de algún lado, del tiempo dedicado a hacer otras cosas para poder hacer estas. Es un asunto de prioridad pura y simple...

Quién lo diría que todo se simplifica a una suma y resta. Para poner aquí hay que quitar de allí y allá. Muy simple y para seguir con el ejemplo anterior ya he identificado que el tiempo para planchar camisas es un tiempo que debo restárselo al internet. Sorry Google!!!

Antes de sentarme cada día a ver que trae Twitter o Facebook, el Mail, etc., debo planchar una camisa o un pantalón. Por lo menos uno. Y he comenzado ayer. No he tenido que esperar el día uno o dos o seis de Enero para empezar. Sencillamente he decidido no hacer una cosa si antes no he hecho la otra.

He decidido también que esto es extendible y aplicable a todos los demás aspectos de mi vida. Resulta ser tan elemental que hasta risa me da... Pero no lo es. Es más bien fundamental.

Si quiero hacer tres entregas consecutivas en el Blog antes de finalizar el año debo reprimirme de dedicar ese tiempo de escribirlas a hacer otras cosas.

Y no hay mejor manera de predicar que con el ejemplo. Esta es la prueba: con esta de hoy van tres entregas al hilo!

Deseo lo mejor para todos en el 2014!

Monday, December 30, 2013

"Siempre hay algo que hacer"

Sí, siempre hay algo que hacer y uno no lo hace porque ocupa su tiempo en otras cosas que no son las más importantes. Esto en relación a cómo invierte uno su tiempo "de facto"; las cosas que uno hace primero, en vez de las que debería hacer y que al final de cuentas no hace o se hacen de último y de mala gana.

Se habla mejor con ejemplos. El internet, los nuevos teléfonos, la TV, cuya distinción entre unos y otros es cada vez más difusa, están alterando nuestras prioridades. Nos entretienen demasiado y no queremos despegarnos de esos aparatos unos pocos segundos. 

No existe la palabra tregua. Dentro y fuera de la casa es lo mismo. Cuando uno llega de trabajar va directamente hacia esas fuentes de entretenimiento buscando lo que ofrecen para el consumo de los mortales: llámese información, noticias, compras, sexo, usted lo menciona y ahí está.

La atracción y la dependencia son tan fuertes que se postergan y se dejan de hacer las tareas primordiales en la casa (y fuera de ella), lo cual no debería ser.

Igual los fines de semana. Es un desperdicio ver cómo se nos van las horas y al final del día no hemos completado ninguna de las tareas que son necesarias para mantener una casa en buen funcionamiento. Nada se ha hecho en beneficio de acomodarnos en el hábitat dónde vivimos. Ropa que lavar o planchar, pasar la aspiradora, desempolvar, oficios en la cocina, fregar, la bañera, etc., todos quedan relegados a un segundo o tercer plano por culpa de nuestras nuevas dependencias.

Debo dar crédito por esta entrega a la visita que hice a la casa de unos amigos, uno de estos días, cuando una de las muchachas que me recibió puso el dedo en la llaga al decirme mientras limpiaba el piso: siempre hay algo que hacer en la casa.

No pude evitar reflejarme en ese espejo. De golpe me vino a la memoria todas las cosas que había que hacer en mi casa y yo no las hacía. Había y hay muchas cosas por hacer y me pregunté: ¿porqué yo no las hago? ¿Porqué yo no las he hecho?

Sunday, December 29, 2013

Reinventarse

Reinvéntate es el eslogan de una agencia de publicidad creativa en la que trabaja Chelo, un amigo al que conozco desde hace mucho tiempo y que tratamos como si fuera parte de la familia.

Hoy amanecí con esa palabra en la punta de la lengua y me doy cuenta que eso es lo que hay que hacer, no de vez en cuando, sino todo el tiempo: reinventarse y reinventarse continuamente. ¿Qué significa todo esto?

Reinventarse significa cambiar pero no en el sentido del cambio constante que sufrimos querámoslo o no con el paso del tiempo, las circunstancias y/o las situaciones que nos rodean. Ese tipo de cambio es inevitable, no tenemos mucho control sobre él, ocurre de manera incesante y los resultados que produce pueden ser buenos y malos. Podría incluso estar ligado a la suerte.

En cambio, reinventarse implica un tipo de cambio dirigido, conlleva una especie de transformación hacia un fin determinado, hacia una meta que nos habremos propuesto de antemano y en la dirección que mejor nos vaya a convenir.

Reinventarse es una forma de rehacerse, de romper con el pasado, crear una nueva realidad pues no nos sentimos satisfechos ni cómodos con lo que tenemos o dónde nos encontramos.

Reinventarme es la clave para no sólo sobrevivir, sino vivir plenamente tanto en el presente y el futuro de este mundo, mi mundo, el único que conozco.

Sunday, December 22, 2013

El crimen pasional es una estupidez

El Jueves pasado me enteré de la triste noticia que la noche anterior (Miércoles, 18 de Diciembre), un hombre había matado a una mujer en su lugar de trabajo, un salón de belleza o de uñas que para el caso no tiene importancia. Luego se mató el mismo en un estacionamiento dos o tres cuadras más allá de donde ocurrió el primer incidente.

Resulta que por motivos de trabajo me estaciono cerca de allí, a dos esquinas para ser más exacto, en Union City, New Jersey, dónde en el último mes he trabajado de manera consistente casi todos los días y la cercanía del lugar hace que me identifique mucho con la ocurrencia de un acontecimiento tan funesto, inesperado y por demás impredecible.

Los muertos tenían una hija en común y se presume que hubo motivos pasionales envueltos en el origen del crimen y posterior suicidio.

Sucesos como ese ocurren a diario, en algunas partes más que en otras y con mucho mayor frecuencia de lo que deberían ocurrir si las personas pensaran un poquito más.

Particularmente yo, aunque pueda entender y trate de buscar explicaciones que me satisfagan, el poder encontrarlas no impide la rabia que se siente cuando una de estas desgracias ocurre.

Me lleno de asombro por los desenlaces trágicos que provoca la estupidez humana, el no entender las cosas, el que haya personas que quieran forzar el destino en determinadas direcciones, a como dé lugar y cuando las condiciones ya no existen, las circunstancias han cambiado y se han debilitado o agotado las posibilidades de un arreglo armonioso entre las partes.

Cuando una persona no quiere pues no quiere y ya. No podemos forzar a nadie a que nos quiera. No es un asunto racional. No valen las razones. Los sentimientos vienen y se van, aparecen y desaparecen y hasta pueden reaparecer pero no obedecen órdenes ni mandatos ni nada por el estilo. No se imponen. Es algo que debe nacer espontáneamente en uno y de la misma forma debe ocurrir en terceros.

Además qué mérito puede tener el que alguien se quede con nosotros por miedo, por temor o en su defecto por pena o por lástima. Es algo que me cuesta entender y no quiere decir que no tenga sentimientos. Todo lo contrario. Los tengo y en gran cantidad. Pero también tengo orgullo y valor y dignidad. Una cosa cancela a la otra.

Los sentimientos no tienen porqué nublar la razón... Como dice el poeta "todo pasa y todo queda / pero lo nuestro es pasar / pasar haciendo caminos / caminos sobre la mar". ¿Porqué hay gente que se le hace tan difícil seguir su propio camino? ¿O crear otros? ¿Porqué tenemos que interrumpirle el camino y el andar a otros o interrumpírnoslo a nosotros mismos?

A mí que me lleve el mar, que me traguen las olas... pero trataré de seguir haciendo mi propio camino, andando. Y si los demás así lo quieren dejaré que anden y hagan su propio camino..., pues ¿quién podría estar a gusto con alguien que no se siente a gusto estando con uno? ¿Quién podría estar a gusto con alguien que se queda sólo porque siente una obligación?

Cada vez estoy más convencido de que la falta de comprensión y entendimiento de nosotros mismos es una de las causas por las cuales no entendemos a los otros ni a sus sentimientos. Si no controlamos lo que sentimos qué nos hace pensar que los demás sí pueden y peor, que podrían hacerlo de tal manera que nos favorezca... Es como digo, una estupidez, un sin sentido y me cuesta mucho entenderlo.

Saturday, November 30, 2013

Libre e Independiente, Soy!

Se termina Noviembre y otra vez yo sin escribir una mísera entrega durante todo el mes y para salvar la cara aquí estoy a última hora escogiendo y analizando el tema sobre lo que va esta entrada.

No va a ser difícil pues como prometí darle continuidad al post anterior, he decidido darle el seguimiento que se merece. Con ese propósito anuncio ya de manera oficial, ... tan-ta-ran-tan-tan, que a partir de mediados de este mes que acaba, trabajo por cuenta propia, soy libre e independiente (hasta cierto punto), no tengo jefes, no trabajo de manera directa para una compañía en particular.

Para bien o para mal, he pasado desde ya, a ser dueño de mi tiempo y mi espacio, he tomado el control de mi vida y mi futuro y yo y sólo yo seré el responsable de mis éxitos y mis fracasos.

Suena un poco aventurado y hasta un poco riesgoso pero ese es un territorio que no me es totalmente ajeno. He estado ahí antes y volver de nuevo a este ambiente de incertidumbre es para mí un aliciente, un estimulante que me impulsa a crear y buscar mejores condiciones de desarrollo y supervivencia.

Sentirse intimidado o desamparado por el hecho de no contar con un salario fijo u otros beneficios que provee el empleo tradicional, no tiene que ser visto necesariamente como una desventaja. Manejados adecuadamente estos sentimientos pueden convertirse en los estímulos, el combustible que uno necesita para avanzar y prosperar en la vida.

Ver la realidad desde una nueva perspectiva es mi propósito. Disfrutarla lo más que se pueda también. Para mí, trabajar por mi cuenta, a mi manera, es la mejor estrategia que puedo seguir y la que me puede ayudar a conseguir esos objetivos. Estas primeras semanas de inicio me han dado precisamente eso: grandes expectativas, muchas esperanzas, y sobretodo tranquilidad de espíritu. La oportunidad está en mis manos y debo aprovecharla. Es el momento de dejarse de teorías y actuar..., ya estoy en el escenario, luces por favor!!!!

Soy un Agente de Seguros con licencia para vender seguros de vida, accidente y salud en los estados de New York y New Jersey. Estoy certificado para vender y representar dos grandes compañías del mercado en seguros de salud en el área de Medicare (seguro para personas mayores y/o deshabilitadas).

El cielo para mí es el límite. Wish me luck!

Thursday, October 31, 2013

La vida continúa y el blog también!

Desde que inicié este blog en Mayo del 2007 no he dejado pasar un sólo mes sin hacer por lo menos una publicación.

Ocurre que llega el 31 de Octubre sin haber escrito nada y acabo de decirme que este no es el momento ni va a ser el mes en el que voy romper la secuencia o la tradición.

Así que he decidido hacer una entrega breve para decir que todavía estoy vivo y bien y que si no he escrito otras entradas no ha sido por falta de ganas sino porque se han presentado algunas circunstancias particulares a las que he tenido que prestarles más atención y que me han impedido dedicarle el tiempo y la dedicación a escribir en este blog.

Por suerte, a la fecha, las cosas parece que van cogiendo forma y en algunos días, a lo sumo algunas semanas, podré ir resolviendo las situaciones que me atascan y me impiden vivir la vida de la manera que yo quiero.

No diré mucho, no despejaré todas las incógnitas pero sí adelantaré que el futuro pinta promisorio y que si las cosas salen como han sido planeadas, estaré mucho mejor que lo que he estado en los últimos años y eso ya es mucho decir.

Vive la liberté!


Saturday, September 14, 2013

1 + 1 = 3

El título de esta entrega no es un error. Es como creo yo debe ser el resultado de las relaciones entre las personas. El conjunto, la suma de los entes individuales debe dar un número mayor que lo que las partes individuales representan, sin importar el tipo de relación que se trate: amigos, amantes, compañeros de estudio, de trabajo, de cualquier tipo en la que dos individuos estén involucrados.

De lo contrario, si la relación no aporta nada más que la suma de las partes (1 + 1 = 2) o peor, resta (1 + 1 = 1 ó = -1), entonces no vale la pena mantenerse o seguir en ella.

Por eso no es mala idea el que si uno siente que no aporta nada en un estado de cosas y viceversa, debe alejarse. Porque si no aporta nada tampoco debe interferir o restar. La interferencia o la resta no debe ocurrir ni de un lado ni del otro, ni de aquí para allá ni de allá para acá.

Es más fácil de decir que de hacer porque las relaciones crean lazos y ataduras que cuestan trabajo romper y deshacer, pero se debe estar preparado.

Lo más importante de todo esto no es, sin embargo, la parte defensiva, sino el norte a seguir en cada relación. Uno debe sentir que recibe mucho y a la vez que aporta más de lo que recibe, lo que en consecuencia produce una satisfacción doble y que viene a ser muy superior a la que se puede alcanzar de manera individual o en la compañía de otras personas.

Puedo decir que más de una vez he estado en situaciones dónde 1 + 1 = 3. Lo que lamento es no haber podido lograr el que alguna de esas situaciones se haya convertido en algo permanente. Voy a cruzar los dedos.

Saturday, September 7, 2013

I declare victory!

Ayer y hoy, en días consecutivos (valga la redundancia), le he dado 24 vueltas a la pista de atletismo (24 + 24 para evitar confusión).

Hace menos de tres meses apenas podía completar 3 y esa misma cantidad pude hacer poco más de dos años atrás, en el 2011, al momento que comenzaba una rutina de prácticas, como quedó registrado en este post que hice para la ocasión.

Ese número de vueltas, 24, equivale a 6 millas que es lo mismo que decir casi 10 kilómetros (9.65606 km para ser exactos).

Llegar hasta ahí no ha sido muy fácil. Obviamente, nada que es fácil vale mucho la pena.

Al principio fue frustrante porque me tomó varios intentos el pasar de cuatro vueltas, luego no podía pasar de seis y a partir de ahí si quería dar más, tenía que dividir la sesión en dos, teniendo que hacer un receso de descanso, de cinco a diez minutos luego de haber recorrido 6 ó 7 vueltas a la cancha. En total hacía para ese entonces 12 y 13 vueltas.

El tener que pararme a medio camino para descansar no me daba mucha satisfacción pero a fuerza de insistencia, poco a poco logré ir aumentando el número de vueltas en la primera parte de 6 a 8 y luego de pasada esta barrera pude dar 10 y luego 12.  A partir de ahí, no necesité ya, hacer las dos sesiones.

Todo este proceso no se logró sin contratiempos. Un día el tiempo estuvo muy fresco y estaba tan bueno para correr que perdí la noción del tiempo y di vueltas y más vueltas hasta llegar a 22. En la tarde descubrí que tenía el tobillo de la pierna derecha inflamado. Y amaneció aún más hinchado al día siguiente por lo que me vi obligado a suspender las corridas por alrededor de una semana.

Volver no fue fácil. Fue casi como empezar de nuevo porque el cuerpo parece que se desacostumbra rápido y tenía miedo de que el pie se me volviera a hinchar. Por suerte no ocurrió así y pude ir avanzando y sorteando los obstáculos que me impedían tener mejor rendimiento.

Descubrí que tomar cervezas y alcohol no me favorecía para aumentar la resistencia y contribuir a mejorar mi desempeño. Lo mismo tomar café en las mañanas antes de correr, me provocaba acidez, no de inmediato pero sí a partir de un número determinado de vueltas. Últimamente creo que el café no es el problema sino la combinación con cualquier clase de alcohol que ingiera el día anterior.

Igualmente, al tratar de poner el cuerpo en buena forma física, he hecho otros descubrimientos importantes. Uno es bueno y el otro malo. Empezando con el malo, correr, ha puesto en evidencia (para mi sorpresa), la gran cantidad de grasa que se ha estado acumulando en el estómago y quién sabe dónde más. Y el segundo resultado que es muy bueno, ha sido la manera contundente como ha mejorado mi capacidad de lectura y que no puedo atribuirlo a otra cosa que al efecto que estos ejercicios han provocado en mi cerebro, en mi concentración.

Finalmente, después de mis 24 vueltas de hoy, me siento muy satisfecho de lo alcanzado hasta la fecha y de ahora en adelante mi propósito es tratar de no perder sino mantener lo que he ganado con no pocos sacrificios. Y por eso es que estoy declarando "victoria" luego de haber llegado a un punto que considero es apropiado a mis objetivos de lograr una mente sana en un cuerpo sano.

¡Aleluya!



Monday, September 2, 2013

Desilusión

Qué desilusión cuando ya no se pueda hablar con tus amigos sin que el tema religioso domine la conversación y todo está hecho por obra y gracia del Señor y nada ocurre sin que él meta su mano y todo pasa porque así lo quiere y él no dejaría que te ocurrieran esas cosas (buenas y malas) si no fuera para enseñarte, porque esas son pruebas, etc.

En fin, yo quiero a mis amigas y amigos pero no puedo evitar sentirme abrumado por tanta majadería y razonamiento circular y sin sentido. ¿Y todas esas bendiciones? Tanta gente ahora que tiene poderes mágicos para bendecir. ¡Caramba!

Es difícil sostener una conversación significativa con alguien si lo que sale a relucir siempre es el fatalismo o la inevitabilidad de la ocurrencia de las cosas como producto de la intervención de una mano divina.

Estoy harto pero ¿qué hago? Me he formado sobre la base de que todas las cosas tienen un porqué y aún cuando no sepamos las causas últimas que dan origen a ellas, para mí no tiene mucho sentido ni valor práctico atribuirlas a la obra y gracia de un ser sobrenatural.

Lamentablemente, creo que no me quedará más remedio que tragarme mi irritación. No puedo darme el lujo de perder a la gente con la que he compartido por tantos años... Me gustaría contar con alternativas que pudieran servir de contrapeso, pero la realidad es que no las tengo o son muy, muy escasas.

Saturday, August 31, 2013

Si me engañas una vez ...

A mí me engañaron una vez pero no lo van a hacer dos veces. Como dice el refrán: "si me engañas una vez tuya es la culpa, si me engañas dos, es mía".

Ante la posibilidad de una nueva guerra, esta vez con Siria, las personas toman partido a favor o en contra de la invasión. Soy de los que está en contra, de esta y de cualquier otra invasión, sin importar que el tiempo sea pasado, presente o futuro.

En el caso de la que podría avecinarse, estar en contra de ella, no significa necesariamente estar a favor de los gobernantes de turno en ese país. Podemos dejar de lado el argumento de que ellos hicieron uso de armas químicas en contra de su pueblo, porque este recurso no debe aplicarse selectivamente para unos como es el caso que nos ocupa y hacernos de la vista gorda o ser cómplice del mismo delito en otros (y hay pruebas de que es así).

Obviamente que este sería un hecho horrendo, pero ¿a quién creerle? No precisamente a quien quiere encontrar una justificación para bombardearlos y es capaz de fabricar cualquier evidencia para atribuírsela a ellos como ya ocurrió con la invasión de Irak... Es obvio que a toda guerra hay que buscarle una justificación que la haga palatable, digerible pero hay que preguntarse si en realidad los verdaderos motivos son otros como el de castigar a alguien por no seguir los lineamientos políticos que convendrían a sus intereses.

¿Dónde están las armas de destrucción masiva que supuestamente Sadam Hussein tenía guardadas? Nunca aparecieron porque no existían. Los inspectores de la ONU nunca encontraron nada y luego de más de 600,000 muertos iraquíes (cifras oficiales), todo fue un error. Tamaño error. Entonces, vamos a caer en lo mismo. ¿Debemos provocar la muerte de 100 mil personas, 200 mil, quién sabe si hasta un millón y/o destruir un país y arriesgarnos a los impredecibles alcances y repercusiones internacionales que podría tener una estúpida guerra como esta por la supuesta defensa unilateral de principios morales cuestionables?

Las guerras no son cosas que se festinan y si estamos tan entusiasmados por hacer lo que es correcto porqué no dejar que sean otros quiénes lleven la voz cantante. En vez de que sea una superpotencia militar que se crea en el derecho de corregir o hacer las veces de policía del mundo, porqué no dejar que sea un organismo como las Naciones Unidas, que aún con todas sus fallas y deficiencias, debe tener mayor representatividad que un país o un grupito de países.

Estoy opuesto a las guerras. En ellas se saca lo peor de la especie humana. Es el horror en su máxima expresión. Y no hay que estar ahí o ser partícipe de ellas para experimentar y sufrir su poder destructivo. No es fortuito el hecho de quienes sobreviven quedan marcados y afectados para toda la vida, si no es que antes deciden acabar con ella antes de tiempo.

Las únicas guerras "justificables" son las guerras defensivas y aún estas deben cuestionarse. Las clases gobernantes, las élites y los poderosos utilizan siempre a otros, los más pobres, los más jodidos, para lograr sus propósitos, a los pendejos que armados de fervor "patriótico" defienden sus intereses (de un lado y del otro). Pero eso es parte de otra historia.

Monday, August 26, 2013

Guerras Civiles

A pesar de lo raro del encabezado de esta entrega, así fue como bautizó su última producción un grupo que me gusta muchísimo y que se hace llamar por el mismo nombre, "Civil Wars" o lo que en español se traduciría como guerras civiles.

Y esta denominación no es inapropiada porque el grupo que está (o estaba) integrado por una pareja está en una especie de guerra. No se hablan entre sí y una gira que el año pasado desarrollaban por toda Europa tuvieron que suspenderla en Noviembre, a mitad de camino, de manera imprevista e intempestiva debido a diferencias irreconciliables según la declaración que ellos mismos dieron.

Mas, esas diferencias no impidieron el que sacaran tiempo este año para reunirse y finalizar en estudio el disco que lleva su nombre y que recién acaba de salir. No giras, no presentación de los cortes en conjunto. Uno de los miembros, Joy Williams, está hablando pero el otro no (Aquí está el audio y la interesantísima transcripción que hizo NPR). John Paul White, quién es el compañero en escena de Joy, ha enmudecido, se ha auto-silenciado y lo que leí, es que anda recluido con su familia por las "montañas".

Lo interesante de todo esto es que el grupo es o era una pareja y la impresión que daba en el escenario es que estaban comprometidos o casados entre sí. Ellos lo están, pero cada cual por su lado, con otras personas. De hecho el manejador del conjunto es el esposo de "ella".

Es probable que eso pudiera ser parte de la trama, dar esa idea, la imagen de que andaban juntos, enredados entre sí como un truco publicitario para vender el dúo. Sin embargo, no estoy tan seguro de que así fuera. Hay cosas que se escapan, que nos delatan a pesar de lo buenos actores que podamos ser y había algo en ellos, una especie de química que iba más allá de la simple actuación que los hacía parecer realmente involucrados, sincronizados, en sintonía, como pudiera esperarse de un matrimonio real, no sólo de un proyecto musical.

La actuación de ellos en escena confunde. Parece tan real y auténtica que uno llega hasta sentir una especie de envidia subrepticia, oculta, como la que se siente cuando otra gente tiene algo que se quiere tener, un sentimiento inefable de los del tipo que no nos hacen sentir muy orgullosos de nosotros mismos. Para colmo ella queda embarazada y uno piensa que es de él, es lo más natural. Nada hace pensar qué no sea así, no sus presentaciones, actuaciones en vivo, sus vídeos, nada.

Todo puede ser sólo una teoría mía, una simple especulación. No obstante, creo adivinar cosas, ver cosas en las caras, las expresiones, las miradas, sentimientos que por la situación particular en la que ellos se encontraban haría todo muy difícil y complicado si de hecho había algo más que una relación musical o de negocios entre estas personas. Para contrarrestar la creencia de la posible relación que existe o existía en la pareja, en nada ayuda el hecho que él no quiera hablar. ¿A qué le tiene miedo? ¿A delatarse? Y a ella esta situación le duele mucho. Así lo manifiesta en la entrevista que pusimos arriba.

Las relaciones entre los seres humanos son difíciles y complicadas y no sólo envuelven a segundos sino también a terceros y cuartos. Si la relación entre dos personas nunca es fácil, imaginémonos lo que puede significar un triángulo o un cuadrado de personas y hasta más (hay que incluir la familia, hijos, hijas y amigos).

De todos modos, ¿quién soy yo para juzgar? Mejor que cada quién se forme su propia opinión con esta presentación que ellos hicieron en New Orleans. Pero hay más . . .



Sunday, July 28, 2013

Mundos paralelos

Es cierto eso, existen los mundos paralelos, los universos paralelos. Son mundos alternos, universos alternos. Esos universos son su mundo, mi mundo, nuestros mundos. Mundos que corren en la misma dirección y el mismo sentido y por momentos amenazan con entrecruzarse, tocarse, chocarse los unos con los otros pero por razones no muy bien entendibles ello no ocurre. De repente todo vuelve a enderezarse y siguen de nuevo el mismo curso, lado a lado hacia el infinito. Pero quién puede adivinar los obstáculos del camino. Sólo sabemos lo que ha sido y lo que pasó. Todavia no sabemos lo que será, lo que podría pasar o lo que pasará. Si llegáramos a saber, si supiéramos! Si supiéramos se perdería todo el encanto ...

Tuesday, July 9, 2013

Intimidad

Pienso en la intimidad y veo como muchas veces se la vincula con el sexo. Sin embargo intimidad y sexo no son la misma cosa. Pueden entremezclarse, coexistir al mismo tiempo pero no necesariamente una es la equivalente del otro.

Se puede ser íntimo con una persona y nunca haber tenido sexo con ella y lo contrario también ocurre. Se puede tener sexo con alguien sin que exista el menor asomo de intimidad entre las partes.

Intimidad es igual a comunión de pensamientos, ideas, emociones, sentimientos... Puede ser una forma de compartir a un nivel profundo, diferente, donde las palabras y las acciones actúan de manera conjunta creando una sensación de unidad y cercanía con otra persona independientemente de que los cuerpos estén juntos o no...  ¿Me explico?

¿Qué más?

Sunday, July 7, 2013

Internalizar

¿De qué se trata todo esto? Pues de la correspondencia que debe existir entre lo que se dice y lo que se hace, lo que se lee y lo que se practica o lo que se estudia y aprende en la escuela y lo que al final terminamos adoptando.

Yo diría que no hemos internalizado nada si leemos un libro, una revista, un artículo que refuta con hechos incontrovertibles la asunción de algo que creemos y seguimos manteniendo la misma creencia anterior o el efecto nos dura muy poco tiempo, en el caso de que asumamos momentáneamente una nueva posición al respecto (¿para pasar un examen?).

Digo esto porque en mi caso, trato de ir por el mundo con la mente abierta y me vendo al mejor postor en cuanto a verdades, argumentos y razonamientos se refiere. Estoy siempre dispuesto a cambiar mi sistema de pensamiento, de valores y mi manera de ver las cosas si encuentro una mejor forma, un mejor sistema de explicar la realidad tal y como es no como yo quiera que sea o mis creencias anteriores así me hagan creer.

Tal vez por eso no puedo entender cómo puede haber gente que involuciona, y habiendo estudiado, ido a la universidad, cambia todo eso para aceptar dogmas y creencias, sistemas cerrados que no admiten juicio, ni rebate, ni contradicción.

Friday, July 5, 2013

El señor consejero

Me gustaba y todavía me gusta leer las columnas de los periódicos dónde los lectores escriben misivas haciendo preguntas o buscando opiniones en relación con algún tema espinoso, ya sea de naturaleza personal o de otra índole y un "experto" contesta tratando de ayudar a resolver el o los conflictos implícitos en esas cartas.

Una razón que se me ocurre para ese gusto por esas columnas se debe a que de manera informal siempre he ejercido ese papel de "consejero" (sin sueldo). Antes mucho más que ahora. Una vez se sabía que había estudiado psicología la gente se me acercaba a contarme toda clase de problemas: personales, emocionales, sentimentales, de todo tipo. Y creo que era bueno analizando situaciones y dando "consejos". Hasta que con el paso del tiempo me cansé y un día decidí que iba a refrenarme y dejar de decir que había estudiado psicología. Todo ello estaba interfiriendo con mi vida y el normal desenvolvimiento de las cosas que quería hacer.

No es ni era mi intención atraer a las personas por mis habilidades analíticas conductuales y/o las posibles soluciones que pudiera proporcionar... Algo queda todavia de esos tiempos pero ya de manera muy limitada.

Volviendo al tema, antes, uno podía leer de manera regular las susodichas columnas en los periódicos de papel. Me imagino que todavía se puede, pero en mi caso, paso semanas sin agarrar uno de esos. Hoy en día existen las versiones digitales que sustituyen y a veces superan muy bien a aquellos por la rapidez y ubicuidad de la información digital.

Actualmente, cada vez que puedo, leo en línea "Dear Prudence" de Slate.com. Me encanta la manera como Emily Joffe dilucida y ataca con un maravilloso e ingenioso estilo las situaciones que le presentan sus lectores sobretodo aquellas que involucran cuestiones morales muy conflictivas donde las cosas se entremezclan mucho y no hay  límites o estos son muy borrosos y difíciles de manejar.

Recientemente he descubierto que un periódico digital que me encanta por sus posiciones políticas y preocupación por cuestiones sociales, Salon.com, también tiene una columna al respecto. Quién la escribe, alquien llamado Cary Tennis, no me gusta tanto como Emily, pero el otro día me impresionó la contesta que le dio a una interrogante de una lectora y de ella quiero hablar.

"¿Es mi prometido el hombre perfecto)?", rezaba el título que llamó mi atención y más adelante en el cuerpo de la carta, convertida en artículo para la columna, esta persona enumeraba todas las razones, todas las cosas buenas y 'malas' que la hacían dudar de si ella estaba con el hombre correcto para vivir el resto de su vida.

Quiero compartir, la vida no es nada si no se comparte y por eso voy a traducir dos fragmentos de la extensa respuesta con las que Cary respondió al cuestionamiento de la lectora y que a mí me parecieron geniales no sólo en el contexto original de la carta sino en cualquier otro contexto.

"There are countless lives we could live in addition to the life we do live. That is our condition and our fate. The unlived life is there in the next car on the freeway nodding to us; it is up there in that jet taking off for Provence; it is in the bar onstage we pass by on our way home; the unlived life, the life we might have lived, is all around us, and one of our tasks as vibrant, growing, fearless people is to see that the life we have is the life we chose, and to honor the fact that we chose it and not that other life. We have to remember we chose it for good reasons, not all of which are on the surface. Some of the reasons we choose things are secret. They have to do with what we need, not what we want".

Hay un sinnúmero de vidas que podríamos vivir además de la vida que vivimos. Esa es nuestra condición y nuestro destino. La vida no-vivida está ahí en el próximo automóvil de la autopista haciéndonos señas; está allá en ese avión que está despegando para Provence (sur de Francia); está en la tarima del bar por el que pasamos cuando vamos camino a casa; la vida no-vivida, la vida que podríamos haber vivido está alrededor de nosotros y una de nuestras tareas como gente vibrante, en crecimiento y sin miedo, es ver que la vida que tenemos es la vida que hemos escogido y honrar el hecho que la hemos escogido y no otra clase de vida. Tenemos que recordar que la escogimos por buenas razones, y no todas ellas salen a la superficie. Algunas de las razones por las que escogemos cosas son secretas. Tienen que ver con lo que necesitamos, no con lo que queremos.

Y el segundo fragmento que no tiene desperdicio:

"No one partner can give us everything. It’s complicated who we pick and why. We’re drawn to people, and it’s not always the conscious, world-beating “us” that is drawn and does the choosing; sometimes it’s the silent part of us that picks, and sometimes people don’t get why we’re with the person we’re with; they don’t get it because they don’t know that side of us. We see things in people that we love that other people don’t see. That’s the beauty of it. People who love us, likewise, see things in us that others don’t see. Sometimes we don’t even know what it is in us that others love. That’s the mystery of it, no? That part of us, that other part, may seem dormant until it sees what it needs and then it exerts a shocking strength when its few but fervent needs arise".

Ninguna pareja puede darnos todo. Es complicado a quién escogemos y el porqué. Somos atraidos hacia la gente y no siempre es la conciencia, nuestra parte superior que decide y hace la elección; a veces es nuestra parte silente que selecciona y a veces la gente no entiende porqué estamos con la persona con la que estamos; no lo entienden porque no conocen ese lado de nosotros. Vemos cosas en la gente que nos gustan que otra gente no ve. Esa es la belleza de todo ello. De la misma manera, la gente que nos ama ve cosas en nosotros que otras no ven. A veces ni nosotros mismos sabemos que es lo que hay en nosotros que le gusta a los demás. Ese es el misterio de todo, ¿no? Esa parte de nosotros, esa otra parte que puede parecer dormida hasta que encuentra lo que necesita y entonces ejerce una fuerza sorprendente cuando sus escasas pero fervientes necesidades aparecen.

Friday, June 28, 2013

La comunicación es una calle de doble vía

Parece algo sencillo y que se cae de la mata pero no lo es. Damos por sentado que nos estamos comunicando cuando decimos algo. Pero no es así si la otra persona no está escuchando o si el intercambio se realiza de manera digital y una de las partes no le presta atención a lo que dice la otra, no responde al mensaje implícito o por lo menos no deja constancia de que sí lo hace.

Comunicarse no es hablar solo o escribir una sola persona. Se habla o se escribe, dependiendo del caso, entonces se escucha o se espera la respuesta que el interlocutor puede decir o escribir al respecto y para este caso esperar el tiempo prudente (que puede ser corto y largo dependiendo de los interlocutores) debe ser un pre-requisito.

En otras palabras, debe haber un balance. Las cosas no deben estar más inclinadas de un lado que de otro a menos que ambas partes estén de acuerdo en el desbalance.

Parece sentido común pero no lo es. Es la base de muchísimos desacuerdos y malentendidos. Y eso que he dejado de lado los encontronazos que se generan por las diferentes interpretaciones que se le pueden dar a un mensaje. Una cosa piensa quién lo emite y otra muy distinta quién lo recibe. ¡Si señor!

Thursday, June 27, 2013

Interacciones

Debo confesar que no soy fanático -que conste, fanático- de la naturaleza, ni del mar ni de todas esas maravillas por la que mucha gente se desvive y le gusta viajar y visitar países tratando de descubrir bellezas naturales o sitios espectaculares. Sé de gente para las que ir al gran cañón es cosa de sueño o conocer las pirámides Mayas o de Egipto o pasar por París y tirarse una foto en la torre Eiffel.

De igual manera, hay muchas otras personas a las que le produce la misma fascinación visitar New York y subir al Empire State o ir de compras por las tiendas de la quinta avenida sin dejar de pasar por Times Square y otras obras de deslumbramiento en la gran metrópolis.

En cambio yo, los gustos míos son más simples. Aunque no soy insensible a todas esas cosas, puedo muy bien disfrutar de todas ellas, soy capaz de cambiar todas esas experiencias por una buena conversación, un buen intercambio, un diálogo interesante o la interacción con otra persona cuyos puntos de vista sean relevantes y significativos para mí.

La realidad es que de todas las cosas asombrosas que la vida me ha presentado, la que me resulta más difícil de entender, la más insondable, misteriosa y fascinante la constituye la naturaleza humana y yo cambio cualquier cosa por una conversación con alguien que le guste eso, que pueda hablar de eso o por lo menos tenga inquietudes similares sobre las grandes verdades de la existencia, la realidad, la vida y su contraparte la muerte. Lo demás son a mi modo de ver, beneficios adicionales.

No sé, creo que Borges dijo algo parecido por ahí: la vida es una serie de conversaciones. Lo único que para tenerlas hace falta tener buenos interlocutores (y estos escasean).

Sunday, May 12, 2013

El oro brilla, mas todo lo que brilla no es oro

Una amiga que trabaja en un restaurante me pidió ayuda para conseguirle empleo a su sobrina que vino a radicarse a los Estados Unidos. Tiene 24 años y mi amiga no quiere que trabaje en restaurantes.

Le dije que sí, que si veía algo se lo haría saber. Y claro que si sé o veo algo se lo digo. El problema es que no es tan fácil conseguir un trabajo "decente" para alguien cuando no se tienen las credenciales.

En primer lugar, ella no habla Inglés. Y sólo por ese detallito sus posibilidades de conseguir trabajo se reducen considerablemente. La educación que tiene no debe pasar de un bachillerato y aún si hubiese estudiado en la universidad, eso no es suficiente para agenciarse una colocación en una buena empresa.

Tienen dificultad para emplearse los que se gradúan aquí y la van a tener aún más quiénes tienen una educación superior fuera de este país. Además, lleva tiempo convalidar los estudios realizados en otras partes del mundo.

¿Qué le queda? Pues emplearse en lo primero que encuentre, tratar de sobrevivir con cualquier trabajo en cualquier lado, una factoría e ir aprendiendo algún oficio, el idioma y hacer lo posible por estudiar algo, lo que sea para poder salir adelante.

Insertarse en la dinámica de una sociedad diferente y más avanzada toma su tiempo y llegar a entender los obstáculos que se interponen para lograr eso, es crucial para poder sortearlos con éxito.

La gente en Santo Domingo se hace muchas expectativas de lo que es la vida en los Estados Unidos y cree erróneamente que al mudarse para acá su situación va a mejorar inmediatamente. Podría, pero no necesariamente.

Los que van desde la gran urbe a pasar sus vacaciones allá con ropas nuevas, cargados de regalos y nueva tecnología a cuestas, no dicen toda la verdad y contribuyen a mantener el mito de que USA es el país de las maravillas. No es tan sencillo como parece.

El refrán lo dice bien claro: no todo lo que brilla es oro. Poca gente, sin embargo, se muestra dispuesta a romper la creencia y a admitir que el cambio de país ha sido doloroso y que los resultados no son como se había esperado.

Hay que tomar en consideración también que aún digas la verdad poca gente está dispuesta a creerte. Pero la realidad tarde o temprano se impone y cuando ocurre, la frustración lleva a muchas personas a dejarse ilusionar por esquemas de enriquecimiento rápido de muy dudosa reputación y que conllevan altísimos riesgos.

Lo puedo ver todos los días, en las esquinas de Washington Heights, gente joven desperdiciando su vida y su futuro porque no tiene las herramientas para prosperar en esta sociedad y tampoco quiere pagar el precio de ir contra-corriente para ajustarse a este nuevo modelo de vida.

O talvez me equivoco y todo esto se hace por la carga de adrenalina que proporciona vivir al margen de la sociedad, ganándose la vida realizando actividades prohibidas.

Hay de todo en la viña del Señor. Eso me consta!

Sunday, April 21, 2013

Educar en la escuela o la casa: ¿peligros?

El interés mío por enterarme de las ventajas y desventajas de la educación en casa en oposición a la educación que se recibe en la escuela, se despertó de manera reciente. De un año para acá, aproximadamente y coincide con haber estado leyendo artículos relacionados con el tema de Penelope Trunk, quién se ha convertido en una defensora ardiente de este método de educación no sólo para sus hijos sino para todo el público en general.

No debe confundirse la educación en la casa con lo que es la adquisición de buenos modales y buenas costumbres que se instilan, promueven y transmiten de manera informal en el seno de la familia. Tampoco lo es aprender por cuenta propia, de manera auto-didáctica, aunque debemos resaltar lo mucho que podemos instruirnos de esta manera y lo positivo que es estudiar a nuestro propio paso y por nuestros propios medios, decidiendo nosotros mismos lo que nos gusta o no.

En otras palabras, la educación casera no es estudiar en la casa. Más bien, es un sistema de instrucción formal administrado por padres y/o tutores de un individuo dado (¿descendientes?) que vendría a sustituir todo lo que una escuela podría proporcionar en materia de aprendizaje sin tener que asistir a ella.

La idea parece ser viejísima. De hecho, parece ser el método utilizado por las personas pudientes y de la nobleza en otros siglos para instruir a su prole. Contratar un tutor era casi la norma según uno puede enterarse a través de películas o literatura de la época.

En estos tiempos de educación obligatoria, esto de instruir en la casa no es tan común ya o por lo menos no se da a conocer tanto. Del país de donde vengo, creo que no existe. Al menos yo, no tengo ese conocimiento. Puede haber quizás una combinación de tutorías en la casa con instrucción formal en escuelas y colegios pero no de manera exclusiva en la casa como parece ser el estilo utilizado y aceptado por gran cantidad de familias en Estados Unidos.

Visto desde la perspectiva de Penelope, la idea a mí me parecía brillante. Algunos niños que son tímidos o superdotados o a la inversa, parecerían beneficiarse con el método. Es más fácil ajustar la educación a las necesidades de un individuo o un grupo pequeño que a las necesidades y las variabilidades de un grupo grande. Obviamente, hacer eso no es fácil y los padres que deciden hacer algo semejante tienen que salvar muchos obstáculos.

Hasta ahí todo iba bien hasta que el mes pasado encontré una noticia que ha abierto nuevas puertas para mí hacia el entendimiento del movimiento detrás de educar a los hijos en casa. Una familia Alemana (viviendo ya aquí) está luchando para conseguir que le den asilo en Estados Unidos porque si regresa a Alemania podría ser procesada y hasta encarcelada debido a que ellos educan a sus hijos en la casa.

Me escandalicé y hasta hice un tuit al respecto. Le tengo miedo a los estados cuando ejercen y tienen tanto poder. Creo mucho en la libertad y me resisto (mentalmente) a todo lo que huela a hacer algo compulsoriamente aunque sea por mi bien supuestamente. Creo que se debe tener la libertad de escoger. Pero en Alemania la escuela es obligatoria y esto crea un conflicto que una familia para resolverlo prefirió huir antes que someterse... Lo cual puedo comprender perfectamente, es algo con lo que puedo empatizar.

La otra cara de la moneda es que la razón por la que esta familia quiere educar a sus hijos en la casa es por motivos religiosos. Ellos son cristianos y desean asegurarse de transmitir esos mismos valores a sus hijos... y ahí entonces se abrieron nuevas interrogantes para mí. ¿Qué derecho tienen los padres de querer imponer en sus hijos una creencia en particular? ¿Quién defiende y representa a estos niños para que reciban una educación imparcial, sin sesgos de ningún tipo y de acuerdo a lo que es más lógico y racional en el mundo?

Resulta que el movimiento de educar a los hijos en la casa tiene también una agenda. No siempre es con el propósito de ayudar a los niños a tener una visión real de las cosas, contribuir a su bienestar, sino que sirve más bien a los intereses de los padres para tratar de perpetuar sus valores y su visión del mundo. Y esto para mí es también horrible y alarmante.

Parece ser que dependiendo de cómo se utilice el método de educar en la casa, éste puede hacer tanto bien como daño y ya hay voces de personas que se resisten y alertan contra los perjuicios de una educación orientada en tal dirección. Por ejemplo el caso de algunos padres evangélicos que prefieren textos acordes con la aceptación de la evolución en vez de aquellos que sitúan el inicio de la vida en la tierra en unos cuantos miles de años (Adán y Eva: génesis).

Quizás la mejor advertencia del peligro que representa educar en la casa cuando se tiene una agenda detrás, nos la proporciona alguien que fue educada bajo un régimen similar, de espaldas al mundo, la ciencia y la realidad y quién ha creado un blog (y un libro que todavía no está publicado) para denunciar todos los excesos y abusos a que pueden estar sometidos y expuestos los niños y que podrían encubrirse bajo tal tipo de educación. Es información anecdótica pero sirve a los mismos propósitos. Como bien dice ella, su caso no es aislado.

La moraleja es que hay que estar abiertos a que podemos equivocarnos y lo que creemos que es mejor para mí no necesariamente es lo mejor para un tercero, llámese como se llame, hijo-a, pariente, amigo, etc..

Sunday, April 14, 2013

Vanagloriarse no aumenta nuestro valor, lo disminuye!

Será falsa modestia lo que tengo, pero la verdad es que yo no siento esa necesidad imperiosa, que parece ser ubicua, y que tiende a cristalizarse de manera especial en las redes sociales, de hacerle saber al mundo entero cuáles son o han sido mis mayores éxitos. O tal vez no tengo muchos logros que exhibir o quizás no tengo ninguno. O lo que para otros es un éxito para mí no tiene la mayor relevancia.

No es que sea un delito, ni tampoco un pecado salir a vociferar lo que se ha hecho o alcanzado. Cae más bien en lo que sería una indelicadeza desde mi punto de vista, algo de no buen gusto. ¿Qué se supone que haga uno cuando alguien comienza a hablarnos de sus méritos y sus bondades sin uno haberle preguntado? ¿Está uno supuesto a inclinarse y responder "Sí Señor, Señora o Señorita", "lo que usted mande", etc., etc.

No está mal, de hecho es una obligación, es absolutamente recomendable, hablar de estas cosas en ciertas circunstancias como en un résumé, cuando se está ante una entrevista de trabajo o se le pregunta a uno de manera directa. Fuera de ahí no veo cuál es el uso, cuál es el afán o la prisa por hacerle saber a "titirimundi" y tratar de introducir el tema a como dé lugar. Excepto, claro, que haya un vacío muy grande que llenar, o exista un problema de valoración personal, etc.

No es que critique a quiénes así lo hacen y creo que sí los critico. Los que quieran satisfacer sus egos, envaneciéndose y jactándose por sus logros que así lo hagan. Sus razones tendrán pero creo que yerran el tiro si creen que con eso conseguirán la adulación y la admiración del público que tanto buscan. Todo lo contrario. Las personas verdaderamente humildes venden más y a la larga consiguen mejores adeptos que aquellos que presumen y se ufanan de sus virtudes y sus éxitos.

Creo que los méritos de una persona salen, se cuelan y se desbordan y si son auténticos, la trascienden sin que haya necesidad de decirlo o estarlo pregonando como diría Emily Dickenson.

Recurrir a estas estrategias para llamar la atención producen en mí un efecto contrario al que se intenta producir. Así que se equivocó medio a medio el esposo de una amiga mía que sugirió que hasta yo iba a tener que llamarlo Doctor cuando el consiguiera su PHD pues a él le había costado mucho tiempo, muchísimo trabajo, el lograr ese objetivo que él se merecía la distinción de que se le llamara así.

¡Qué ridículo! Para llamar a alguien así tiene que salirme a mí, no que alguien me lo solicite. ¿Y quién lo mandó? Como si yo tuviera algo que ver con que el se pusiera a estudiar para eso.

¡Si el supiera lo que yo pienso y hago con los títulos y las menciones universitarias!

Sunday, March 31, 2013

Misterios

Hoy es Domingo de Resurrección en la tradición Católica / Cristiana.

Me he quedado pensando en los misterios esos de resucitar y elevarse, levantarse del suelo, ir a los cielos. De verdad que eso es un verdadero milagro. Pero un milagro mayor es creérselo.

Pero prefiero no entrar en controversia con los que sí creen en estas cosas.

Tengo otras cosas en qué pensar que no son necesariamente milagros, pero que sí son misterios para mí.

Como por ejemplo el del sexo: ¿Cómo puede uno cambiar tanto de un momento a otro? Antes y después del clímax. No importa si es solo o con una pareja, es uno de esos grandes misterios que no he podido comprender ni explicar satisfactoriamente.

Con el tiempo la intensidad de la reacción se suaviza pero de todos modos persiste. Uno es uno y de repente es otro. Y es la misma persona.

Lo que se experimenta de manera empírica no se compara y es muy superior, a la explicación que podemos encontrar en cualquier tratado sobre la materia.

Saturday, March 30, 2013

La culpa es mía

La señora le pidió a Frank que le hiciera el favor de buscarle unas cosas que estaban en Manhattan y el dijo que sí. Para hacerlo utilizó el carro de mi hermana. Cuando llegó al sitio no encontró donde aparcar el vehículo y lo dejó en doble parqueo mientras subía al tercer o cuarto piso de un edificio a buscar las cosas.

Cuando bajó, encontró que la policía — que tampoco duerme en New York  ya le había dejado un regalito: una multa de 115 dólares por estacionarse mal.

Se podía apreciar la inconformidad de mi hermana al contar esa historia de lo que había pasado. El enojo aún persistía y con suficiente razón. Sin haber hecho nada malo, ella era la perjudicada, a final de cuentas, por ser dueña del vehículo y responsable ante la ley de pagar el ticket en cuestión.

Ante la eventualidad, la señora le dio el dinero de la multa a mi hermana y ella lo cogió porque estimaba que nada de ello hubiera ocurrido si la necesidad no se le hubiera presentado a la doña y esta le pidiera a Frank que fuera a Manhattan a resolverle su asunto.

No estuve de acuerdo y así se lo hice saber. Esa señora no lo mandó a parquear doble en caso de no encontrar un espacio libre. Esa fue una mala elección de quién conducía el vehículo, en este caso Frank y él y sólo él debería pagar por ello.

Los errores y las imprudencias pueden tener consecuencias negativas y cuando uno decide hacerle un favor a alguien —  igual como si uno estuviera haciendo algo para sí mismo  ello no exime a uno de las reglas y los deberes que debemos cumplir en la ejecución de la tarea que tenemos entre manos.

Si la policía nos agarra en un exceso de velocidad porque vamos tarde al trabajo, es nuestra culpa, no del trabajo que no nos ha mandado a infringir las leyes de tránsito. Pueden sumarse muchas otras causas y circunstancias que podemos sacar de la manga y decir que fue por esto o aquello la razón por la que íbamos tarde y ni aún así se justifica el que si la policía nos para, le tenemos que echar la culpa a cualquiera de esas circunstancias.

Es una práctica más generalizada de la cuenta el uno no querer asumir las culpas o las responsabilidades de las cosas y querer buscar culpables en los otros, como si uno fuera un títere que no tiene poder de decisión para determinar lo que es correcto o no, o cuál es el mejor curso de acción que se debe emprender ante una eventualidad.

Si nos ponemos a analizar, es este mismo tipo de razonamiento de echarle la culpa a los demás y no a nosotros mismos, el que está detrás de expresiones como: "él o ella me provocó"; "él me asustó y por eso..."; "las mujeres no deben vestirse así provocando que las violen"; "me insultó y por eso lo maté".

Culpabilizar a los otros (culpabilizar a la víctima), de una acción originada por nosotros, no nos lleva en ninguna buena dirección. Aceptar nuestra cuota parcial o total de responsabilidad en los resultados ya sean estos buenos o malos, sí. En fin, you know what I mean!

Wednesday, March 27, 2013

Conversión

Y mi última conversión no tiene nada que ver con religión, sino con comida. El año pasado les informaba que había dejado la carne, la leche y los huevos. En esta ocasión no se trata de eso aunque guarda una estrecha relación. Ambas decisiones están conectadas con aprender a comer mejor y de manera más saludable.

Es emulando la frase: deja que la comida sea tu medicina y la medicina sea tu comida (atribuida a Hipócrates).

Ahora me he convertido a los jugos y no a todos los tipos, sino a los de vegetales mayormente. De preferencia a la combinación amplia de todos ellos sin distinción: apio, ajíes morrones, jengibre, col, cilantro, pepino, ajo, zanahoria, manzana, remolacha junto con sus hojas, perejil, etc.

Debo confesar que sólo he dejado la carne en teoría. Aunque he reducido mucho su consumo, en realidad lo único que he dejado es la leche y sus productos derivados y ahora como huevos de manera muy escasa. De paso he dejado de comer pan, arroz y este año he consumido muy poco alcohol. Esto último me vino caído del cielo pues igual como dije en otra entrada, no me lo había propuesto.

Tiene que ser que libé mucha bebida el año pasado y debo haber llegado a un punto de saturación y saciedad. Ya el cuerpo no quiere más. Por eso quizás no me ha hecho falta ...

Un converso que se precie de serlo, en la materia esta de los jugos, debe agenciarse a como dé lugar una máquina para hacerlos, un extractor, pues de lo contrario corre el riesgo de no hacerlo de la manera debida o de quedar en bancarrota comprando los jugos en la calle. Los jugos son caros.

Es bueno también conseguirse un buen asesor para en caso de necesidad, asesorarse, obviamente. Yo tengo la mía, una asesora en este caso, muy buena, por cierto, por suerte ...

Y como dicen que una imagen vale más que mil palabras no basta que yo lo diga. Es mucho mejor si presento la prueba de lo que digo y para ello los dejo con dos reproducciones del antes y después. A juzgar por ustedes mismos.










Monday, March 25, 2013

Vivir en sí mismo como si no hubiera mañana

"Dónde quiera que vayas ahí estarás" reza más o menos el título de un libro sobre meditación escrito por Jon Kabat-Zinn (Where ever you go, there you are).

Y es la pura verdad. Donde quiera que vayamos nos acompañamos a nosotros mismos, vamos con todos nuestros problemas, esperanzas, ilusiones, frustraciones y fracasos. Podemos olvidarnos por un momento, distraernos, pensar que no existen, que ha desaparecido del todo ese hilo conductor que nos une con lo que nos ha marcado, pero no es así. Por más que queramos no podemos escapar a nuestra esencia, a eso que somos y que en el fondo y en el momento menos esperado puede empezar a aflorar, resurgir, resucitar.

Es una realidad el que no podemos escapar de nosotros mismos y que tampoco le damos la mayor importancia al momento, a lo que nos está pasando aquí y ahora. Hacemos muchas cosas de manera automática, sin pensar que la vida es eso, la vida son esas cosas, ellas son la vida, y en suma constituyen y forman nuestra historia.

De lo que se trata es de estar plenamente conscientes de que todas esas sensaciones internas y externas que experimentamos, todas esas acciones que ejecutamos día a día, ellas componen nuestra existencia. Al final de cuentas, no hay otra cosa, eso es todo y no hay porqué tratar de romperse la cabeza intentando encontrarle sentido o lógica a eso que está ahí, en primera fila sin tener que rebuscar o complicarlo todo.

Si lo viéramos así quizás, no hoy o ahora, sino en cada momento de la vida no desperdiciaríamos tanto el tiempo en actividades inútiles, discusiones sin sentido o en la espera de lo que o quién no va a llegar.

Y todo esto es preferible decirlo con las palabras de Anaïs Nin quien lo expresa de manera muy lúcida y coherente en una de las partes de su diario dónde habla del significado de la vida tal y como lo recoge Maria Popova en esta entrada:

The secret of a full life is to live and relate to others as if they might not be there tomorrow, as if you might not be there tomorrow. It eliminates the vice of procrastination, the sin of postponement, failed communications, failed communions. This thought has made me more and more attentive to all encounters. meetings, introductions, which might contain the seed of depth that might be carelessly overlooked. This feeling has become a rarity, and rarer every day now that we have reached a hastier and more superficial rhythm, now that we believe we are in touch with a greater amount of people, more people, more countries. This is the illusion which might cheat us of being in touch deeply with the one breathing next to us. The dangerous time when mechanical voices, radios, telephones, take the place of human intimacies, and the concept of being in touch with millions brings a greater and greater poverty in intimacy and human vision.


Traduzco de manera libre:

El secreto de una vida plena es vivir y relacionarse con los demás como si ellos no fueran a existir mañana, como si uno no fuera a existir mañana. Eso elimina el mal hábito de procrastinar, el pecado de posponer, las comunicaciones fallidas y las comuniones que fracasan. Este pensamiento me ha hecho ser más y más atenta a todos los tipos de encuentros, reuniones, introducciones, que podrían contener la semilla de profundidad y que de otro modo podríamos pasar por alto de manera descuidada. Este sentimiento se ha vuelto una rareza, y mucho más raro cada día ahora que hemos alcanzado un ritmo de vida más superficial y apresurado, ahora que creemos que estamos en contacto con una mayor cantidad de personas, más gente, más países. Esta es la ilusión que podría engañarnos y prevenirnos de estar profundamente en contacto con la persona que respira al lado de uno. [Este es] El tiempo peligroso en el que las voces mecánicas, los radios, los teléfonos toman el lugar de las intimidades humanas y el concepto de estar en contacto con millones trae consigo más y mayor pobreza en lo que son la intimidad y la visión humanas.

Anaïs Nin dijo esto hace más de medio siglo y no supo hasta que punto sus ideas estarían vigentes hoy día. Su profecía se cumple al pie de la letra y ante lo dicho por ella creo que no hay nada más que agregar.

Friday, March 1, 2013

Un día en el hospital

A todos nos toca un día, de lo que sea, haciendo cualquier cosa o en el hospital como me sucedió a mí este Martes recién pasado y no como visitante o invitado especial sino como paciente común y corriente.

Es la segunda vez en algo más de 8 años. Y casi por el mismo problema. Aquella vez para reparar una hernia inguinal (de la ingle) en el lado derecho. En esta ocasión, otra hernia pero del otro lado, el izquierdo.

 Es bueno recalcar que las hernias se reparan, no se sacan como mucha gente supone y cree. Una debilidad en la musculatura lisa que rodea los intestinos o cualquier otro órgano interno, provoca algún agujero a través del cual los mismos se escabuyen y esa es la protuberancia que uno puede notar a simple vista. 

Inicialmente una hernia no representa una emergencia y es una cirugía que puede hacerse de manera laparóscopica, que es un procedimiento poco invasivo y generalmente se realiza de manera ambulatoria. No te internan: te dejan ir el mismo día si no hay complicaciones.

La primera operación que me hicieron de ese tipo me dejó 3 hoyitos que casi han desaparecido ya. Esta segunda me ha dejado 4 y espero que no sólo desaparezcan, sino que no hayan más por los próximos 15 o 20 años.

Todo salió según el librito. Llegué al hospital a las 6:00 AM y a las 3:00 PM estaba de vuelta en la casa. No me dio mareos como la primera vez. Pude caminar sin demasiada dificultad y el dolor o no era muy intenso o fue amortiguado perfectamente por la anestesia y los calmantes que me administraron.

Me llamó la atención la cantidad de gente por la que tuve que pasar antes y después de la cirugía (incluyendo el cirujano y sus asistentes). Fueron más de 20, sin mentir, y no, no creo estar exagerando.

La nota alegre y divertida la puso una enfermera que ya casi cuando me iba se acercó a mi cubículo (no recuerdo el motivo) y se quedó extasiada al mirar mis brazos, que ¡qué hermosos eran!, que si hacía ejercicios, porque tengo muchas venas que aparecen y desaparecen con mucha facilidad.

Con razón dicen que la belleza es subjetiva y depende de los ojos que la miren, porque yo particularmente no les encuentro nada de atractivos ni tienen a mi parecer, nada especial que les pueda llamar la atención a nadie. Pero parece que estoy equivocado, y no, tampoco es la primera vez que me equivoco.

¡Ah! Hoy, luego de 3 días en la casa me sentí tan bien que hasta fui a trabajar. Sin contratiempos: todo bien, más o menos normal.

Sunday, February 24, 2013

Reciprocidad en las redes

Y esta entrega va para desahogarme ...

Me da muchísima "cuerda" o "pique" como diríamos en Dominicana cuando una persona por una razón o la otra le pasa por encima, atropella y se salta las normas de la reciprocidad y la cortesía elementales.

Podría ser por ignorancia, porque uno nunca sabe con exactitud que es lo que pasa en la mente del otro y hay que darle por eso el beneficio de la duda. No por ello, sin embargo, deja uno de sentir el malestar.

La cuerda es con una tipa que es amiga mía en Facebook. Ella tiene una cuenta en Twitter y lo descubrí porque sus 'posts' salen publicados simultáneamente en ambas redes. Traté como es natural de seguirla allí pero su cuenta tenía el candadito indicándome con ello de que su acceso era restringido y había que pedir autorización para poder seguirla.

Mi política en esos casos es no seguir a nadie en esas condiciones. Sólo los sigo si la persona comienza a seguirme primero o si nos seguimos mutuamente antes de poner la restricción. Tengo más de un caso así.

En días pasados me llegó casualmente una invitación por Hotmail - no sé cómo llegó ahí porque no tengo asociado ese email con Twitter-, de esta persona invitándome a seguirla y yo de pendejo pues lo hice teniendo que esperar el proceso de ser aceptado como si estuviera solicitando un trabajo o un préstamo.

El caso es que a mí realmente no me interesaba seguirla. Sus contenidos no me llaman a la atención ni agregan nada relevante a mi vida. Me pareció, no obstante descortés rechazar su invitación pues es alguien conocido a nivel de hablar por teléfono y además hemos compartido en persona en más de una ocasión.

¡Adivinen! La tipa aceptó que yo la siguiera (¡qué gran honor!) pero ella no fue capaz de seguirme a mí. De eso hace ya varios días y de ahí viene mi descontento.

¿Y quién se cree ella que es? ¿Qué me está queriendo decir con eso? Soy bueno para seguirla pero no a la inversa. Me le acerco por una invitación que ella misma (supuestamente) me manda, me acepta pero al mismo tiempo no cree que debe seguirme a mí.

Eso no me parece muy justo y por lo tanto muy pronto, en unos días, dejaré de seguirla. La gente, si no sabe, tiene que aprender a comportarse. Los buenos modales, ante todo.

La duda siempre quedará

En estos días como casi siempre, ocurren cosas, se superponen historias, se suceden acontecimientos que no son del todo nuevos. La vida está hecha de repeticiones.

Eventos similares ocurren todos los días, en todas partes y a todas horas, los cuales pueden cobrar o no notoriedad dependiendo de los actores que participan en ellas.

Sin quitarle importancia a ningún evento porque creo que todos tienen igual valor, quiero llamar la atención de dos casos que resuenan con bastante fuerza en los medios de comunicación. Situaciones de este tipo son espejos que permiten reflejar nuestra naturaleza de manera fidedigna.

Uno es la muerte de la modelo sudafricana Reeva Steenkamp a manos de su novio el famoso atleta olímpico y para-olímpico Oscar Pistorius a quién se le ha apodado con el nombre de Blade Runner por la prótesis que usa a manera de zapatos para correr.

El otro caso que me llama la atención es el de Jodi Arias a quién se le acusa de dar una muerte horrenda a quién fuera su novio y amante, Travis Alexander. Le propinó 27 puñaladas, además de dispararle con una arma de fuego y prácticamente degollarlo, cortándole la garganta casi de oreja a oreja.



¿Qué resentimiento tan grande puede guardar una persona para ensañarse así contra el cuerpo de alguien? Me imagino que mucho antes de llegar a la cuenta de 27, el tipo debe de haber estado muerto si no es que lo estaba antes a consecuencia del balazo recibido.

Va a ser muy difícil por no decir imposible, determinar con certeza las circunstancias que provocaron la muerte de estas personas. No hay testigos. Estamos a merced de lo que los victimarios digan y/o las evidencias en su contra que puedan salir a relucir en los juicios respectivos.

El hecho es que hay dos personas muertas y hágase "justicia" o no, el daño causado es irreversible, irreparable. Estas personas no volverán a vivir. Y la duda siempre quedará de si lo que se dijo allí, en la corte, fue la verdad.

Creo que cualquiera puede matar a otro-a en defensa propia y/o en un momento de locura. Ahora bien, si como se especula también ambas muertes fueron premeditadas y existen indicios en el caso de Pistorius de que este era muy celoso y controlador, estas cosas yo no las puedo entender fácilmente.

Se me hace difícil racionalizar la persona celosa que con una actitud posesiva y controladora pretenda obligar al otro-a a estar con él o con ella.

¿Qué mérito tiene el hacer que alguien esté con uno por intimidación, miedo o chantaje?

Hay que estar en los zapatos del otro-a para poder entender cosas como esas pero en mi caso yo lo veo siempre como un defecto en el razonamiento, una incapacidad en el procesamiento de la información y mi recomendación en situaciones parecidas, la mejor solución que puedo dar es que hay que salirse de ellas a como dé lugar.

Hay que tratar de romper el marco (de cualquier lado del marco en que nos encontremos), hay que tratar de poner pies en polvorosa y de ese modo tratar de ver la realidad desde otras perspectivas, en lo que las pasiones, que son siempre malas consejeras, se enfrían.

Cualquier mente fría y calmada puede ver con claridad que hay mucho mejores soluciones que quitarle la vida a otra persona o que se la quiten a uno, porque nunca se sabe ...

Sunday, February 17, 2013

En la búsqueda de la mente perdida

¿Saben qué? Sin ser una meta o habérmelo propuesto de manera específica, yo, Fernando, he parado de tomar. No quiere decir que me haya vuelto un abstemio... Mi interés ha sido el de reducir a un mínimo la ingesta de alcohol con el fin de contrarrestar los desagradables efectos secundarios del día siguiente, llámese resaca y/o los dolores de cabeza que siempre acompañan cuando se toma mucho o ingiero cerveza (no importa la cantidad).

No preví, sin embargo, el que mi cuerpo se fuera a acostumbrar de manera tan rápida a estar sin nada de bebida en el sistema. No me ha estado haciendo falta. Debe estar relacionado con los cambios que he estado implementando en los últimos años pues como ya he dicho he ido cambiando mis hábitos de alimentación y nutrición por otros nuevos, en este caso, mucho más saludables. 

Me ha costado mucho trabajo deshacerme de algunos alimentos como la carne pero sí he logrado aumentar grandemente la ingestión de vegetales y he suprimido casi por completo los huevos, el azúcar y la leche.

En el 2007 me propuse algo similar, un mes y medio antes de la juramentación para la ciudadanía. Dizque el diablo tienta (dice mi mamá) y no quería que fuera a ocurrir algo o que la policía me parara de manera casual y por coincidencia estuviera yo bajo la influencia del alcohol. En esa ocasión me sentí de maravillas pero una vez pasó el evento retomé mi rutina habitual como a los dos meses.

Pero en esta ocasión existe una nueva razón que se suma a las anteriores para querer tratar de disminuir el consumo de bebidas alcohólicas: quiero tener la mente que tenía antes. Siento que la perdí al entrar a la universidad, después de mudarme del campo para la Capital. Y quiero tener esa mente de nuevo, la que me permitió aprender Francés en mi casa, escuchando a RFI, la emisora internacional de Francia. Añoro volver a tener el cerebro prodigioso que tenía, el que me hizo posible que aprendiera a leer solo, sin profesor y sin ir a la escuela (le hacía preguntas a mi hermano mayor), el mismo que me permitió leer todo, absolutamente todo lo que cayó en mis manos y en las ajenas, con una voracidad insaciable dónde los únicos límites los impusieron la falta de recursos y la escasez de libros.

Creo que tengo ahora una idea más clara de qué fue lo que pasó y los factores que contribuyeron al descarrilamiento de ese tren. Lo importante es que esos factores no existen ya y por lo tanto es muy posible que aplicando los correctivos de lugar se puedan revertir los daños causados. 

Por lo pronto debo confesar que algunas cosas están saliendo mejor de lo esperado.

Saturday, February 16, 2013

Sin saberlo nos controlan

Hace más de un mes dejé de utilizar el buscador de Google. Ahora utilizo Bing pero no estoy tan seguro de que este último no esté ejecutando el mismo tipo de acciones que me hicieron salir corriendo de las garras del primero.

¿A que tipo de acciones me refiero? Nada más y nada menos que al recuento y registro que hace Google (y no sólo Google sino también los demás buscadores -incluyendo a Facebook) de todos los lugares y sitios de Internet que yo visito y como quien no quiere la cosa, arreglárselas para presentarme en las páginas posteriores, duplicados de las cosas y/o los artículos a los que le había prestado interés en las páginas previas.

Si por alguna razón has 'clickeado' o le has puesto atención a una camisa específica de Jos A Bank o te has interesado en un artículo de Vitacost, esas mismas cosas te las presentan sin ningún tipo de sutileza, anunciadas en las márgenes de las nuevas páginas que visites desde ese momento en adelante.

A menos que te des cuenta y pongas algún tipo de correctivo.

Así de repente, un buen día fue como para volverme loco tratando de averiguar cómo lo hacían y a partir de qué momento comenzaron a hacerlo. Tuve que andar mucho en los controles del navegador Chrome para desactivar algunas cosas que de manera consciente nunca activé, cosas que probablemente pusieron ahí en una de esas actualizaciones que con bastante frecuencia ellos hacen.

Porque eso hacen los todopoderosos motores de búsqueda con Google a la cabeza. Ellos te estudian basados en las clases de preguntas que haces, las cosas que buscas, los lugares que frecuentas, los objetos a las que les prestas atención por el número de clicks que le das y así se hacen dueños de tu mente pues con cada tecla que pulsas te das más a conocer y ya casi adivinan lo que quieres.

Todo esto genera mucha suspicacia y con razón. Un artículo recientemente titulado "The Searchers" (Los buscadores), toca de manera profunda el tema y llama especialmente la atención de que Google (y los demás motores de búsqueda) ya no hacen una investigación 'hacia afuera' tratando de satisfacer las necesidades de quién busca o investiga sino que la hacen 'hacia adentro' intentando presentar una respuesta a la medida, basada en lo que saben de antemano del individuo. A partir del conocimiento previo que ya poseen de las personas, extraído de las inferencias que pueden hacer por sus conductas anteriores, intentan suplirle lo que consideran la persona necesita o anda buscando.

La realidad es que la verdadera búsqueda, la verdadera exploración es encontrarse con lo que no se está esperando, lo nuevo, lo desconocido... No avanzamos cuando se nos sirve el mismo platillo, visitamos los mismos sitios, recorremos territorios ya explorados o repetimos las mismas experiencias.

Y parece que la tendencia creciente es hacia este tipo de manipulación en todos los niveles. Existen compañías que al igual que Google analizan la inmensa cantidad de información digital que a diario producimos, estudian nuestros hábitos de navegación, investigan todos los rastros que vamos dejando y a través de espiarnos con las "galletitas" esas (cookies) pretenden servirse de ello para los fines que mejor les parezca, ya sea, para cosas inofensivas como tratar de vendernos algún producto pero también para influenciarnos políticamente o darnos a la carta la serie o película que supuestamente nos interesa ver.

"House of Cards", la nueva serie que acaba de producir y sacar al aire Netflix es el resultado directo de ese tipo de conocimientos que las empresas pueden extraer y generar a partir de la información que sin saberlo, nosotros les proporcionamos. Esta compañía ha creado una serie 'original' a la carta, creada en base a toda la información que han logrado acumular de qué es lo que le gusta a la gente.

Lo mismo puede esperarse de los gobiernos. Teniendo a su disposición todos los datos de las cosas que le interesan o no a la gente es difícil que se resistan y no traten de sacarle provecho, que no los usen con el propósito de controlar a sus ciudadanos y si fuera necesario privarlos de su libertad cuando los mismos presenten algún tipo de riesgo o peligro al status quo.

La ironía es que cuando supuestamente la tecnología debería salvarnos y darnos más libertad, parece que nos lleva por el camino contrario y en vez de liberarnos, nos aprisiona, nos pone más a merced de todos los que tienen el poder de controlarla para hacer con ello lo que les venga en gana.

Saturday, January 26, 2013

Invasión personal

Se imaginan escribir un diario por 26 años seguidos. Eso hizo Virginia Woolf desde el 1915 hasta 1941, año de su muerte. 26 tomos dejó y tanta prolijidad hace que nos sintamos muy precarios y avergonzados ante lo que nos cuesta escribir más de una entrega semanal en este blog.

Hay que apurar el paso pues las neuronas no dejan nunca de trabajar y son muchas las ideas, muchos los puntos de vista y las opiniones propias que tenemos sobre el mundo y lo que en él acontece, que por desidia dejamos pasar y necesitan ser expresadas y compartidas.

De manera particular me pregunto el porqué me enfurecen tanto las actualizaciones con motivos religiosos (hay de otros tipos también) que hace la gente en plataformas como las de Facebook.

Debe ser porque la gente prácticamente se desnuda con algunas entregas y no todo el mundo refleja una buena imagen al estar "en cueros".

Puede ser también porque se siente como una invasión personal, es como si entraran de manera inesperada a tu casa, sin pedir permiso, cada uno de esos 'estatuses' donde se comparte de manera íntima el sentir real de alguien.

¿Qué necesidad tengo yo de enterarme de la oración que hace alguien? ¿Y qué necesidad tiene la otra persona de hacerla explícita y hacerme partícipe de su agradecimiento, devoción y entrega al "altísimo"?

Para colmo me da mucha risa y me pregunto, ¡cómo puede ser la gente tan tonta de creerse y proyectar todas esas imágenes antropomórficas de lo que es Dios, los ángeles, la vida en el cielo, etc., proyecciones todas creadas sin mucha imaginación y siempre hechas a imagen y semejanza de los seres humanos y la vida terrenal!

Lo extraño del caso es que las personas en vivo, de carne y hueso, no son tan insoportables cuando nos las encontramos en la calle, en fiestas o en el trabajo y compartimos e intercambiamos impresiones del mundo y sus afanes.

Friday, January 25, 2013

Ideas sueltas

Es preciso contrarrestar algunos planteamientos erróneos que se cuelan por ahí sin que se le hagan las debidas aclaraciones y correcciones de rigor.

La idea de pecado es un buen ejemplo. Hay que recordar que algo es pecaminoso dentro de cierto marco, dentro de cierto contexto, las más de las veces de carácter religioso.

Si una persona se considera fuera de ese marco entonces la palabra o la acción por la que se peca deja de tener sentido. Estaría fuera de lugar toda conversación en la que el elemento pecado saliera a relucir.

Es bueno también precisar que no se debe confundir algo que es caracterizado como pecaminoso (para algunos) con algo que es ilegal. Podría serlo pero no necesariamente.

Lo importante es poder discernir y no dejarse chantajear por la idea de pecado o aceptar que algo es conducente a pecar sin percatarnos que al responder al agravio de alguna manera estamos aceptando el marco teórico que sirve de base a su enunciación.

No importa que un acto sea agradable o desagradable a nuestros ojos. Es el marco bajo el cual se pretende juzgar tildándolo de ser un pecado o no lo que determina la presencia y la aceptación de premisas ocultas.

Otro tópico de interés es el ateísmo. Considero innecesaria la constante negación que hacen los ateístas de la existencia de Dios. No veo el porqué la insistencia en negar algo que no existe. ¿Para qué hablar de ello? Con su afán se vuelven tan fanáticos como los mismos fanáticos que pretenden combatir.

El hacer referencia de manera incesante hacia algo que es inexistente de alguna manera le da validez al discurso contrario. Es como hacerle el juego al otro bando. La existencia de esa contraparte o de esa resistencia activa no consigue otra cosa que reforzar y radicalizar la posición de los que sí son creyentes.

Llama también la atención la falta de independencia que exhiben las personas en cuanto a tener ideas por sí mismas. Atacan una posición bajo una coyuntura y dejan de atacarla bajo otra. La misma posición. Y entonces uno se pregunta, ¿dónde está la consistencia?

Sunday, January 20, 2013

Los afectos

Estoy pensando en las fuerzas que impulsan la actividad de los seres humanos en el mundo. Lo que hace que nos movamos de un lado a otro, recorramos grandes distancias, nos mudemos de país en país y sin pensarlo dos veces nos traslademos hacia lugares insospechados.

En la presencia de estas fuerzas, hacemos obras grandiosas que pueden parecer grandes sacrificios pero en realidad no requieren ningún esfuerzo, pues son cosas que se hacen por gusto y por placer.

No me refiero al dinero ni siquiera al petróleo que es el combustible que enciende los motores de la modernidad.

No son cosas tangibles ni materiales, en su mayoría, las que nos propulsan a alterar nuestros estados de movimiento o inercia.

Son más bien las intangibles, las inmateriales, las no visibles, las que nos proveen la chispa y el carburante necesarios para iniciar y mantener el viaje.

Me refiero a las pasiones, los sentires, esas emociones que cohesionan el ser y lo convierten en una sola entidad altamente funcional y productiva.

Sobretodo me refiero a los afectos. Todos los tipos.

En su presencia todo es posible, cercano, accesible, alcanzable.

En su ausencia todo es difícil, lejano, imposible, inalcanzable.

Saturday, January 19, 2013

Me cuesta mucho trabajo

Les voy a hacer una confesión.

Me cuesta mucho trabajo disfrutar de algo a lo que no le veo futuro. Llámese esto un trabajo, una relación amistosa, una relación amorosa o cualquier otra cosa.

Mi expectativa inicial al entrar en cualquier actividad o empresa de cierta envergadura, es siempre que voy a durar mucho tiempo, aún si el asunto tiene corta duración o sólo sobrevive una noche o talvez un día. Busco y espero siempre que ese algo pueda ser duradero.

Si de antemano sé o descubro que hay escollos u obstáculos que se interponen para que esa relación a largo plazo -de lo que sea-  no tenga muchas probabilidades de éxito, se marchita mi interés y se me hace muy difícil continuar.

La frustración que produce el encontrar ciertas barreras que parecen infranqueables, cosas que parecen imposibles de superar o solucionar me paralizan y con mucha frecuencia a la menor oportunidad busco la primera puerta que se abre para salir.

Se me hace muy cuesta arriba recorrer un camino que de antemano veo no me lleva a un destino deseado. Hago proyecciones, elaboro teorías con los datos y los elementos que tengo a mi disposición en esos momentos y si los resultados no van en la dirección que creo deben ir las cosas no le veo sentido a quedarme ahí varado. Prefiero seguir adelante pero en otra dirección.

Puedo disfrutar de una relación casual, donde uno se deja llevar por el momento y las circunstancias y dónde no hay ningún tipo de compromiso pero tengo que no haber pensado en ello, tengo que haberme abandonado a los sentidos exclusivamente, pues si me pongo a pensar, dejo de encontrarle placer pues veo todo como una pérdida de tiempo.

Por otro lado, el saber que algo va a terminar, que algo que me gusta va a acabar, me arruina el momento y hago como el general Argentino (no logro acordarme de si es una historia real o ficticia que leí o me contaron) que en medio de la batalla le traen un vaso de agua y prefiere tirarla pues si no hay agua para todos y si la sed los va a arrasar de todos modos, el quiere adelantarse a eso y en vez de esperar, en vez de dilatar la llegada del mal, el sale a su encuentro.

Hasta hace poco tiempo no me había puesto a cuestionar la validez de manejarse en base a premisas como las enunciadas anteriormente. Y de repente otras ideas han surgido dentro de mi cabeza.

¿Y qué tal si yo estuviera equivocado? En mi trabajo anterior yo sólo pensaba durar 3 meses y sin embargo por circunstancias que no vienen al caso señalar, me pasé más de 6 años. Y desde hace casi un año he vuelto a trabajar en el área de la cual me salí tiempo atrás, pues estando fuera descubrí que me produce más satisfacciones que las que he derivado de mi trabajo previo.

Talvez, si no le ponemos restricciones, debería ocurrir lo mismo en las otras esferas de la vida. Debería preocuparme menos por encontrar la situación ideal que no existe y vivir más la actual que sí existe y es la que está ahí en frente nuestro todos los días. 

Nada es estático. Uno cambia, las personas cambian, las circunstancias cambian 

¿Quién dice que lo que hoy no es ideal no puede evolucionar para serlo y viceversa?

La meta final-final no es agradable y todos la conocemos y llega de todos modos sin proponérnosla. No hay que salir a su encuentro. Por el contrario hay que tratar de demorarla lo más que se pueda.

Mientras ese final no deseado llega, lo más juicioso parece ser hacer que las cosas funcionen con lo que se tiene a mano. Sin buscar soluciones fáciles. Y sobretodo, sin preocuparnos tanto hacia donde nos llevará ese tren que llamamos vida.

Al final de cuentas, controlamos menos de lo que creemos podemos controlar. Es la conclusión a la que he podido llegar en estos últimos días. Y creo que llegaré a otras más.

Sunday, January 13, 2013

El suicidio de Aaron Swartz. ¿Qué podemos hacer?

Todas las muertes duelen. Al menos eso creo yo. A alguna gente más que a otra, claro está. Y dependiendo de las circunstancias, unas se sienten con mayor intensidad que otras.

El suicidio es una de esas muertes que más impactan. Es como si fuera un accidente. Es algo inesperado que no da tiempo a reaccionar hasta que ya es muy tarde.

El dolor es más pronunciado si quién decide quitarse la vida es una persona joven, brillante: casi un genio. Además un activista social, alguien que se preocupa por el bien común, la libertad colectiva, el bienestar general de todos y que contribuye con acciones y hechos a hacer de este mundo uno mejor.

Si lo que llevó a esta persona a tomar esa decisión fue la persecución injusta, hasta cierto punto provocada por el ensañamiento del estado y del sistema judicial en contra de ella por un crimen que no provocó víctimas, entonces el sentimiento de dolor e impotencia es más profundo.

Estoy hablando de Aaron Swarts que a estas alturas todo el mundo debe saber quién es y quién se suicidó el pasado viernes 11 de Enero.

Gran parte del día de ayer y parte del de hoy me la he pasado leyendo sobre su vida y su obra, su legado y sobretodo las abrumadoras muestras de afecto, amor y cariño que no han dejado de manifestarse a través de todos los medios de comunicación.

Y me queda la duda, me queda la pregunta de si Aaron sabía que el iba a provocar todo eso, si el sabía que iba a ser extrañado tanto. Y de haberlo sabido, de haberlo sentido, si eso habría podido ser suficiente, si eso habría podido evitar que se suicidara.

Son interrogantes que me hago una y otra vez: ¿qué cosas puede hacer uno para prevenir el suicidio de alguien? ¿Cómo saber que se ha hecho todo lo que es posible antes de que sea demasiado tarde?

Es fácil lamentar lo que ya ha ocurrido... Llorar, afligirse, acusar el gobierno son todas cosas válidas que podemos hacer, pero ninguna de esas podrá devolver la vida a esta persona tan apreciada y tan querida.

¿Cuántos más como él (o quizás sea una ella) existen por ahí y de alguna manera nosotros tenemos en nuestras manos el poder de evitar que lleguen a tomar una solución tan extrema?

¿En realidad tenemos ese poder? Y si lo tenemos, ¿qué podemos hacer?

Friday, January 11, 2013

¿Quién controla la bestia?

Hoy tuve una pequeña discusión amistosa con un compañero de trabajo. Mientras hablábamos por teléfono me contaba que en esos momentos le acababa de cruzar por el frente, una muchacha con unas licras muy ajustadas.

A su juicio eso era una provocación. Ella no debía vestirse así. Si alguien se ponía de fresco, ella era la culpable, ella se lo buscaba... que su esposa no se atrevería a salir así de la casa, a la calle y más cosas en el mismo orden.

Lo paré en medio de la conversación y le dije que ella podía vestirse como le diera la gana y que eso no significaba que nadie tuviera derecho a propasarse.

Para mí su forma de ver las cosas implicaba que las mujeres debían pensar o saber la manera como piensan los hombres y que en todo caso eran ellas quiénes debían protegerlos vistiéndose de manera que no despertaran ningún deseo malsano de decirle cosas de mal gusto o el manosearlas como sugirío él estaban ellas expuestas al usar ese tipo de vestimenta.

¡Increíble! Lo que uno tiene que oir. Esta es una persona con la que hablo todos los días y que me llama para cada cosa y así es como piensa, así es como ve la realidad en cuanto a la relación y el intercambio entre los sexos.

Ya que no salía a relucir en la conversación, tuve que recordarle que como hombres el problema de controlarnos era nuestro, no necesariamente de las mujeres.... Esfuerzo inútil: no lo convencí. Diplomáticamente me dijo que respetaba mis opiniones pero que no estaba de acuerdo.

Ante la sorpresa que me dió escuchar el punto de vista de este individuo debo reconocer que no todo el mundo ha tenido la suerte que he tenido yo de haber convivido siempre rodeado de mujeres: amigas, familiares, compañeras de estudio y de trabajo, lo cual me da cierta ventaja para conocer la realidad del segundo sexo (o el primero dependiendo de donde o quién empiece a contar).

Asimismo creo que por la misma razón anterior me paso de ser super controlado y atiendo menos a mis pulsiones y presiones internas que a algunas señales externas. Debido a eso también, en más de una ocasión he perdido oportunidades de tener sexo, alguna que otra gente ha confundido mi orientación sexual y hasta reprimido sexual me han llamado.

No obstante, prefiero dar todas esas señales falsas y no a la inversa de comportarme como un cretino o un imbécil que no sabe diferenciar la bestia que todos llevamos dentro y sobre quién recae el control que debemos ejercer sobre ella.

No tengo tiempo

Un amigo me manda un texto con un enlace de un video de dos horas en YouTube, diciéndome que cuando tenga tiempo debo verlo porque me aclarará lo que está pasando en el mundo hoy.

Para convencerme me pone que no lo voy a lamentar pero me chantajea al agregarle que si no lo veo soy yo el que se lo pierde.

Debo decirlo aquí porque por respeto y consideración no se lo puedo decir en su propia cara:

Pues lo siento mucho amigo, pero no tengo tiempo. Además sé por donde vas y creo que no me vas a convencer con tus argumentos o los que tomas prestados.

En las últimas elecciones votaste y defendiste a Romney, crees que la gente que recibe asistencia pública son el principal problema de este país y eres un defensor de la NRA (National Rifle Association) y la tenencia irrestricta de armas de fuego.... y esas son sólo muestras de la forma de pensar tuya.

Para colmo eres de los que cree que los niños que mataron en la masacre de Sandy Hook se convirtieron en ángeles y ahora están en un lugar mejor porque están en el cielo.

Oye, pero eso sí que es una aberración, cuánto sin sentido está detrás de creer algo así, porque la derivación lógica de hacer ese razonamiento es que le han hecho un favor a estos niños.

Imagínate que a los 8 años ya yo había descubierto que algo semejante era ilógico e irracional pues si todos los niños cuando mueren van al cielo (lugar del que nadie tiene pruebas reales de su existencia pero que supuestamente es ideal para vivir eternamente) entonces morir a una temprana edad era una bendición, no había razón para llorar o lamentar sus muertes. Había que morir joven decía yo, entonces.

Además, el día primero de Enero nos mandaste a la mierda por FB (y que sabíamos quiénes éramos) porque no te hicimos mucho caso con tus mensajitos de navidad, cumpleaños, etc., etc.

Y la verdad es, que nos tienes harto. A mí en particular que me dan tres pitos la navidad, el año nuevo y demás fiestas del día del padre, Thanskgiving, blah, blah.

Para más decirte, creo que tienes una idea muy equivocada de mí. Ni siquiera el día de mi cumpleaños lo celebro. Con eso te digo todo ...

Wednesday, January 2, 2013

Libertad de expresión

La frase con la que se titula esta entrega de hoy no era el tema de lo que quería escribir originalmente.

No puedo, sin embargo, dejar pasar por alto el asunto en cuestión pues me acaban de invitar a firmar una petición para pedir la prohibición en Facebook de un grupo que se piensa formar allí con el nombre de "Fundación Rafael Leonidas Trujillo Molina" (no sé si ya está formado y tampoco me interesa).

Y yo no estoy de acuerdo con la petición. No estoy de acuerdo con que se quiera prohibir semejante cosa. Por más repulsivo que a mí personalmente me parezca, creo que es primordial el derecho que tienen las personas de expresarse libremente.

Hasta tanto estas personas no cometan ningún delito o no atenten contra algún derecho "legal" de los demás, no veo el porqué se les deba tratar de impedir su deseo.

Aglutinarse en torno a la memoria de quién fuera un líder sanguinario y opresor como lo fue el extinto dictador es parte de las libertades a que se hacen merecedoras esa gente, precisamente por haber desaparecido la era atroz de esa figura a la que pretenderían reivindicar.

Es un gusto que desapruebo, pero no son tan irracionales como podrían parecer, las razones por las que algunas personas decidirían crear una agrupación como tal.

No debemos olvidar que ayer al igual que hoy, mucha gente se benefició del status quo en aquel entonces. Los regímenes totalitarios no existen en el vacío.

La dictadura trujillista, igual que en esta época el régimen del PLD, se sostuvo con el apoyo de mucha gente que con su silencio se hizo partícipe y cómplice de todas las atrocidades que se produjeron durante ese horrendo, oscuro y largo período de nuestra historia.

Esas personas de alguna manera propiciaron el que la ocurrencia de las mismas se prolongara por tanto tiempo.

Igualito que ahora.

Pero independientemente de cúan ruín pueda parecer una agrupación, ni cuán espúreos puedan ser los motivos que existan detrás de su formación, no se le pueden quitar a quiénes están detrás de ella, los mismos derechos de cuya inexistencia en otros tiempos nos hemos quejado, derechos que personas como esas nos hubieran negado.

En tal caso, ¿en qué estaríamos? ¿Qué hemos aprendido? ¿Acaso no estaríamos haciendo lo mismo, no estaríamos reproduciendo lo que ellos hubieran hecho en una situación similar? ¿A qué le tenemos miedo, en realidad?

No se puede enseñar tolerancia exhibiendo una conducta intolerante.

Las conquistas deben mantenerse a pesar de todo y a toda costa. Dentro de ese costo está incluída la repugnancia que llegamos a sentir cuando nos enteramos de la existencia de grupos como estos.